Dón­de es­tán los lí­mi­tes

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

Los lí­mi­tes le­ga­les con los que la em­pre­sa se en­fren­ta a la ho­ra de de­ter­mi­nar el con­te­ni­do de los có­di­gos de con­duc­ta son los de­re­chos fun­da­men­ta­les, así co­mo los in­dis­po­ni­bles que el tra­ba­ja­dor tie­ne re­co­no­ci­dos en la le­gis­la­ción vi­gen­te y en el con­ve­nio co­lec­ti­vo de apli­ca­ción. Igual­men­te que­da li­mi­ta­da por las con­di­cio­nes que in­di­vi­dual­men­te ha­ya pac­ta­do con el tra­ba­ja­dor, o por aque­llos lí­mi­tes que se de­ri­ven de la cla­si­fi­ca­ción o gru­po pro­fe­sio­nal al que es­te ha­ya si­do asig­na­do. En ba­se al res­pe­to a es­tos lí­mi­tes, se­gún Ig­na­cio Sam­pe­re, so­cio de Jau­sas, la em­pre­sa pue­de do­tar al có­di­go de con­duc­ta de to­do el con­te­ni­do que crea ne­ce­sa­rio y ci­ta al­gu­nos re­qui­si­tos pa­ra su efi­ca­cia.

1 Con­cre­ción y cla­ri­dad.

La des­crip­ción de las ac­tua­cio­nes que el tra­ba­ja­dor de­be se­guir en su pres­ta­ción de ser­vi­cios y las prohi­bi­cio­nes que de­be res­pe­tar, de­be ser cla­ra y es­pe­cí­fi­ca, in­clu­yen­do ejem­plos que sir­van de guía.

2 Ré­gi­men san­cio­na­dor pa­ra for­ta­le­cer la exi­gi­bi­li­dad del có­di­go.

De­be se­ña­lar­se que, pa­ra su efi­caz cum­pli­mien­to, el có­di­go de con­duc­ta ha de in­cluir una pre­vi­sión de san­cio­nes en de­fen­sa de sus po­si­bles in­frac­cio­nes. La ti­pi­fi­ca­ción de las san­cio­nes de­be ser cla­ra y no dar lu­gar a con­fu­sión pa­ra evi­tar que di­cho ré­gi­men dis­ci­pli­na­rio sea de­cla­ra­do nu­lo por los tri­bu­na­les. Igual­men­te el có­di­go de­be con­te­ner un pro­to­co­lo pa­ra apli­car su ré­gi­men san­cio­na­dor, de tal for­ma que la em­pre­sa no in­cu­rra en ar­bi­tra­rie­da­des que po­drían ser cau­sas de im­pug­na­ción an­te la ju­ris­dic­ción so­cial por par­te del tra­ba­ja­dor san­cio­na­do.

3 Co­no­ci­mien­to por el tra­ba­ja­dor.

El re­qui­si­to de pu­bli­ci­dad obli­ga a la em­pre­sa a que el tex­to del có­di­go, así co­mo sus mo­di­fi­ca­cio­nes pos­te­rio­res, se no­ti­fi­quen ín­te­gra­men­te a ca­da tra­ba­ja­dor al que se di­ri­ge. La ju­ris­dic­ción so­cial vie­ne exi­gien­do a la em­pre­sa que acre­di­te di­cha no­ti­fi­ca­ción al tra­ba­ja­dor me­dian­te co­pia del có­di­go en la que cons­te el acu­se de re­ci­bo del tra­ba­ja­dor con fir­ma ma­nus­cri­ta.

4 Evi­tar la to­le­ran­cia de su in­cum­pli­mien­to.

La to­le­ran­cia de los in­cum­pli­mien­tos adultera la efi­ca­cia del có­di­go in­terno y pue­de com­por­tar que los tri­bu­na­les re­cha­cen la apli­ca­ción de san­cio­nes por las in­frac­cio­nes del mis­mo cuan­do, en si­tua­cio­nes an­te­rio­res equi­va­len­tes, la em­pre­sa no apli­có di­cho ré­gi­men con el mis­mo ri­gor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.