Twit­ter, en­tre el ego y la glo­ria

Bilton des­ve­la las ba­ta­llas per­so­na­les que han em­pu­ja­do la red so­cial des­de su crea­ción

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Es la his­to­ria de un pro­yec­to que ha vi­vi­do días de glo­ria, co­mo cuan­do pro­ta­go­ni­zó la re­vo­lu­ción de mi­llo­nes de ira­níes con­tra Mah­mud Ah­ma­di­ne­yad Jack. Y la his­to­ria de una em­pre­sa que ha lo­gra­do cien­tos de mi­llo­nes de usua­rios y a la que han desea­do des­de Mark Zuc­ker­berg a Al Go­re, pa­san­do por Yahoo!, Goo­gle, Mi­cro­soft y al­gún que otro ra­pe­ro. Pe­ro tam­bién es la his­to­ria de cua­tro fun­da­do­res –Evan Wi­lliams, Jack Dor­sey, Noah Glass y Biz Sto­ne– que co­mien­zan un pro­yec­to de pod­casts que aca­ba desem­bo­can­do en una red glo­bal: Twit­ter.

Un pro­yec­to del que irán ca­yen­do no só­lo por fal­ta de com­pe­ten­cia pa­ra una em­pre­sa de un vo­lu­men que nun­ca hu­bie­ran ima­gi­na­do. Tam­bién por ce­los, trai­cio­nes y ma­nio­bras mo­ti­va­das no tan­to por el di­ne­ro co­mo por la pa­ter­ni­dad de Twit­ter: ahí es­tá la gue­rra en­tre Jack Dor­sey –ac­tual pre­si­den­te tras ha­ber si­do desahu­cia­do de la em­pre­sa años atrás cuan­do era con­se­je­ro de­le­ga­do– y Evan Wi­lliams, que pu­so ini­cial­men­te el di­ne­ro pa­ra la em­pre­sa tras ven­der a Goo­gle su pio­ne­ra web de blogs Blog­ger. Wi­lliams sus­ti­tui­ría a Jack pe­ro aca­ba­ría lue­go des­pla­za­do por su len­ti­tud de­ci­so­ria y por los te­je­ma­ne­jes de Dor­sey.

Y to­das esas historias el pe­rio­dis­ta de The New York Ti­mes Nick Bilton las ha con­se­gui­do hi­lar en un li­bro que, si bien sa­cri­fi­ca en aras de una na­rra­ción ca­si no­ve­lís­ti­ca en­trar más a fon­do en al­gu­nas de las de­ci­sio­nes cla­ve que dan for­ma a es­ta red so­cial, per­mi­te ca­si to­car las en­tra­ñas emo­cio­na­les que la han mo­vi­do des­de su ini­cios.

Unos ini­cios que ra­di­can en la crea­ción de una web pa­ra pod­casts por Noah Glass, quien pi­dió di­ne­ro a su ami­go Wi­lliams pa­ra un pro­yec­to lla­ma­do Odeo en el que se reunió un equi­po don­de im­pe­ra­ba la cul­tu­ra de los hac- kers de “haz lo que te ven­ga en ga­na” fren­te al ro­bó­ti­co or­den de Goo­gle. No po­cos te­nían pa­sa­do –o pre­sen­te– anarquista, co­mo Dor­sey, que ha­bía aler­ta­do du­ran­te años del pe­li­gro del ca­pi­ta­lis­mo. Gen­te sin tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio que ama­ba la pro­gra­ma­ción y só­lo al­ber­ga­ba des­dén pa­ra los goo­glers que se pa­sa­ban el día pa­vo­neán­do­se de los tí­tu­los del MIT.

Qui­zá eso ex­pli­que el caos que se vi­vi­rá pri­me­ro en Odeo y lue­go en Twit­ter du­ran­te años mien- tras no pa­ran de cre­cer –por­que la idea es bue­na– aun sin te­ner cla­ro un mo­de­lo de ne­go­cio que die­ra be­ne­fi­cios. Por­que cuan­do los pod­casts de Odeo em­pie­zan a de­caer, apa­re­ce­rá Twit­ter: Dor­sey usa­ba un ser­vi­cio de blo­gueo lla­ma­do Li­ve­Jour­nal en el que los usua­rios po­dían mos­trar pe­que­ños men­sa­jes de es­ta­do pa­ra co­mu­ni­car lo que es­ta­ban ha­cien­do en aquel mo­men­to. Y pen­só en una pá­gi­na web que la gen­te pu­die­ra uti­li­zar pa­ra com­par­tir su es­ta­do, la mú­si­ca que es­cu­cha­ban, en qué tra­ba­ja­ban. Noah pen­só que ade­más po­día co­nec­tar a la gen­te pa­ra que se sin­tie­ra me­nos so­la. Em­pe­za­ron a dar­le vuel­tas. Noah bus­có nom­bres en el dic­cio­na­rio, la vi­bra­ción del mó­vil le lle­vó a pen­sar en los im­pul­sos ce­re­bra­les que con­traen los múscu­los: twitch. No era la pa­la­bra, pe­ro ca­si: al la­do es­ta­ba twit­ter, “suave trino que emi­ten cier­tas aves, agi­ta­ción, ex­ci­ta­ción, re­vo­lo­teo”. Era 2006 y en Si­li­con Va­lley co­men­za­ban a cons­truir­se monta­ñas ru­sas de re­des so­cia­les en los pá­ra­mos de la bur­bu­ja de las pun­to­com. Era la web so­cial, con MyS­pa­ce, Friends­ter, Fa­ce­book... Y ade­más un te­rre­mo­to ca­li­for­niano les mos­tró que Twit­ter era una red de co­mu­ni­ca­ción y no só­lo una red so­cial.

El ca­mino ha­cia la ci­ma se­ría im­pa­ra­ble, pe­ro tam­bién los pro­ble­mas por ma­la ges­tión –la pá­gi­na caía con­ti­nua­men­te y du­ran­te tiem­po no hu­bo ni bac­kup y se po­dían per­der to­dos los da­tos, aun­que al fi­nal apren­die­ron a sa­car di­ne­ro de la pu­bli­ci­dad– en una em­pre­sa re­gi­da por los egos. Egos en­tre los que do­mi­na el de Dor­sey, que se ve co­mo un se­gun­do ad­ve­ni­mien­to de Ste­ve Jobs –tam­bién lo echa­ron de la em­pre­sa que fun­dó, y re­gre­só a ella–, de quien ha co­pia­do me­sia­nis­mo, de­ci­sio­nes, pa­la­bras co­mo má­gi­co, sor­pren­den­te, de­li­cio­so y me­jor y la afir­ma­ción de que de lo que se sien­te más or­gu­llo­so es de lo que la com­pa­ñía no ha he­cho.

RON AN­TO­NE­LLI/BLOOMBERG

La fa­cha­da del New York Stock Ex­chan­ge el pa­sa­do no­viem­bre, cuan­do Twit­ter sa­lió a bol­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.