Apar­ta­men­to pa­ra un hom­bre so­lo

El mo­bi­lia­rio in­te­gra­do, el co­lor y la ilu­mi­na­ción son los pro­ta­go­nis­tas de es­ta vi­vien­da de sol­te­ro

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isabel de Vi­lla­lon­ga Fo­tos: Quim Man­re­sa

Es un apar­ta­men­to muy per­so­nal, he­cho a me­di­da, con ma­te­ria­les y co­lo­res que for­man par­te de la na­tu­ra­le­za en la que el pro­pie­ta­rio, aman­te de Áfri­ca y un gran via­je­ro, se sien­te con­for­ta­ble y a gus­to”. Así de­fi­ne el in­terio­ris­ta Pe­pe Llau­det su tra­ba­jo en es­ta vi­vien­da, cam­po ba­se de un jo­ven em­pre­sa­rio del mun­do de la mo­da que ate­rri­za 4 o 5 ve­ces al mes en Bar­ce­lo­na.

Es el pro­to­ti­po de apar­ta­men­to ur­bano pa­ra un sin­gle, un trí­plex ade­cua­do por igual pa­ra re­po­ner ener­gías o to­mar­se una co­pa con ami­gos. “El ob­je­ti­vo prin­ci­pal fue ren­ta­bi­li­zar al má­xi­mo las es­tan­cias con un uso más in­ten­si­vo e in­te­grar la es­té­ti­ca de al­gu­nos de es­tos es­pa­cios con­vir­tién­do­los en uno so­lo pa­ra con­se­guir una sen­sa­ción de ple­na li­ber­tad de mo­vi­mien­to, pe­ro te­nien­do tam­bién la po­si­bi­li­dad de se­pa­rar­los me­dian­te di­fe­ren­tes re­cur­sos”, di­ce el in­terio­ris­ta.

El pri­mer ni­vel se con­vir­tió en una zo­na diá­fa­na, en don­de las dis­tin­tas fun­cio­nes que­dan aco­ta­das vi­sual­men­te me­dian­te el co­lor de las pa­re­des, los cambios de ma­te­rial en los di­fe­ren­tes ele­men­tos, e in­te­li­gen­tes so­lu­cio­nes del mo­bi­lia­rio di- se­ña­do a me­di­da por el in­terio­ris­ta. Un cris­tal, pro­te­gi­do con cor­ti­nas ve­ne­cia­nas, di­vi­de la cocina del sa­lón, y el uso de pie­zas con­ver­ti­bles mul­ti­pli­ca el es­pa­cio. Así, la me­sa del of­fi­ce, con es­truc­tu­ra de hie­rro y un ta­ble­ro de pino re­ci­cla­do, es el pun­to de unión en­tre la cocina y la sa­la al con­ver­tir­se en una es­tan­te­ría ba­ja por la otra ca­ra. Con es­ta mis­ma idea, Pe­pe Llau­det di­se­ñó una gran li­bre­ría en ma­de­ra de ro­ble blan­quea­da que ocu­pa to­da la pa­red fron­tal de la sa­la, in­cor­po­ran­do la te­le­vi­sión y la chi­me­nea de eta­nol. La te­rra­za, pa­vi­men­ta­da en te­ka, pro­lon­ga el es­pa­cio ha­cia el ex­te­rior y las cor­ti­nas de hi­lo ta­mi­zan la luz na­tu­ral que inun­da el apar­ta­men­to.

Una es­ca­le­ra de ca­ra­col une los tres ni­ve­les de la vi­vien­da. El se­gun­do ni­vel, abuhar­di­lla­do, se re­ser­vó pa­ra la gran sui­te, que dis­po­ne de un am­plio dis­tri­bui­dor con zo­na chill-out, ves­ti­dor, cuar­to de ba­ño, y el dor­mi­to­rio, en­mo­que­ta­do con al­fom­bra de fi­bra de co­co. La fi­lo­so­fía de apro­ve­cha­mien­to de es­pa­cio me­dian­te el mo­bi­lia­rio ri­ge tam­bién en es­ta es­tan­cia en don­de una con­so­la, re­cha­pa­da en ma­de­ra y fo­rra­da de te­la en su fren­te, ha­ce a la vez las fun­cio­nes de ca­be­ce­ra, de es­tan­te y de me­si­llas de no­che. Bajo la ven­ta­na se di­se­ñó un mue­ble con ca­jo­ne­ras que re­co­rre to­da la pa­red. La do­ble al­tu­ra del te­cho per­mi­tió ga­nar un ter­cer ni­vel que vue­la so­bre el dis­tri­bui­dor, des­ti­na­do a des­pa­cho.

La ilu­mi­na­ción es te­nue, re­gu­la­ble y con­for­ta­ble, apo­ya­da por lám­pa­ras de au­tor co­mo la Aka­ne, di­se­ña­da por Llau­det, que a par­tir de una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca ple­ga­ble y una gran pan­ta­lla de pa­pi­ro na­tu­ral, con­si­gue una luz cá­li­da que re­cuer­da a los tra­di­cio­na­les fa­ro­li­llos orientales.

Los to­nos pie­dras, ca­quis, azu­les océano y ma­rro­nes pardo; los ma­te­ria­les no­bles co­mo la ma­de­ra, el hie­rro, el al­go­dón o el lino; los mue­ble an­ti­guos re­cu­pe­ra­dos, y un to­que de­fi­ni­ti­va­men­te jo­ven co­mo las fo­to­gra­fías en blan­co y ne­gro de Ale­xis de Vi­lar, for­man un mun­do de con­tras­tes que en­ri­que­cen y dan al­ma a es­te apar­ta­men­to. “Ca­da rin­cón tie­ne su his­to­ria –di­ce Llau­det–, ca­da de­ta­lle nos cuen­ta al­go… Un pe­que­ño mun­do lleno de vi­ven­cias, historias y via­jes”.

1 La es­ca­le­ra de ca­ra­col une los tres ni­ve­les del apar­ta­men­to. En el se­gun- do ni­vel, el dis­tri­bui­dor de la gran sui­te con el des­pa­cho en la par­te al­ta

1

2 Las cor­ti­nas ve­ne­cia­nas se­pa­ran la cocina de la sa­la. La me­sa del ‘of­fi­ce’ se con­vier- te en es­tan­te­ría por el otro la­do

2

4 En la sa­la, li­bre­ría con chi­me­nea de eta­nol em­po­tra­da, sofá rea­li­za­do a me­di­da y mue­bles an­ti­guos re­cu­pe­ra­dos

4

3

3 El dor­mi­to­rio se en­mo­que­tó con

fi­bra de co­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.