Cam­bio del mo­de­lo pro­duc­ti­vo de Ca­ta­lun­ya

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - RO­BERT TOR­NA­BELL CA­TE­DRÁ­TI­CO DE BAN­CA DE ESA­DE

Los ho­lan­de­ses sue­len de­cir que Dios hi­zo el mun­do, pe­ro Ho­lan­da la hi­cie­ron los ho­lan­de­ses, arre­ba­tan­do la mi­tad del sue­lo al mar”

Ca­ta­lun­ya bus­ca un cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo. Dos paí­ses, que han te­ni­do historias pa­ra­le­las, nos ofre­cen ca­mi­nos que po­si­ble­men­te po­drían abor­dar­se: Reino Uni­do y Ho­lan­da. En la capital de un país de la Unión Eu­ro­pea, un di­rec­ti­vo co­men­ta­ba en las úl­ti­mas se­ma­nas: “En di­ciem­bre, dos ter­cios de los pues­tos va­can­tes en nues­tro sec­tor no pu­die­ron cu­brir­se”. No era un ciu­da­dano de la capital don­de tie­ne su se­de el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. Y tam­po­co la ciu­dad don­de los obre­ros tie­nen pues­tos en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de una fá­bri­ca de au­to­mó­vi­les, Volks­burg. En reali­dad, se­gún Fi­nan­cial Ti­mes, era el centro fi­nan­cie­ro de Londres, que vie­ne dispu­tan­do con éxi­to la ca­pi­ta­li­dad mun­dial de las fi­nan­zas, que an­tes do­mi­na­ba Nue­va York y por eso si­gue crean­do nue­vos em­pleos.

Du­ran­te mu­chos años, el dé­fi­cit de la ba­lan­za de pa­gos del Reino Uni­do se cu­brió gra­cias a los ex­ce­den­tes de la City en ban­ca, se­gu­ros (el sin­di­ca­to ase­gu­ra­dor Lloyds), las lon­jas de con­tra­ta­ción de me­ta­les, ma­te­rias pri­mas y, más re­cien­te­men­te, los mer­ca­dos de pro­duc­tos de­ri­va­dos, fu­tu­ros, op­cio­nes y la con­tra­ta­ción de se­gu­ros de quie­bra de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros (los CD o pó­li­zas de co­ber­tu­ras del ries­go en que in­cu­rren los gran­des ban­cos).

Eso no quie­re de­cir que el Reino Uni­do no ten­ga pa­ro. En di­ciem­bre, el 7,1% y cuan­do ba­je una dé­ci­ma, el Ban­co de In­gla­te­rra, que tie­ne un ti­po de in­te­rés de me­dio por cien­to, por cier­to el más bajo de los úl­ti­mos tres­cien­tos años, vol­ve­rá a su­bir el pre­cio del di­ne­ro. Son las ven­ta­jas de te­ner un ban­co cen­tral y una mo­ne­da pro­pia. Sus ciu­da­da­nos no se preo­cu­pan de la pri­ma de ries­go, por­que si un día la deu­da so­be­ra­na se de­rrum­ba­ra por un pá­ni­co de los mer­ca­dos, to­do se re­du­ci- ría a una tor­men­ta en un va­so de agua. El Ban­co de In­gla­te­rra com­pra­ría to­dos los bo­nos que los ex­tran­je­ros ven­die­ran. Los ti­pos de in­te­rés se dis­pa­ra­rían, pe­ro en po­cas se­ma­nas las aguas vol­ve­rían a su cau­ce. Eso lo apren­die­ron muy bien los ru­sos que pre­fe­rían te­ner de­pó­si­tos en eu­ros en la is­la de Chi­pre. Con el nue­vo es­que­ma de res­ca­te del Eu­ro­gru­po, los de­po­si­tan­tes y los acree­do­res son los pri­me­ros en su­fra­gar las pér­di­das. Los ru­sos lo per­die­ron ca­si to­do, pe­ro siem­pre les que­da­rá Londres.

El se­gun­do país es Ho­lan­da. Hu­bo un tiem­po en que en Ca­ta­lun­ya se de­cía, “la me­jor po­lí­ti­ca in­dus­trial es la que no exis­te”. Lue­go des­cu­brie­ron que la in­dus­tria ne­ce­si­ta pa­ten­tes re­gis­tra­das en las agen­cias de To­kio, EE.UU. y la Unión Eu­ro­pea. Por eso, en el ran­king de The Eco­no­mist, los pri­me­ros lu­ga­res per­te­ne­cen a los paí­ses que más pro­gre­san, y no son en nin­gún ca­so los que ex­por­tan ma­te­rias pri­mas, sino los que tie­nen más pa­ten­tes por mi­llón de ha­bi­tan­tes, pe­ro re­gis­tra­das en las tres gran­des ofi­ci­nas mun­dia­les que he­mos ci­ta­do.

Po­dría ocu­rrir que el mo­de­lo de Ca­ta­lun­ya fue­ra Ho­lan­da y no Mas­sa­chu­setts (EE.UU.). O qui­zás el Es­ta­do de Ca­li­for­nia, con un po­de­ro­so va­lle de la elec­tró­ni­ca avan­za­da, in­ver­so­res que apues­tan por el capital ries­go (el que tu­vo Ste­ve Jobs) el tu­ris­mo y las uni­ver­si­da­des po­li­téc­ni­cas y, lo que no es me­nos im­por­tan­te, el flu­jo de co­mer­cio mun­dial que con­cen­tran los puer­tos de San Fran­cis­co y San Die­go.

Pe­ro no bas­ta con la in­dus­tria. Ho­lan­da, con só­lo el 12% de la po­bla­ción de Ru­sia, ge­ne­ra un pro­duc­to in­dus­trial más di­ver­si­fi­ca-

do y com­pe­ti­ti­vo. Los ho­lan­de­ses sue­len de­cir que Dios hi­zo el mun­do, pe­ro Ho­lan­da la hi­cie­ron los ho­lan­de­ses, arre­ba­tan­do la mi­tad del sue­lo al mar. La his­to­ria tam­bién cuen­ta. Do­mi­na­ron el co­mer­cio mun­dial y to­da­vía hoy co­mer­cian con lo que otros pro­du­cen. Des­de pes­ca­do a flo­res y des­de diamantes a pro­duc­tos de ace­ro. Su do­mi­nio del co­mer­cio mun­dial es tan im­por­tan­te que han cap­ta­do lo flu­jos que an­tes te­nían los puer­tos de Fran­cia, y Rot­ter­dam si­gue do­mi­nan­do el hin­ter­land de centro Eu­ro­pa, a pe­sar de que el Go­bierno ga­lo in­ten­tó to­mar me­di­das pa­ra re­cu­pe­rar­lo.

Ho­lan­da tie­ne lon­jas pa­ra la con­tra­ta­ción y trans­por­te por oleo­duc­tos de pe­tró­leo y gas na­tu­ral y va a la za­ga de Londres co­mo capital fi­nan­cie­ra. En Ams­ter­dam se co­men­ta que es muy di­fí­cil que se pro­duz­ca una fu­sión en­tre dos em­pre­sas de capital alemán y ho­lan­dés. La ma­yo­ría son fu­sio­nes en­tre el Reino Uni­do y Ho­lan­da. Des­de la ali­men­ta­ción a la ex­trac­ción y dis­tri­bu­ción de pe­tró­leo, gas na­tu­ral y de­ri­va­dos de los hi­dro­car­bu­ros. No creen que hu­bie­ra si­do po­si­ble con em­pre­sa­rios ale­ma­nes. El co­mer­cio les hi­zo li­bres y los pen­sa­do­res, des­de Spi­no­za a Des­car­tes, tu­vie­ron que re­fu­giar­se en Ho­lan­da.

Ho­lan­da es un mo­de­lo que no pue­de pa­sar­se por al­to. Do­mi­na los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les, si­guien­do de cer­ca la City de Londres. Tie­ne el co­mer­cial mun­dial equi­va­len­te a un país del ta­ma­ño de Fran­cia y po­see más mul­ti­na­cio­na­les que Ca­ta­lun­ya. Y no son só­lo em­pre­sas glo­ba­les co­mo las de Di­na­mar­ca o Sue­cia, sino que bue­na par­te tie­nen re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les con el Reino Uni­do. Los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción y las jun­tas ge­ne­ra­les de ac­cio­nis­tas se ce­le­bran a la mis­ma ho­ra en Ams­ter­dam y Londres. La in­fluen­cia de la Real Com­pa­ñía de las In­dias no se ago­tó cuan­do otras flo­tas qui­sie­ron com­pe­tir en el sud­es­te de Asia, y man­tie­nen fuer­tes re­la­cio­nes con la ma­yor de­mo­cra­cia is­lá­mi­ca (pe­ro no ára­be) del mun­do, In­do­ne­sia.

Son mo­de­los con orí­ge­nes dis­tin­tos, pe­ro Sin­ga­pur cons­tru­ye mo­to­res de avia­ción avan­za­dos y no te­nía tra­di­ción. His­pano Suiza los cons­tru­yó en Ca­ta­lun­ya du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y se ex­por­ta­ron a los dos ban­dos.

JAS­PER JUINEN/BLOOMBERG

Ho­lan­da pue­de ser una re­fe­ren­cia pa­ra Ca­ta­lun­ya. Trans­por­te de con­te­ne­do­res en Rot­ter­dam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.