El vér­ti­go de los cambios

La Vanguardia - Dinero - - ENPORTADA - RA­MON AY­ME­RICH

El via­je­ro que lle­ga al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ginebra tie­ne dos ma­ne­ras de sa­lir de él. Una, atra­ve­san­do el hall prin­ci­pal, que le con­du­ci­rá a la puer­ta de sa­li­da. Y de ahí, a ele­gir trans­por­te ha­cia la más in­ter­na­cio­nal de las ca­pi­ta­les hel­vé­ti­cas. Otra op­ción, más re­bus­ca­da, es se­guir un itinerario la­be­rín­ti­co que aca­ba en un pa­tio in­te­rior que da a una pe­que­ña ca­rre­te­ra lo­cal flan­quea­da de alam­bra­das. Eso es Fran­cia.

La fron­te­ra en­tre la Suiza gi­ne­bri­na y los pue­blos fran­ce­ses del lla­ma­do país de Gex, que se des­plie­gan bajo las la­de­ras del Ju­ra es tan po­ro­sa que en mu­chas oca­sio­nes uno en­tra y sa­le de Suiza sin dar­se ape­nas cuen­ta. Y esa es, dia­ria­men­te, la reali­dad de los “fron­ta­liers”, per­so­nas que vi­ven en lo­ca­li­da­des francesas, pe­ro

que atra­vie­san a dia­rio esa fron­te­ra ca­si in­vi­si­ble pa­ra tra­ba­jar en la co­n­ur­ba­ción gi­ne­bri­na.

Se cal­cu­la que en Suiza tra­ba­jan unos 263.000 “fron­ta­liers”, de los que más de la mi­tad son fran­ce­ses. Son ellos los que pue­den re­sul­tar más afec­ta­dos por el re­sul­ta­do de la con­sul­ta del do­min­go pa­sa­do, en la que, por un es­tre­cho mar­gen, se apro­bó im­po­ner cuo­tas a la in­mi­gra­ción. Esos “fron­ta­liers” son esen­cia­les pa­ra el fun­cio­na­mien­to del área me­tro­po­li­ta­na que se ex­tien­de por la ri­be­ra iz­quier­da del la­go Lé­man, ese con­ti­nuo ur­bano que em­pie­za en Ginebra y se ex­tien­de ha­cia Mon­treux y Ve­vey, lo­ca­li­da­des bal­nea­rias con uno de los tu­ris­mos más ri­cos del mun­do.

Pe­ro no es­tán so­los en el pro­ble­ma. Hay otros 700.000 ex­tran­je­ros tra­ba­jan­do en la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca, en su ma­yor par­te, mano de obra bien for­ma­da. Tra­ba­jan en el sec­tor fi­nan­cie­ro, far­ma­céu­ti­co, en la hos­te­le­ría, en la sa­ni­dad... El 80% de esa in­mi­gra­ción es eu­ro­pea, fun­da­men­tal- men­te ale­ma­na, fran­ce­sa, ita­lia­na, por­tu­gue­sa y es­pa­ño­la. Su­man el 23,3% de la po­bla­ción, por­cen­ta­je que pue­de ser con­si­de­ra­do al­to -so­bre to­do por la ra­pi­dez con que se ha al­can­za­do- pe­ro que es po­co per­cep­ti­ble pa­ra el vi­si­tan­te por su ori­gen con­ti­nen­tal.

La im­por­tan­cia de esa mano de obra en en la eco­no­mía suiza se com­prue­ba en una de esas fron­te­ras in­vi­si­bles, en la ca­rre­te­ra lo­cal que lle­va de la fran­ce­sa Saint Genis-Pouilly a la suiza Mey­rin, don­de de pron­to el via­je­ro

La mano de obra in­mi­gran­te es una de las me­jor for­ma­das de Eu­ro­pa y cla­ve en di­ver­sos sec­to­res

se tro­pie­za con las ins­ta­la­cio­nes del CERN, el Centro de Fí­si­ca de Par­tí­cu­las más gran­de del mun­do, con 10.000 em­plea­dos, en su ma­yor par­te li­cen­cia­dos y per­so- nal téc­ni­co. De mu­chas na­cio­na­li­da­des. Pe­ro muy po­cos sui­zos.

Vis­to con los ojos de la Fran­cia que se es­tre­me­ció al ver a los jó­ve­nes ma­gre­bíes sil­bar a su se­lec­ción na­cio­nal en el par­ti­do con­tra Ar­ge­lia; o de la Ita­lia en la que ar­den los cam­pa­men­tos de ru­ma­nos e in­clu­so del Reino Uni­do de las ex­plo­sio­nes de la gen­te de co­lor en los ba­rrios de Londres, el re­sul­ta­do de la con­sul­ta pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te.

Y to­da­vía sor­pren­den más los ar­gu­men­tos que han pe­sa­do en la con­sul­ta. Es­tán los clá­si­cos de la in­se­gu­ri­dad en las gran­des ciu­da­des. O el al­za de los al­qui­le­res en zo­nas co­mo el centro de Zu­rich. Pe­ro los hay más pe­re­gri­nos: la in­co­mo­di­dad que di­ce sen­tir el sui­zo me­dio al ver sus au­to­pis­tas co­lap­sa­das o sus fe­rro­ca­rri­les ates­ta­dos de gen­te... O in­clu­so el ar­gu­men­to que dan los ana­lis­tas pa­ra jus­ti­fi­car el abru­ma­dor vo­to an­ti­in­mi­gran­te del úni­co can­tón de ha­bla ita­lia­na, el Ti­cino: un pa­ro del 7%! ¡Quién lo tu­vie­ra!

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Ginebra ha si­do una de las zo­nas que ha apo­ya­do la pro­pues­ta de im­po­ner cuo­tas a la in­mi­gra­ción. Pe­se a que la ciu­dad, su sis­te­ma fi­nan­cie­ro y su tu­ris­mo, han ex­pe­ri­men­ta­do una ex­pan­sión sin pre­ce­den­tes gra­cias en par­te a esa mano de obra,Con­tra­ria­men­te, ha vo­ta­do con­tra la pro­pues­ta Zu­rich, la otra gran capital ban­ca­ria de la con­fe­de­ra­ción. Y Ba­si­lea, la capital de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y de la quí­mi­ca.

En ge­ne­ral, el mun­do em­pre­sa­rial ha vis­to con ma­los ojos los re-

Una pis­ta del vo­to an­ti­in­mi­gra­ción: cam­po con­tra ciu­dad, Suiza ale­ma­na con­tra ‘Suis­se ro­man­de’

sul­ta­dos. Suiza tie­ne una fis­ca­li­dad em­pre­sa­rial en­vi­dia­ble, unas le­yes la­bo­ra­les muy fle­xi­bles. Por eso al­ber­ga tres de las cua­tro pri­me­ras gran­des mul­ti­na­cio­na­les eu­ro­peas. Un re­sul­ta­do así ame­na­za su es­ta­bi­li­dad...

Pe­ro no lo ven así los par­ti­da­rios de la con­sul­ta. Ma­yo­ri­ta­rios en los pue­blos pe­que­ños. Mu­cho más en la Suiza ale­ma­na (sal­vo Zu­rich) que en la Suis­se fran­có­fo­na (ro­man­de). Es lo que los co­men­ta­ris­tas lo­ca­les han ca­li­fi­ca­do de te­mor a la pér­di­da de la “hel­ve­ti­ci­dad”, el mie­do a di­sol­ver­se en una Eu­ro­pa que con­si­de­ran de­ma­sia­do com­ple­ja. La mis­ma in­quie­tud que afec­ta a otras re­gio­nes eu­ro­peas, pe­ro que se tra­du­ce con otras fór­mu­las.

Po­drán sor­pren­der los ar­gu­men­tos. Pe­ro na­da es po­co cuan­do se tra­ta de mo­vi­li­zar los de­mo­nios de las clases me­dias fren­te a los cambios de los úl­ti­mos trein­ta años. Los ana­lis­tas se con­sue­lan afir­man­do que la úni­ca di­fe­ren­cia en­tre Suiza y sus ve­ci­nos es que la Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca prac­ti­ca la de­mo­cra­cia di­rec­ta. Y que si se pul­sa­ra la opi­nión po­pu­lar en esos paí­ses, los re­sul­ta­dos se­rían pa­re­ci­dos. Y qui­zás ten­gan ra­zón...

STEF­FEN SCH­MIDT / EFE

Co­las en la fron­te­ra Suiza en Lot­ts­tet­ten (Ale­ma­nia) el pa­sa­do lu­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.