Son emer­gen­tes, y tam­bién glo­ba­les

La evo­lu­ción de la si­tua­ción de los BRICS de­ter­mi­na las lí­neas maes­tras de la agen­da ma­cro­eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

En el 2011, el 27% de las fa­mi­lias de los paí­ses BRICS (Bra­sil, Ru­sia, In­dia, Chi­na y Su­dá­fri­ca) ga­na­ba en­tre 1.000 y 2.000 dó­la­res men­sua­les (730 y 1.500 eu­ros). Dos años más tar­de, ese por­cen­ta­je se ha­bía ele­va­do has­ta el 32%. En tér­mi­nos ab­so­lu­tos, en un lap­so muy bre­ve de tiem­po, otros 60 mi­llo­nes de ho­ga­res se han in­cor­po­ra­do a la cla­se me­dia, se­gún un in­for­me de Cre­dit Suis­se.

El sal­to cuan­ti­ta­ti­vo es no­ta­ble, lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­ter­mi­nar la de­ri­va de una par­te de la agen­da ma­cro­eco­nó­mi­ca mun­dial. Se ha vis­to ya en los pri­me­ros com­pa­ses de es­te 2014. Con­for­me se des­plo­ma­ban el pe­so ar­gen­tino, la li­ra tur­ca y el rand sud­afri­cano, los par­quets mun­dia­les se es­tre­me­cían. Des­de en­ton­ces, la in­cer­ti­dum­bre le ha to­ma­do el re­le­vo a la euforia. So­bre to­do, si se ob­ser­va que cin­co de es­tos gi­gan­tes en desa­rro­llo afron­tan elec­cio­nes de al­to ca­la­do en es­te año. Se tra­ta de Bra­sil, In­dia, In- do­ne­sia, Su­dá­fri­ca y Tur­quía.

En vis­tas de to­das es­tas cir­cuns­tan­cias, ¿con­vie­ne to­mar po­si­cio­nes en al­guno de es­tos gi­gan­tes emer­gen­tes?

El ren­min­bi chino. “Da­do que la ac­tual cri­sis de los mer­ca­dos emer­gen­tes pa­re­ce ser más una cri­sis de di­vi­sas que un even­to de cré­di­to, el ro­bus­to ren­min­bi chino po­dría eri­gir­se en ele­men­to di­fe­ren­cia­dor”, di­ce un in­for­me de Deuts­che As­set & Wealth Ma­na-

En el 2011, el 27% de las fa­mi­lias de los BRICS ga­na­ba en­tre 730 y 1.500 eu­ros al mes; hoy es el 32%

ge­ment. Sig­ni­fi­ca que la di­vi­sa chi­na –en vo­lu­men ab­so­lu­to re­pre­sen­ta más de un ter­cio de to­das las re­ser­vas de di­vi­sas a es­ca­la mun­dial– es­tá só­li­da, y que la apues­ta por la ren­ta fi­ja chi­na es­tá jus­ti­fi­ca­da, por mu­cho que su eco­no­mía ha­ya pe­ne­tra­do en una fa­se de li­ge­ra des­ace­le­ra­ción. De he­cho, cua­tro de ca­da diez chi­nos ase­gu­ran que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca par­ti­cu­lar ha me­jo­ra­do en los úl­ti­mos seis me­ses.

Bra­sil, an­te una co­rrec­ción. To­das las en­cues­tas va­ti­ci­nan que Dil­ma Rous­seff sal­drá re­ele­gi­da en oc­tu­bre, ape­nas tres me­ses des­pués de los in­mi­nen­tes Mun­dia­les de Fút­bol. No ha­brá sor­pas­so político. Sin em­bar­go, la bur­bu­ja bra­si­le­ña (el pre­cio de los ali­men­tos, por ejem­plo, se ha ele­va­do el 5,5% en el úl­ti­mo año) man­tie­ne en vi­lo a to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. Hay mo­ti­vos pa­ra ello. Bra­sil es el gran mo­tor del cono sur ame­ri­cano. Pe­ro su in­fla­ción se man­tie­ne ele­va­da, cer­ca del 6%, y su PIB si­gue mos­tran­do una evo­lu­ción mo­des­ta (se le pro­nos­ti­ca una ta­sa del 2,5% pa­ra el 2014, muy le­jos del mag­ní­fi­co 7,5% del 2010). Ana­lis­tas co­mo Ig­na­cio Ro­drí­guez Añino, de M&G In­vest­ments en Es­pa­ña, opi­nan que los pro­ble­mas de Bra­sil, con un dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te, no se van a re­sol­ver a cor­to pla­zo.

In­dia, la in­cóg­ni­ta. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en Bra­sil, es ele­va- da la po­si­bi­li­dad de que ha­ya un cam­bio de go­bierno en las pró­xi­mas elec­cio­nes in­dias (en abril o ma­yo). “No hay du­da de que In­dia ne­ce­si­ta re­for­mas –di­ce un in­for­me de Schro­ders–. Sus fi­nan­zas pú­bli­cas son frá­gi­les, su in­fla­ción es ele­va­da y su cre­ci­mien­to es dé­bil. Aun así, la de­bi­li­dad de la ru­pia in­dia ha fa­vo­re­ci­do la ex­pan­sión de sus ex­por­ta­cio­nes, un he­cho que re­du­ci­rá el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te y la vul­ne­ra­bi­li­dad de In­dia an­te el ta­pe­ring de

Bra­sil des­pier­ta du­das e In­dia es una in­cóg­ni­ta, mien­tras que Chi­na y Ru­sia pa­re­cen más es­ta­bles

la Fed. Pa­ra In­dia, es­te de­be­ría ser un buen año”. “Cual­quier em­pre­sa que quie­ra es­tar en el mer­ca­do glo­bal en el fu­tu­ro de­be te­ner pre­sen­cia en In­dia”, di­ce Alan D’Sil­va, res­pon­sa­ble del in­dian Desk de PwC. “El país cuen­ta con una po­bla­ción jo­ven, con mu­chí­si­mas per­so­nas me­no­res de 35 años y co­nec­ta­das a in­ter­net. To­dos ellos ya sa­ben qué se con­su­me en el Oes­te. ¡Y quie­ren eso mis­mo!”.

Ru­sia, cli­ma ines­ta­ble. El ciu­da­dano me­dio ru­so pa­re­ce par­ti­cu­lar­men­te in­tere­sa­do por el ac­ce­so a in­ter­net y el uso del smartp­ho­ne. Am­bos mer­ca­dos han cre­ci­do más del 10% du­ran­te el 2013. Sin em­bar­go el mes pa­sa­do, Mor­gan Stan­ley ele­va­ba de im­pro­ba­ble a mo­de­ra­da la po­si­bi­li­dad de que la eco­no­mía ru­sa se co­lap­se: tal y co­mo se ob­ser­va en es­tos días du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno en So­chi, Ru­sia des­pier­ta sus­pi­ca­cias. Aun­que Pu­tin ha da­do al­gu­nos pa­sos en la di­rec­ción co­rrec­ta en ma­te­ria de re­for­mas eco­nó­mi­cas, los pro­ble­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos, la co­rrup­ción y las in­cer­ti­dum­bres res­pec­to al es­ta­do de de­re­cho si­guen sien­do im­por­tan­tes, se de­nun­cia des­de múl­ti­ples fo­ros. Cre­dit Suis­se aña­de otro pun­to de vis­ta: “Las divergencias en­tre ri­cos y po­bres se es­tán in­ten­si­fi­can­do (un fe­nó­meno que, por otra par­te, no di­fie­re de lo que ocu­rre en la ma­yo­ría de paí­ses desa­rro­lla­dos)”.

Una fe­ria de mó­vi­les en Mos­cú (Ru­sia), una fe­ria de ro­pa en Wuhan (Chi­na), el es­ta­dio Min­hei­ro de Be­lo Ho­ri­zon­te (Bra­sil) y una fe­ria del au­to­mó­vil en Noi­da (In­dia)

BLOOMBERG / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.