Port Adrian, por Phi­lip­pe Starck

El di­se­ña­dor apor­ta dis­tin­ción y per­so­na­li­dad a las obras de am­plia­ción de la ins­ta­la­ción

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Ja­vier Or­te­ga Figueiral

El ob­je­ti­vo pri­me­ro de las obras era que pu­die­sen ama­rrar ya­tes de 60 me­tros e in­clu­so bu­ques de ocio de has­ta 110 me­tros

Los úl­ti­mos años han si­do los del boom de los ya­tes de gran­des es­lo­ras. Los di­rec­ti­vos de Oci­bar, ges­to­ra de puer­tos de­por­ti­vos de lu­jo, lo vie­ron ve­nir con an­ti­ci­pa­ción y se po­si­cio­na­ron en Ba­lea­res pa­ra ade­lan­tar­se a lo que ha ido su­ce­dien­do en el mer­ca­do de la náu­ti­ca de re­creo. La em­pre­sa, ini­cial­men­te in­te­gra­da en el gru­po Ag­bar-Aguas de Bar­ce­lo­na to­mó con­tac­to por pri­me­ra vez con el sec­tor ma­rí­ti­mo en 1990, cuan­do se hi­zo con la con­ce­sión de Port Adriano, puer­to de­por­ti­vo en el mu­ni­ci­pio de Cal­vià. Por en­ton­ces, las dos gran­des ins­ta­la­cio­nes de la náu­ti­ca ma­llor­qui­na eran el Club de Mar en Pal­ma y el ce­le­bé­rri­mo Port Por­tals, don­de mu­chos es­pe­ra­ban en­con­trar­se con la fa­mi­lia real es­pa­ño­la. Tam­bién con Ma­rio Con­de y Flo­ren­tino Pé­rez, quie­nes te­nían sus ve­le­ros ama­rra­dos allí, o in­clu­so a Jo­sé Her­nan­do, El Po­ce­ro, al que le gus­ta­ba tan­to Por­tals que hi­zo una ofer­ta millonaria pa­ra ha­cer­se con la ges­tión de la ins­ta­la­ción.

Por en­ton­ces, Port Adriano ju­ga­ba en otra di­vi­sión, pues sus pan­ta­la­nes só­lo ad­mi­tían bar­cos con una es­lo­ra má­xi­ma de 18 me­tros. “Cuan­do cam­bió el ac­cio­na­ria­do de la em­pre­sa se to­mó la de­ci­sión de pa­sar de ser un discreto puer­to de­por­ti­vo a una es­ta­ción ma­rí­ti­ma de re­fe­ren­cia en el Me­di­te­rrá­neo”, co­men­ta An­to­nio Za­for­te­za, con­se­je­ro de­le­ga­do de la em­pre­sa. “En el 2003 en­ten­di­mos que ha­bía que apor­tar un nue­vo puer­to de ca­li­dad a la is­la. No pa­ra com­pe­tir con los ya exis­ten­tes, sino pa­ra com­ple­men­tar­los. El clien­te que lle­ga con su bar­co es ca­da día más exi­gen­te y si que­re­mos fi­de­li­zar­lo, en Ba­lea­res he­mos de dar­le al­go que pue­da equi­pa­rar­se, por ejem­plo, a la Cos­ta Azul fran­ce­sa”, re­co­no­ce.

Así, ha­ce diez años, Oci­bar se em­bar­có en un pro­gra­ma de am­plia­ción pa­ra que a Port Adriano pu­die­ran lle­gar con to­da nor­ma­li­dad ya­tes de 60 me­tros e in­clu­so ama­rra­sen bu­ques de ocio de has­ta 110 me­tros de es­lo­ra. Los lla­ma­dos me­ga­ya­tes, que has­ta ha­ce po­cos años eran con­ta­dos; en el úl­ti­mo lus­tro se han mul­ti­pli­ca­do y, des­de la pa­sa­da tem­po­ra­da ya hay más de un cen­te­nar de bar­cos pri- va­dos con lar­gos su­pe­rio­res a los 70 me­tros. Un gran ne­go­cio pa­ra los as­ti­lle­ros es­pe­cia­li­za­dos co­mo Lürs­sen, Blohm + Voss o Fin­can­tie­ri y por su­pues­to una gran fuen­te de in­gre­sos pa­ra los ope­ra­do­res de puer­tos de­por­ti­vos.

Du­ran­te la am­plia­ción de Port Adriano, y pa­ra dar un es­pal­da­ra­zo a su cre­ci­mien­to, en­tró en el ac­cio­na­ria­do la fa­mi­lia March a tra­vés de Deya Capital, la so­cie­dad de capital ries­go de la Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra Al­ba. Gra­cias a ello ob­tu­vo un cré­di­to sin­di­ca­do de cua­tro ban­cos es­pa­ño­les (San­tan­der, March, BBVA y Po­pu­lar), que fi­nan­ció las obras, que in­clu­ye­ron un nue­vo di­que de abri­go, 81 nue­vos ama­rres, un área téc­ni­ca y una gran zo­na de ocio.

Pa­ra dis­tin­guir­se de otras ins­ta­la­cio­nes si­mi­la­res, los con­ce­sio­na­rios del puer­to son­dea­ron al cé­le­bre di­se­ña­dor in­dus­trial Phi­lip­pe Starck, enamo­ra­do del mar y de Ba­lea­res, pa­ra que fir­ma­se el di­se­ño más vi­si­ble y apor­ta­se sus ideas pa­ra que el puer­to de­por­ti­vo de Cal­vià tu­vie­ra una mar­ca­da per­so­na­li­dad. Starck in­ter­vino di- se­ñan­do unos no­ráis (los ele­men­tos que fi­jan los bar­cos a los mue­lles) to­tal­men­te nue­vos. Las lám­pa­ras, los co­lo­res, los ti­pos de ma­de­ra ele­gi­dos, la au­sen­cia de ca­blea­do y de trá­fi­co ro­da­do jun­to a los bar­cos son tam­bién mar­ca del fran­cés.

AR­CHI­VO

Las obras in­clu­ye­ron un nue­vo di­que de abri­go, 81 nue­vos ama­rres, un área téc­ni­ca y una gran zo­na de ocio

AR­CHI­VO

An­tes de la re­for­ma, los pan­ta­la­nes de Port Adrian só­lo ad­mi­tían bar­cos con una es­lo­ra má­xi­ma de 18 me­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.