El se­cre­to ban­ca­rio, ca­so pen­dien­te

La OC­DE des­con­fía de la fal­ta de com­pro­mi­so del país hel­vé­ti­co y lo man­tie­ne en­tre los paraísos fis­ca­les

La Vanguardia - Dinero - - ENPORTADA - Ser­gio He­re­dia

La épo­ca del se­cre­to ban­ca­rio y los paraísos fis­ca­les se ha aca­ba­do”, pro­cla­ma­ba Ni­co­las Sar­kozy en el 2009. Era una mag­ní­fi­ca de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes.

Sin em­bar­go, el tiem­po le ha qui­ta­do la ra­zón al ex pre­si­den­te fran­cés. Cin­co años des­pués, los paraísos fis­ca­les si­guen ahí, co­mo el di­no­sau­rio de Mon­te­rro­so. Y en­tre ellos per­ma­ne­ce el nom­bre de Suiza, cu­yo se­cre­to ban­ca­rio ya ha cum­pli­do los 80 años: fue ins­ti­tu­cio­na­li­za­do por ley en 1934.

Por mu­cho que in­ten­te la­var­se el ros­tro, el país hel­vé­ti­co no con­si­gue sa­car­se de en­ci­ma el sam­be­ni­to: a fi­na­les de no­viem­bre, la OC­DE ha­bía de­ci­di­do pro­lon­gar su pre­sen­cia en la lis­ta de paraísos fis­ca­les, una lis­ta son­ro­jan­te en la que tam­bién apa­re­cen Tri­ni­dad y To­ba­go, Va­nua­tu, Lí­bano, Bru­néi o las Is­las Mars­hall.

Es cier­to que la cla­si­fi­ca­ción ad­mi­te cier­tos ma­ti­ces. En su re­vi­sión de la lis­ta, la OC­DE le ha ad­ju­di­ca­do a Suiza el co­lor na­ran­ja, da­to que co­lo­ca al país en un es­ca­lón su­pe­rior al del res­to de paraísos fis­ca­les. Sin em­bar­go, el ma­tiz só­lo es eso, un ma­tiz, y no ocul­ta la reali­dad de las co­sas: los fo­ros in­ter­na­cio­na­les si­guen des­con­fian­do de las prác­ti­cas fi­nan­cie­ras de Suiza, un he­cho que ad­mi­te el pro­pio go­bierno.

“La pre­sión in­ter­na­cio­nal (tan­to de Es­ta­dos Uni­dos co­mo de la Unión Eu­ro­pea) es insostenible”, de­cla­ra­ba a es­te dia­rio Pe­dro Mock, vi­ce­di­rec­tor de Asun­tos Eu­ro­peos del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res sui­zo, ha­ce cua­tro me­ses. “Suiza só­lo tie­ne un ve­cino, que es to­da la UE. Es­ta­mos en el centro de Eu­ro­pa. Y te­ne­mos que lle­var­nos bien con quie­nes nos ro­dean”.

Des­de ha­ce me­dio año, Suiza vi­ve es­tre­sa­da. La pre­sión in­ter­na­cio­nal jue­ga su pa­pel: ha lle­va­do a uno de los es­tan­dar­tes del se­cre­to ban­ca­rio (el con­cep­to se re­fie­re a los paí­ses que prac­ti­can la eva­sión de im­pues­tos y dan re­fu­gio a los flu­jos de di­ne­ro ilí­ci­to) a en­trar en cam­pa­ña, pe­ro tam­bién le ha lle­va­do a con­tra­de­cir­se. Mien­tras la ciu­da­da­nía suiza le tra­ba las puer­tas a los ciu­da­da­nos Schen­gen, el Con­se­jo Fe­de­ral ha in­ten­ta­do sal­var la ca­ra y sa­cu­dir­se la eti­que­ta de opa­co y po­co coope­ra­ti­vo.

En es­te tiem­po, el Con­se­jo Fe­de­ral sui­zo ma­nio­bra­ba en los des­pa­chos, fir­man­do mul­ti­tud de con­ve­nios bi­la­te­ra­les de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fis­cal (des­de el pa­sa­do agos­to, com­par­te con Es­pa­ña un con­ve­nio que per­mi­te dis­tri­buir da­tos de po­si­bles de­frau­da­do­res), e in­clu­so se pro­po­nía ir más allá: se plan­tea­ba co­la­bo­rar con de­ter­mi­na­dos paí­ses en aque­llos ca­sos en los que se hu­bie­ran ro­ba­do da­tos de cuen­tas ban­ca­rias sui­zas, de­ba­te abier­to a cuen­ta de Her­vé Fal­cia­ni, el ca­so del in­for­má­ti­co que se ha­bía apro­pia­do de in­for­mes de clien­tes de la en­ti­dad en la que él ha­bía tra­ba­ja­do, HSBC.

El se­cre­to ban­ca­rio sui­zo ya ha cum­pli­do los ochen­ta años: fue ins­ti­tu­cio­na­li­za­do por ley en 1934 Fuen­tes del go­bierno ad­mi­ten que la pre­sión in­ter­na­cio­nal se ha vuel­to “insostenible”

Pe­ro la ma­nio­bra suiza ha aca­ba­do que­dán­do­se en agua de bo­rra­jas. Igual que el tiem­po le ha qui­ta­do la ra­zón al ex pre­si­den­te Sar­kozy, la OC­DE in­ter­pre­ta que Ber­na si­gue sin es­for­zar­se lo su­fi­cien­te: no ha su­pe­ra­do la pri­me­ra eta­pa del exa­men de trans­pa­ren­cia, la que ha­cía re­fe­ren­cia al in­ter­cam­bio de in­for­ma­cio­nes fis­ca­les en­tre paí­ses.

Quie­re de­cir que, por mu­cho que di­ga lo con­tra­rio, Ber­na se re­sis­te a com­par­tir la in­for­ma­ción que se le pi­de des­de el ex­te­rior. Que, des­de lue­go, no co­la­bo­ra en el ca­so de da­tos ro­ba­dos de cuen­tas sui­zas (se­gún el dia­rio Le Temps, el Eje­cu­ti­vo sui­zo “ha te-

Los ban­cos se re­sis­ten a abrir sus puer­tas; in­ter­pre­tan que el fin del se­cre­to pro­pi­cia­ría una fu­ga de clien­tes Los acuer­dos bi­la­te­ra­les que Ber­na ha ido fir­man­do no sa­tis­fa­cen a la OC­DE, que ve pun­tos os­cu­ros

ni­do que dar mar­cha atrás en sus in­ten­cio­nes an­te las crí­ti­cas de los par­ti­dos con­ser­va­do­res, del Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo Fe­de­ral y de las aso­cia­cio­nes eco­nó­mi­cas y ban­ca­rias). Y que, da­da esa am­plia ex­po­si­ción de mo­ti­vos, Suiza se me­re­ce es­tar en la lis­ta de los más repu­tados paraísos fis­ca­les, aun­que se le ha­ya con­ce­di­do el ma­tiz anaran­ja­do por cues­tio­nes de ín­do­le “di­plo­má­ti­ca”.

Mien­tras al­gu­nas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras sui­zas con­sul­ta­das por es­te dia­rio pre­fie­ren re­ser­var­se su opi­nión al res­pec­to, otras op­tan por apa­re­cer en es­ce­na. Yves Mi­ra­baud, pre­si­den­te del ban­co Mi­ra­baud, en­tien­de que el se­cre­to ban­ca­rio es un bien pre­cia­do que de­be res­guar­dar­se. “Si el Go­bierno lo sa­be to­do de ti, esas no son bue­nas no­ti­cias”, di­jo a es­te dia­rio du­ran­te una en­tre­vis­ta en Ginebra. “La pro­tec­ción del in­ver­sor es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te. Y el se­cre­to ban­ca­rio, co­mo el que se reserva el doc­tor o el abo­ga­do, es­tá he­cho pa­ra pro­te­ger al ciu­da­dano”.

“Si se le­van­ta el se­cre­to ban­ca­rio, es evi­den­te que mu­chos in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les bus­ca­rían re­fu­gio pa­ra su pa­tri­mo­nio en otros paí­ses”, confiesa el por­ta­voz de otra en­ti­dad fi­nan­cie­ra suiza, bajo ano­ni­mia.

“Lo que pa­sa es que, real­men­te, el fin del se­cre­to ban­ca­rio pue­de po­ner en apu­ros a un ter­cio de la ban­ca pri­va­da”, opi­na Ste­fan Schnyder, re­dac­tor je­fe de Eco­no­mía en el Berner Zei­tung. “Sig­ni­fi­ca que la apor­ta­ción del sec­tor fi­nan­cie­ro al PIB sui­zo, pró­xi­ma al 10,3%, po­dría per­der al­re­de­dor de tres pun­tos. La ban­ca pri­va­da tie­ne mu­cho que per­der”.

Lo cier­to es que la pre­sión in­ter­na­cio­nal, que se ha in­ten­si­fi­ca­do en los úl­ti­mos años, se ha ido plas­man­do en un aba­ni­co de acuer­dos (los Fat­ca con Es­ta­dos Uni­dos, los Ru­bik con Reino Uni­do y Aus­tria) que se han ido an­ti­ci­pan­do a la con­fec­ción del que tie­ne que ser un mo­de­lo glo­bal, el pro­yec­to de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción au­to­má­ti­ca que la OC­DE es­tá pre­pa­ran­do y que, se­gún di­ver­sos ex­per­tos, po­dría en­trar en fun­cio­na­mien­to en el 2015.

“Y lo fir­ma­re­mos, siem­pre y cuan­do tam­bién lo ha­gan Sin­ga­pur y Hong Kong...”, ha ad­ver­ti­do a es­te dia­rio una fuen­te del Go­bierno, des­ve­lan­do in­ten­cio­nes am­bi­guas. Suiza ofre­ce­rá con­ce­sio­nes, pe­ro pri­me­ro de­be ha­cer­lo la com­pe­ten­cia.

Es evi­den­te que la OC­DE no tran­si­gi­rá an­te esa postura.

V. LAURAUD / BLOOMBERG

Suiza se re­sis­te a dar la in­for­ma­ción que se le pi­de des­de fue­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.