Ga­le­rías de Bar­ce­lo­na

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Juan Bufill

En nues­tra épo­ca se ha­bla ca­da vez más a me­nu­do en tér­mi­nos co­mer­cia­les so­bre cual­quier co­sa o asun­to. Los paí­ses, las ciu­da­des, los ar­tis­tas, los per­so­na­jes, las per­so­nas: to­do tien­de a con­ver­tir­se en una mar­ca que quie­re atraer y ven­der. Se ha ha­bla­do bas­tan­te de la mar­ca Bar­ce­lo­na. Lo cier­to es que es­ta ciu­dad se ha con­ver­ti­do en un pro­duc­to tu­rís­ti­co de pri­mer or­den y que se si­túa en­tre las más exi­to­sas y atrac­ti­vas del mun­do. Es­to pue­de re­sul­tar di­fí­cil de en­ten­der in­clu­so pa­ra los que vi­vi­mos en ella y co­no­ce­mos sus en­can­tos, me­nos es­pec­ta­cu­la­res que los de Nue­va York, Ve­ne­cia o Pa­rís. ¿A qué se de­be es­te éxi­to?

Es­tá cla­ro que con los Jue­gos Olím­pi­cos, Gau­dí, el mar y el cli­ma me­di­te­rrá­neo nos to­có la lo­te­ría. Pe­ro la iden­ti­dad de una ciu­dad la com­po­nen muy di­ver­sos ele­men­tos. Y po­si­ble­men­te dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les son la di­ver­si­dad y ri­que­za de su vi­da cul­tu­ral y la per­so­na­li­dad de sus lu­ga­res y lo­ca­les.

En es­te sen­ti­do, me ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te un de­ba­te que ha sur­gi­do re­cien­te­men­te en opo­si­ción a la po­si­bi­li­dad que des­apa­rez­can por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos (au­men­to de los al­qui­le­res) al­gu­nos lo­ca­les co­mer­cia­les em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad, pre­ci­sa­men­te aque­llos que le dan una per­so­na­li­dad dis­tin­gui-

da. Cuan­do ha­ce años es­cri­bí que un col­ma­do co­mo Quí­lez de­be­ría ser pro­te­gi­do co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, bas­tan­te gen­te se sor­pren­dió. Pa­ra mí ese lo­cal no só­lo es una tien­da don­de en­cuen­tro vino grie­go o buen mal­ta, sino pu­ro ar­te pop. Aho­ra los co­ci­ne­ros pres­ti­gio­sos y has­ta el al­cal­de de la ciu­dad ad­mi­ten que hay que pro­te­ger ese lo­cal y otros con so­le­ra.

Es bueno que se va­ya en­ten­dien­do que una ciu­dad no pue­de per­mi­tir­se caer en la vul­gar uni­for­mi­dad del es­ti­lo in­ter­na­cio­nal, del es­ti­lo fran­qui­cias. Un pa­so más allá se­ría re­co­no­cer que no só­lo hay que pro­te­ger el pa­sa­do, sino tam­bién el pre­sen­te. No me ima­gino una Bar­ce­lo­na sin lo­ca­les mu­si­ca­les co­mo la Sa­la Apo­lo o el Jamboree, sin li­bre­rías co­mo Ko­wa­sa o sin sus me­jo­res ga­le­rías de ar­te.

La ga­le­ría A/34 es un po­si­ble ejem­plo de que la so­le­ra no es una me­ra cues­tión de años, sino de per­so­na­li­dad.

‘CONS­TRUC­CIÓN

1151’ (2011) Óleo so­bre ta­bla de Es­tra­da. En A/34, Bar­ce­lo­na, has­ta el 23 de mar­zo. Te­lé­fono: 93-451-55-79. Pre­cios: de 2.000 a 25.000 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.