Ope­ra­do­res en la cor­ni­sa

La caí­da de la ac­ti­vi­dad obli­ga a en­con­trar nue­vas fuen­tes de in­gre­sos pa­ra so­bre­vi­vir

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Gallego

Es­ta crónica em­pie­za don­de aca­ba­ba la del do­min­go pa­sa­do: el Mo­bi­le World Con­gress no es una fe­ria de gad­gets. Ha­brá anun­cios, al­gu­nos de im­pac­to, pe­ro en lo esen­cial se­rá un pun­to de en­cuen­tro em­pre­sa­rial mun­dial del más al­to ni­vel.

Uno de los asun­tos cen­tra­les se­rá el mis­mo del 2013, pe­ro agra­va­do: mien­tras el trá­fi­co de da­tos, con­te­ni­dos y ser­vi­cios por las re­des cre­ce y no pa­ra de cre­cer, los ope­ra­do­res se las ven y se las desean pa­ra res­pon­der a la de­man­da y ren­ta­bi­li­zar su in­ver­sión. El des­fa­se se ori­gi­na en que los ser­vi­cios tra­di­cio­na­les de voz de­cre­cen: en la era de to­do IP, los ter­mi­na­les (cier­tos fa­bri­can­tes) y los con­te­ni­dos y ser­vi­cios (los lla­ma­dos over-the-top) se lle­van la par­te del león; de se­guir así, los ope­ra­do­res po­drían que­dar re­le­ga­dos al pa­pel de trans­por­tis­tas. Son, es cier­to, un es­la­bón im­pres­cin­di­ble, pe­ro han de en­con­trar nue­vas fuen­tes de in­gre­sos pa­ra so­bre­vi­vir.

No es fa­ta­lis­mo. Abun­dan los es­tu­dios al res­pec­to. Uno de ellos es­ti­ma que los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por ser­vi­cios de voz, men­sa­je­ría y da­tos en mo­vi­li­dad en los cin­co gran­des mer­ca­dos eu­ro­peos (Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia y Es­pa­ña) des­cen­de­rán en 20.000 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos cin­co años, a ra­zón del 4% anual. Se­gún Ch­ris Ba­rra­clough, que fir­ma esas ci­fras, “los ope­ra­do­res ne­ce­si­tan un cam­bio ra­di­cal: re­cor­tar cos­tes es im­por­tan­te, pe­ro no su­fi­cien­te, no re­suel­ve el pro­ble­ma del des­cen­so de los in­gre­sos”.

Eu­ro­pa so­lía re­pre­sen­tar un ter­cio del ca­pex (in­ver­sio­nes de capital) mun­dial en te­le­fo­nía mó­vil, pe­ro la pro­por­ción ha caí­do a un 20%, mien­tras en EE.UU. se man­tie­ne cons­tan­tes: con un 4% de la po­bla­ción mun­dial, in­vier­ten una cuar­ta par­te de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Du­re­za com­pe­ti­ti­va, pre­sión re­gu­la­to­ria, nue­vos ri­va­les que van por li­bre... son que­jas co­no­ci­das, su­ma­das a la re­ti­cen­cia de los in­ver­so­res an­te el sec­tor. Y sin em­bar­go, no pue­den echar­se atrás. Los ope­ra­do­res eu­ro­peos han pues­to sus es­pe­ran­zas en las re­des de cuar­ta ge­ne­ra­ción (4G o LTE) co­mo me­dio pa­ra re­ver­tir la ten­den­cia. Los con­sul­to­res du­dan –y la ex­pe­rien­cia les da la ra­zón– que pue­dan con­ven­cer a los con­su­mi­do­res pa­ra pa­gar más por ser­vi­cios de ma­yor ca­li­dad.

Erics­son, se­gun­do su­mi­nis­tra­dor de re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, es­ti­ma que el 60% de los

Los ser­vi­cios tra­di­cio­na­les de voz pier­den te­rreno mien­tras se dis­pa­ra el trá­fi­co de da­tos, con­te­ni­dos y ser­vi­cios por la red

usua­rios de te­le­fo­nía mó­vil de to­do el mun­do ten­drán ac­ce­so a re­des 4G en el 2018, lo que les per­mi­ti­rá dis­fru­tar de me­jo­res dis­po­si­ti­vos y de un al­to con­su­mo de da­tos, es­pe­cial­men­te ví­deo.

Con esa fi­na­li­dad, los ope­ra­do­res pu­ja­ron en subas­tas de es­pec­tro ra­dio­eléc­tri­co e ini­cia­ron el des­plie­gue de nue­vas re­des. La reali­dad es que en nin­gún país eu­ro­peo don­de fun­cio­nan re­des 4G –des­de Sue­cia a Es­pa­ña– ri­gen ta- ri­fas di­fe­ren­cia­les con res­pec­to a la 3G. Apun­ta Si­mon Wee­den, ana­lis­ta de Ci­ti­group: “Des­pués de años de ta­ri­fas de­fla­cio­na­rias, los ope­ra­do­res mó­vi­les eu­ro­peos es­pe­ra­ban re­cu­pe­rar cier­to ni­vel de pre­cios en la tran­si­ción a la 4G. No ha si­do así”.

Wee­den su­gie­re que un mo­de­lo ra­zo­na­ble se­ría que la 4G fue­ra uni­for­me pa­ra los usua­rios de al­to con­su­mo, y va­ria­ble en las ta­ri­fas pla­nas más ba­jas. Es el mo­de­lo vi­gen­te en EE.UU., don­de los ope­ra­do­res han arre­ba­ta­do a los eu­ro­peos el li­de­raz­go en es­ta tec­no­lo­gía; por no ha­blar de Co­rea del Sur y Ja­pón, don­de ya no se des­plie­gan re­des 3G. La idea de pre­cios di­fe­ren­cia­les no sus­ci­ta con­sen­so en Eu­ro­pa, en­tre otras co­sas por­que to­dos su­po­nen que al­gún com­pe­ti­dor lo rom­pe­rá con tal de ga­nar cuo­ta de mer­ca­do. Ro­bin Bie­nens­tock, de Berns­tein, cree que no fun­cio­na­rían.

En Reino Uni­do, don­de el re­gu­la­dor otor­gó el pri­vi­le­gio de sa­lir an­tes con 4G al ope­ra­dor EE (alian­za de Oran­ge y Deuts­che Te­le­kom), es­te sa­có ven­ta­ja ini­cial a Vo­da­fo­ne y O2 (fi­lial de Te­le­fó­ni­ca). Olaf Swan­tee, su con­se­je­ro de­le­ga­do, re­cha­za las crí­ti­cas: “Cuan­do creas una di­fe­ren- cia real, aca­bas ren­ta­bi­li­zán­do­la”. La ver­dad es que los so­cios de EE han des­car­ta­do sa­lir a bol­sa, por­que los in­ver­so­res mos­tra­ron po­co in­te­rés a la vis­ta de los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos. Di­cho de otro mo­do: la pre­sión fi­nan­cie­ra se ha su­per­pues­to a las bue­nas in­ten­cio­nes de los re­gu­la­do­res, cu­ya prio­ri­dad es fa­vo­re­cer a los con­su­mi­do­res.

Uno de los te­mo­res que ex­pre­san los di­rec­ti­vos del sec­tor es el pe­li­gro de que las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes aca­ben si­guien­do la pau­ta del trans­por­te aé­reo. Ger­vais Pe­llis­sier, di­rec­tor fi­nan­cie­ro de Oran­ge, re­cuer­da que ese sec­tor se ha po­la­ri­za­do en­tre pri­me­ra cla­se y low cost. La com­pa­ñía fran­ce­sa pro­me­te que in­ver­ti­rá lo ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner su es­ta­tus de ser­vi­cio pre­mium. Vit­to­rio Co­lao, con­se­je­ro de­le­ga­do del gru­po Vo­da­fo­ne, se apo­ya en la me­tá­fo­ra aé­rea pa­ra afir­mar “quien tie­ne una flo­ta de avio­nes es­pe­ra que los bi­lle­tes cu­bran los cos­tes del ser­vi­cio que pres­ta”. Los ana­lis­tas coin­ci­den con am­bos di­rec­ti­vos, pe­ro in­sis­ten en que ha­ce fal­ta al­go más que re­sis­ten­cia: lo que los ope­ra­do­res ne­ce­si­tan es di­fe­ren­ciar­se y con­ven­cer al con­su­mi­dor.

GETTY

En la era de ‘to­do IP’, cier­tos fa­bri­can­tes de ter­mi­na­les y los con­te­ni­dos y ser­vi­cios se lle­van la par­te del león

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.