¡Que se va­yan to­dos!, co­mo en Ar­gen­ti­na

La Vanguardia - Dinero - - UL ULTIMO TUQUE - MA­RIANO GUIN­DAL

Ma­riano Ra­joy es­tá con­ven­ci­do que el de­ba­te so­bre el Es­ta­do de la Nación del 25 y 26 de fe­bre­ro se­rá co­ser y can­tar. Cree que el je­fe de la opo­si­ción, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, no tie­ne na­da que ha­cer, da­do que fue par­te de un Go­bierno que de­jó a Es­pa­ña al bor­de de la quie­bra. Por tan­to, su es­tra­te­gia de “cuan­to peor me­jor” se le vol­ve­rá con­tra él co­mo un bu­me­rán: “O te ca­llas, o re­co­no­ces el mé­ri­to de la gen­te”. Sin em­bar­go, las co­sas no son tan sen­ci­llas y en po­co tiem­po “las ca­ñas se van a vol­ver lan­zas”.

Al je­fe del Eje­cu­ti­vo le gus­ta­ría re­pe­tir el de­ba­te del año an­te­rior, en el que la eco­no­mía fue el centro de aten­ción. Las co­sas em­pie­zan a ir me­jor y la re­cu­pe­ra­ción se pre­sen­ta co­mo su me­jor ar­ma. Ade­más, por en­ton­ces la co­mi­sión de ex­per­tos ya ha­brá he­cho pú­bli­ca su pro­pues­ta so­bre la re­for­ma fis­cal y eso le per­mi­ti­rá sa­car pe­cho anun­cian­do una re­ba­ja de los im­pues­tos: “El PP cum­ple”. Es­pa­ña ce­rró el año con un dé­fi­cit pú­bli­co del 6,5%, cum­plien­do así su com­pro­mi­so con la Unión Eu­ro­pea en con­tra de to­do pro­nós­ti­co, y aun­que el pa­ro si­gue sien­do un pro­ble­ma de en­ver­ga­du­ra, es­te año se crea­rán más de 60.000 em­pleos ne­tos. Di­cho con la pa­la­bras de Aznar, “Es­pa­ña va bien”.

Sin em­bar­go, ese no va a ser el te­ma es­tre­lla de es­te im­por­tan­te de­ba­te sino la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que aso­la el país, y que tie­ne su centro neu­rál­gi­co en la se­ce­sión de Ca­ta­lun­ya. To­dos los dipu­tados son cons­cien­tes de que en las pró­xi­mas se­ma­nas ten­drán que po­si­cio­nar­se so­bre la ce­le­bra­ción o no del re­fe­rén­dum so­be­ra­nis­ta. El te­mor a que se pro­duz­ca un cho­que de tre­nes es­tá so­bre la me­sa y, se quie­ra o no, se­rá lo que cen­tre el de­ba­te. Pro­ba­ble­men­te sea el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal quien se ha­ga car- go de la cues­tión, sus­pen­dien­do cau­te­lar­men­te la con­sul­ta mien­tras es­tu­dia su le­ga­li­dad. Pe­ro eso no evi­ta­rá el en­fren­ta­mien­to político. En es­te te­rreno Ru­bal­ca­ba tie­ne más mar­gen de ma­nio­bra. In­ten­ta­rá uti­li­zar a Du­ran Llei­da pa­ra ha­cer un sánd­wich uti­li­zan­do a Ra­joy co­mo lon­cha. La pro­pues­ta fe­de­ra­lis­ta del PSOE y la ter­ce­ra vía de Unió ca­san bien.

En es­te es­ce­na­rio, el por­ta­voz del PNV, Ai­tor Es­te­ban, apro­ve­cha­rá la oca­sión pa­ra reivin­di­car una ges­tión más au­daz por par­te del Go­bierno pa­ra po­ner fin al pro­ce­so de paz en Eus­ka­di y ter­mi­nar con el te­rro­ris­mo de ETA. En el fon­do lo que plan­tea­rá es que se lle­gue has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias con el pro­ce­so de ar­mas por pre­sos. Una cues­tión muy es­pi­no­sa pa­ra los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios.

Y, na­tu­ral­men­te, ter­mi­na­rá sa­lien­do la cri­sis de la mo­nar­quía, la opor­tu­ni­dad de ace­le­rar la su­ce­sión del Prín­ci­pe Fe­li­pe, y los pro­ble­mas de co­rrup­ción que afec­tan de lleno tan­to al PP, con el ca­so Bár­ce­nas, co­mo al PSOE, por los ERE de An­da­lu­cía.

En de­fi­ni­ti­va, en el de­ba­te del Es­ta­do de la Nación se es­ce­ni­fi­ca­rá una Es­pa­ña que es­tá sa­lien­do de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca, pe­ro que no ha su­pe­ra­do la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que afec­ta de lleno a los dos gran­des par­ti­dos, a los agen­tes so­cia­les y al res­to de los pi­la­res que sos­tie­nen el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, in­clui­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. En es­te con­tex­to, ni Ra­joy ni Ru­bal­ca­ba pue­den ol­vi­dar que quie­nes es­tán sien­do cues­tio­na­dos son ellos; se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta del CIS, es­ta­mos en un país sin li­de­raz­go, da­do que en­tre am­bos no su­pe­ran el 20% de con­fian­za po­pu­lar.

En el de­ba­te del pró­xi­mo 25-F lo que se va a vi­sua­li­zar es el pri­mer pa­so del fin del bi­par­ti­dis­mo y, por tan­to, de la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Tal vez es­te­mos an­te el ini­cio del “¡que se va­yan to­dos!”, co­mo ocu­rrió en la Ar­gen­ti­na de prin­ci­pios de si­glo y que dio pa­so a la lle­ga­da del po­pu­lis­mo iz­quier­dis­ta de cor­te na­cio­na­lis­ta que en­car­nó el ma­tri­mo­nio Kirch­ner. Las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo del 25 de ma­yo se­rán el si­guien­te pa­so. To­do ha­ce pre­sa­giar un fuer­te des­ca­la­bro del PP y del PSOE y un fuer­te avan­ce del es­pa­ño­lis­mo de UP­yD, en­ca­be­za­do por Ro­sa Díaz, y del iz­quier­dis­mo de IU, coor­di­na­do por Ca­yo La­ra.

Si es­ta ten­den­cia se vol­vie­se a re­pe­tir en Ca­ta­lun­ya a fi­na­les del 2014 con el triun­fo de ERC y se pro­yec­ta­se a las elec­cio­nes te­rri­to­ria­les y a las ge­ne­ra­les del 2015 nos en­con­tra­ría­mos con un país in­go­ber­na­ble.

En el de­ba­te del es­ta­do de la nación se es­ce­ni­fi­ca­rá una Es­pa­ña que es­tá sa­lien­do de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca, pe­ro que no ha su­pe­ra­do la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que afec­ta de lleno a los dos gran­des par­ti­dos, a los agen­tes so­cia­les y al res­to de los pi­la­res que sos­tie­nen el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.