La pri­me­ra da­ma de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria

La pre­si­den­ta de la Reserva Fe­de­ral ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad al fren­te de la ins­ti­tu­ción mo­ne­ta­ria

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Ma­nuel Estapé Tous

La pre­si­den­ta de la Fed ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad al fren­te de la ins­ti­tu­ción mo­ne­ta­ria y fi­ja la prio­ri­dad en el em­pleo.

Asus 67 años, Ja­net Ye­llen pa­só es­te mar­tes –con el acier­to pre­vis­to– la prue­ba de fue­go de res­pon­der a los (es­cép­ti­cos) con­gre­sis­tas del Comité de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes es­ta­dou­ni­den­se, más preo­cu­pa­dos por el po­ten­cial ries­go in­fla­cio­nis­ta tras cin­co años con ti­pos de in­te­rés al 0,25%, de las su­ce­si­vas po­lí­ti­cas no con­ven­cio­na­les de ex­pan­sión mo­ne­ta­ria cuan­ti­ta­ti­va (una, dos y tres) que han mul­ti­pli­ca­do por cua­tro el vo­lu­men del ba­lan­ce de la Reserva Fe­de­ral. Y sin em­bar­go, per­sis­ten las ci­ca­tri­ces en el mer­ca­do de tra­ba­jo des­pués del co­lap­so pro­vo­ca­do por la Gran Re­ce­sión de 2008-2009 y una re­cu­pe­ra­ción con una crea­ción de em­pleo anor­mal­men­te ba­ja.

El fa­lli­do in­ten­to de Ba­rack Oba­ma de nom­brar al po­lé­mi­co bo­ca­zas Larry Sum­mers al fren­te de la Reserva Fe­de­ral con­fir­mó que Ja­net Ye­llen, nú­me­ro dos de la ins­ti­tu­ción des­de el 2010, era la per­so­na ideal pa­ra sus­ti­tuir a Ben Ber­nan­ke. El re­le­vo ne­ce­sa­rio pa­ra una tran­si­ción muy suave. No en vano, en un sis­te­ma mo­ne­ta­rio de pa­pel mo­ne­da la cre­di­bi­li­dad del ban­co cen­tral y su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar con­fian­za es de­ter­mi­nan­te. Ye­llen siem­pre apo­yó la vo­lun­tad de Ber­nan­ke de con­se­guir una Fed más trans­pa­ren­te y más pre­vi­si­ble.

Ele­gi­da, cien años des­pués de la crea­ción de la Fed, pri­me­ra mu­jer al fren­te de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos, Ye­llen te­nía la lec­ción apren­di­da. De­fen­der sus po­si­cio­nes con fir­me­za y cortesía. Sub­ra­yar la “con­ti­nui­dad” de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con pa­la­bras idén­ti­cas a las de Ber­nan­ke: la eco­no­mía es­tá re­cu­pe­rán­do­se lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra per­mi­tir la re­ti­ra­da men­sual de 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res de com­pras de deu­da a lar­go pla­zo –han ba­ja­do de 85.000 mi­llo­nes a 65.000 mi­llo­nes– pe­ro to­da­vía ne­ce­si­ta la ayu­da de un “ex­ten­so pe­rio­do” de ti­pos de in­te­rés muy ba­jos. En es­te te­rreno sus pa­la­bras tam­bién iban di­ri­gi­das a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y, es­pe­cial­men­te, a los emer­gen­tes pa­ra re­cor­dar­les que la Fed pue­de ser vir­tual­men­te lo más pa­re­ci­do al ban­co cen­tral mun­dial, pe­ro en nin­gún ca­so ol­vi­da­rá que su mi­sión se cen­tra en los Es­ta­dos Uni­dos. Na­die de­be­ría du­dar­lo des­pués de la uni­la­te­ral in­con­ver­ti­bi­li­dad del dó­lar en oro el 15 de agos­to de 1971 a car­go de Ri­chard Ni­xon, y de la as­tro­nó­mi­ca (22%) subida de los ti­pos de in­te­rés a car­go de Paul Volc­ker en­tre 1979 y 1981, for­zan­do, en agos­to del 1982, la sus­pen­sión de pa­gos de Mé­xi­co (en­deu­da­do a ti­pos va­ria­bles y en un dó­lar que no de­ja­ba de apre­ciar­se). Amé­ri­ca La­ti­na per­dió una dé­ca­da.

Los con­gre­sis­tas ne­ce­si­ta­ban es­cu­char que, por mu­chas que­jas que lle­guen des­de los emer­gen­tes por el in­cre­men­to de sus cos­tes fi­nan­cie­ros, la Reserva Fe­de­ral no con­di­cio­na­rá su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria a los in­tere­ses de otros paí­ses. Más aún, las tur­bu­len­cias en los mer­ca­dos emer­gen­tes con des­equi­li­brios ex­te­rio­res “no su­po­nen un ries­go pa­ra las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo, res­pon­dien­do al go­ber­na­dor del Ban­co de In­dia, Rag­hu­ram Ra­jan, quien ha­ce un mes ase­gu­ró que la Fed “se la­va las ma­nos” an­te los pro­ble­mas de los emer­gen­tes.

Aun­que más de un Fed wat­cher elo­gió a Ye­llen por ha­ber cum­pli­do la re­gla de oro del ban­que­ro cen­tral, ser conv e n i e n t e men­te abu­rri­da, lo cier­to es que es­ta eco­no­mis­ta con la bue­na cos­tum­bre de no ol­vi­dar que los pa­ra­dos son se­res hu­ma­nos, te­nía una pa­pe­le­ta di­fí­cil. Den­tro de su po­lí­ti­ca de guiar a los mer­ca­dos ad­vir­tién­do­les de los pró­xi­mos pa­sos en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, Ber­nan­ke ase­gu­ró pri­me­ro que man­ten­dría los ti­pos ba­jos has­ta me­dia­dos del 2014 y más tar­de, has­ta que la ta­sa de pa­ro ba­ja­se del 6,5%. El pro­ble­ma es que es­te in­di­ca­dor ya se acer­ca al ci­ta­do ni­vel (6,6%) en un con­tex­to de ba­ja crea­ción de em­pleo (ape­nas más de cien mil en los dos úl­ti­mos me­ses) y de dis­mi­nu­ción de la po­bla­ción ac­ti­va por mo­ti­vos co­yun­tu­ra­les –la re­cu­pe­ra­ción sin em­pleo ha des­ani­ma­do a mu­chas per­so­nas can­sa­das de en­viar cu­rrícu­los sin re­ci­bir res­pues­tas– y es­truc­tu­ra­les, la ju- bi­la­ción pro­gre­si­va de los hi­jos del baby boom ini­cia­do en 1946.

Ye­llen fue muy cla­ra: “Fran­quear ese um­bral (6,5%) no pro­vo­ca­rá au­to­má­ti­ca­men­te un in­cre­men­to de los ti­pos de in­te­rés”. Y res­tó im­por­tan­cia a la ta­sa de pa­ro. “La re­cu­pe­ra­ción en el mer­ca­do la­bo­ral es­tá le­jos de ha­ber­se con­se­gui­do. Las per­so­nas en pa­ro des­de ha­ce más de seis me­ses cons­ti­tu­yen una frac­ción inusual­men­te ele­va­da del to­tal de pa­ra­dos y el nú­me­ro de per­so­nas tra­ba­jan­do a tiem­po par­cial pe­ro que quie­ren tra­ba­jar a jor­na­da com­ple­ta si­gue sien­do muy al­to”. Los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción y los tra­ba­ja­do­res des­ani­ma­dos que se re­ti­ran del mer­ca­do la­bo­ral ami­no­ran el po­ten­cial de cre­ci­mien­to del país. Ye­llen da­ba la ra­zón así a quié­nes la con­si­de­ran una “pa­lo­ma” ale­ja­da de los “hal­co­nes” mo­ne­ta­ris­tas. Y lo cier­to es que, con la in­fla­ción en el 1%, la mi­tad del ob­je­ti­vo de la Fed, Ye­llen dis­po­ne de tiem­po –más de 12 me­ses, di­cen los que sa­ben lo que di­cen– has­ta que las “ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­nis­tas” ron­den el 2,5% y la pru­den­cia acon­se­je un in­cre­men­to gra­dual de ti­pos.

BLOOMBERG

Cien años des­pués de la crea­ción de la Fed, Ja­net Ye­llen es la pri­me­ra mu­jer al fren­te de la ins­ti­tu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.