¿En qué ho­tel se hos­pe­dan?

La di­ver­si­fi­ca­ción del mer­ca­do ha­ce per­der pe­so a las gran­des ca­de­nas, que si­guen rei­nan­do

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Ca­da vez hay más ho­te­les sin­gu­la­res: pa­ra ho­mo­se­xua­les, pa­re­jas sin hi­jos, ‘sin­gles’, eco­lo­gis­tas...

Di­ce el ma­li­cio­so chis­te que cuan­do en via­je a Chi­na en los años ochen­ta sol­tó Jor­di Pu­jol aque­llo de “som 6 mi­li­ons”, su in­ter­lo­cu­tor chino le pre­gun­tó: “¿En qué ho­tel se hos­pe­dan?”. Ha pa­sa­do mu­cha agua bajo el puen­te des­de en­ton­ces y aho­ra re­sul­ta que las gran­des ca­de­nas de ho­te­les in­ter­na­cio­na­les al­ber­gan ca­da no­che bajo su te­cho tan­tos o más clien­tes co­mo ca­ta­la­nes ha­bía cuan­do el his­tó­ri­co via­je de Pu­jol.

El ho­tel mo­derno na­ce en Es­ta­dos Uni­dos a prin­ci­pio del XIX. Fue­ron mu­chos los ilus­tres via­je­ros eu­ro­peos que ex­pre­sa­ron su sor­pre­sa an­te las cho­can­tes cos­tum­bres de los nor­te­ame­ri­ca­nos en es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos a ve­ces lla­ma­dos pa­la­cios del pue­blo, que es pre­ci­sa­men­te lo que eran. El ho­tel so­lía ser el edi­fi­cio más im­por­tan­te de la ciu­dad, y en él se ce­le­bra­ban bo­das y bau­ti­zos, mí­ti­nes y con­ven­cio­nes, sin apa­ren­te dis­tin­ción de clases so­cia­les.

Fue en los ho­te­les don­de de­bu­ta­ron las es­tre­llas de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos –el as­cen­sor, la ca­le­fac­ción cen­tral, la ilu­mi­na­ción eléc­tri­ca o el te­lé­fono–, pa­ra en se­gui­da ex­ten­der­se a mi­llo­nes de ho­ga­res. Ayu­da­ron tam­bién a la ho­ra de po­blar con un mí­ni­mo de co­mo­di­da­des los vas­tos te­rri­to­rios re­cién con­quis­ta­dos. Y no fue­ron po­cas las per­so­nas que con­vir­tie­ron los ho­te­les en su re­si­den­cia per­ma­nen­te, co­mo Ho­ward Hug­hes, el Na­bu­co­do­no­sor de las sui­tes pre­si­den­cia­les.

El lar­go rei­na­do de los fa­raó­ni­cos ho­te­les fi­nal­men­te to­có a su fin des­pués de la II Gue­rra Mun­dial. Un pa­trió­ti­co te­xano lla­ma­do Con­rad Hil­ton de­ci­dió en 1950 que la cons­truc­ción de ho­te­les en el ex­tran­je­ro se­ría la me­jor ma­ne­ra de com­ba­tir el avan­ce del co­mu­nis­mo. Las nue­vas ru­tas aé­reas hi­cie­ron el res­to. Pe­ro ese pri­mer pa­so to­ma­do por Hil­ton lle­va­ría inevi­ta­ble­men­te a una se­pa­ra­ción en­tre, por un la­do, el ne­go­cio ba­sa­do en in­tere­ses in­mo­bi­lia­rios, y, por el otro, el de hos­pe­da­je pro­pia­men­te di­cho. El flo­re­ci­mien­to de los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les de deu­da desató una fie­bre hotelera a es­ca­la glo­bal.

Aho­ra bien, es­ta se­pa­ra­ción de fun­cio­nes te­nía –y tie­ne– sus in­con­ve­nien­tes, má­xi­me cuan­do el pro­pie­ta­rio del so­lar, que po­dría per­te­ne­cer a la ma­fia, una sec­ta o peor, es tam­bién quien lle­va –y a me­nu­do vi­ve en– el ho­tel. ¿Có­mo ase­gu- rar el buen nom­bre de la ca­de­na y ga­ran­ti­zar un buen ser­vi­cio? A fin de ata­jar es­te pro­ble­ma, ca­da ca­de­na desa­rro­lló una se­rie de pro­ce­di­mien­tos nor­ma­li­za­dos de tra­ba­jo (PNT), que a su vez sus­ci­ta­ron otras com­pli­ca­cio­nes.

Bill Ma­rriot, hi­jo del fun­da­dor de la ca­de­na que lle­va su ape­lli­do, es­ta­ble­ció en 66 los pa­sos a se­guir pa­ra la preparación y lim­pie­za de las ha­bi­ta­cio­nes. En otras ca­de­nas, el PNT ha lle­ga­do a ro­zar el de­li­rio. Un ho­tel de Du­bái obli­ga a sus em­plea­dos a se­guir a ra­ja­ta­bla 2.300 re­glas. Por su­pues­to que no lle­gan to­das las ca­de­nas a es­tos ex­tre­mos, pe­ro nin­gu­na de­ja mu­cho a la ima­gi­na­ción, ni de sus em­plea­dos ni de los clien­tes. Ahí re­si­de el pro­ble­ma, por­que em­pie­za a pa­sar a los gran­des ho­te­les lo que a los ci­nes. Tan­ta uni­for­mi­dad as­fi­xia las emo­cio­nes.

De to­dos mo­dos, si­guen pa­san­do mu­chas y muy ex­tra­ñas co­sas en los ho­te­les. Por eso son tan que­ri­dos por no­ve­lis­tas y guio­nis­tas. Tam­bién de sui­ci­das, es­ta­fa- do­res y po­lí­ti­cos. Nun­ca se sa­be si en la ha­bi­ta­ción de al la­do hay un Bar­ton Fink o llo­ra una da­ma en apu­ros. Des­de el 2002 ha ha­bi­do 18 gran­des aten­ta­dos te­rro­ris­tas en ho­te­les.

El es­cri­tor in­glés Alan Ben­nett fil­mó pa­ra la BBC un do­cu­men­tal so­bre un día cual­quie­ra de un ho­tel pro­vin­ciano. Re­la­ta el te­rror que sin­tie­ron sus pa­dres, de ri­gu­ro­sa cla­se obre­ra, al en­trar por vez pri­me­ra en un ho­tel. Se que­da­ron pa­ra­li­za­dos, pues te­mían que­bran­tar sin que­rer las des­co- no­ci­das o in­com­pren­si­bles re­glas de eti­que­ta. Los ho­te­les son el ho­rror de los ca­te­tos. Al me­nos lo eran. Aho­ra ca­si to­do va­le, co­mo an­tes en el Le­jano Oes­te.

Las gran­des ca­de­nas ofre­cen 7,5 mi­llo­nes de ha­bi­ta­cio­nes, de las cua­les la mi­tad son de lu­jo; las cin­co ma­yo­res tie­nen en cir­cu­la­ción 198 mi­llo­nes de tar­je­tas de fi­de­li­dad. Aun así, el ne­go­cio no es lo que era. De los 100 ho­te­les se­lec­cio­na­dos por Con­dé Nast Traveller, só­lo un ter­cio per­te­ne­ce a las ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les.

Tam­po­co han po­di­do za­far­se los ho­te­les de la re­vo­lu­ción di­gi­tal. Una so­la pá­gi­na web que ofre­ce en al­qui­ler por no­ches apar­ta­men­tos en Nue­va York, va por las diez mi­llo­nes de vi­si­tas. La ofer­ta on li­ne cre­ce y se di­ver­si­fi­ca por momentos.

El re­cla­mo de la pan­ta­lla de plas­ma o el ja­cuz­zi de­ja fría a la gen­te que só­lo le­van­ta la vis­ta de su smartp­ho­ne cuan­do les sor­pren­den con al­go real­men­te guais; eso nun­ca les va a pa­sar en un Ho­li­day Inn o Crow­ne Pla­za. Ade­más, hay ho­te­les que per­mi­ten pro­gra­mar la es­tan­cia an­tes de sa­lir de ca­sa, pa­ra que, a su lle­ga­da, al clien­te le es­pe­re en la ha­bi­ta­ción to­do tal co­mo le gus­ta.

La ofer­ta hotelera, so­bre to­do en su ver­sión bou­ti­que, se en­ca­mi­na ha­cia –si es que to­da­vía no ha lle­ga­do– una es­pe­cie de gue­to­ri­za­ción –só­lo pa­ra fu­ma­do­res o no fu­ma­do­res; con o sin ni­ños o mas­co­tas; só­lo gais, ve­ge­ta­ria­nos, eco­lo­gis­tas, hips­ters o sin­gles–. Por otro la­do, to­dos, gran­des y pe­que­ños, se vuel­can en aten­der los gus­tos de los ca­da vez más nu­me­ro­sos tu­ris­tas in­dios, ru­sos o chi­nos. Se ter­mi­nó la he­ge­mo­nía oc­ci­den­tal.

La ca­lei­dos­có­pi­ca ofer­ta hotelera de una ciu­dad co­mo Bar­ce­lo­na se ase­me­ja a un tren­ca­dís en el que tie­ne ca­bi­da cual­quier pie­za, por ex­tra­ña que sea. Pe­ro to­do tie­ne un lí­mi­te. Ha­ce unos años, un tu­ris­ta le pre­gun­tó a un ve­cino del cas­co an­ti­guo a qué ho­ra ce­rra­ba. ¿A qué ho­ra se cie­rra el qué? Es­to, di­jo el tu­ris­ta, tra­zan­do en el ai­re un se­mi­círcu­lo con la mano. El po­bre se creía en un par­que te­má­ti­co.

Ca­da día hay más ho­te­les, hos­ta­les, apar­ta­men­tos pa­ra tu­ris­tas, al­ber­gues… Pe­ro el fu­tu­ro de la in­dus­tria hotelera es tan in­cier­to co­mo el de cual­quier otra. Los ho­te­les he­chos de hie­lo se de­rri­ten na­da más lle­gar la pri­ma­ve­ra.

JÈS­SI­CA MAR­TO­RELL / EFE

El ho­tel Chel­sea, en Nue­va York, es fa­mo­so por su lar­ga lis­ta de hués­pe­des me­mo­ra­bles –ar­tis­tas, mú­si­cos y es­cri­to­res–, que hi­cie­ron del ho­tel un centro cul­tu­ral y ar­tís­ti­co del mun­do bohe­mio de la ciu­dad que nun­ca duer­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.