Eu­ro­pa, un mer­ca­do en con­so­li­da­ción

El 2014 ha arran­ca­do en las bol­sas del con­ti­nen­te con la mis­ma fuer­za con que ce­rró en cuan­to a ofer­tas pú­bli­cas de ac­cio­nes (IPO)

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Mar­tí Fi­gue­ro­la

El mer­ca­do de las sa­li­das a bol­sa (IPO, initial pu­blic of­fe­ring) ha arran­ca­do en Eu­ro­pa con la mis­ma fuer­za con la que aca­bó el 2013, se­gún in­di­can to­dos los ban­cos de in­ver­sión con­sul­ta­dos. El mer­ca­do eu­ro­peo al­can­zó su ce­nit en cuan­to a es­te ti­po de ope­ra­cio­nes un ya le­jano 2007, año en el que se re­gis­tra­ron ope­ra­cio­nes por un va­lor apro­xi­ma­do de 82.000 mi­llo­nes de eu­ros. Des­pués em­pe­za­ron a ba­jar al rit­mo que mar­ca­ba la re­ce­sión y el re­trai­mien­to de los in­ver­so­res, y lle­gó a un pun­to muer­to du­ran­te la se­gun­da mi­tad del 2011.

El mer­ca­do bur­sá­til de las IPO des­per­tó nue­va­men­te en la se­gun­da mi­tad del 2012, em­pu­ja­do bá­si­ca­men­te por el de­seo de los pri­va­te equity (mu­chos de ellos de pro­ce­den­cia es­ta­dou­ni­den­se) de desprenderse de mu­chas de las po­si­cio­nes que ha­bían to­ma­do en años an­te­rio­res, y que la cri­sis ha­bía man­te­ni­do con­ge­la­das an­te la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar un com­pra­dor apro­pia­do.

Uno de los ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos de es­te nue­vo con­tex­to es el de la mul­ti­na­cio­nal da­ne­sa de ser­vi­cios a em­pre­sas ISS, que ha anun­cia­do su vo­lun­tad de sa­lir a bol­sa. Se da el ca­so de que ISS, que cuen­ta con me­dio mi­llón de em­plea­dos en to­do el mun­do, y que ofre­ce ser­vi­cios que van del ca­te­ri­ng a la se­gu­ri­dad o la lim­pie­za, ya es­tu­vo en bol­sa has­ta el 2005. Aquel año fue ad­qui­ri­da por el ban­co de in­ver­sio­nes Gold­man Sachs, que la ha man­te­ni­do en car­te­ra du­ran­te to­do es­te pe­rio­do an­te la im­po­si­bi­li­dad de ven­der­la.

En al me­nos dos oca­sio­nes, en el 2007 y el 2011, Gold­man Sachs tu­vo que pos­po­ner su de­seo de sa­car­la a bol­sa an­te las ma­las vi­bra­cio­nes que le lle­ga­ban de los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les. Po­cos me­ses des­pués, cuan­do pa­re­cía que to­do que­da­ba arre­gla­do, la bri­tá­ni­ca G4S, que ope­ra en el mis­mo sec­tor, le dio plan­tón. De ahí que el ban­co de in­ver­sión es­ta­dou­ni­den­se ten­ga una ur­gen­cia es­pe­cial pa­ra que es­ta co­lo­ca­ción sea aho­ra un éxi­to.

No son las úni­ca sa­li­das al mer­ca­do de gran­des em­pre­sas. En lo que lle­va­mos de mes de fe­bre­ro, y se­gún da­tos de Dea­lo­gic, se han pro­du­ci­do ya ope­ra­cio­nes por va­lor de 2.180 mi­llo­nes de eu­ros y es­tá en pro­yec­to la sa­li­da al mer­ca­do de al me­nos otros dos re­tai­lers bri­tá­ni­cos, Pund­land y Pets at Ho­me, y otro ya en curso, AO, un ven­de­dor de elec­tro­do­més­ti­cos on li­ne. Se tra­ta de ca­sos ex­cep­cio­na­les, en los que los re­cur­sos cap­ta­dos ser­vi­rán pa­ra am­pliar ne­go­cios.

Sin em­bar­go, la ma­yor par­te de ope­ra­cio­nes en mar­cha, o que se es­tán plan­tean­do, obe­de­cen a la pri­me­ra op­ción, es­to es, al de­seo de los ac­tua­les ac­cio­nis­tas de mar­char­se de las em­pre­sas que sa­len a bol­sa, o al me­nos de re­du­cir de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va su po­si­ción. Es el ca­so, por ejem­plo, del mag­na­te no­rue­go John Fre­drik­sen, el se­gun­do ma­yor in­ver­sor del gru­po tu­rís­ti­co alemán TUI AG, que se plan­tea una ofer­ta de su par­ti­ci­pa­ción en el con­sor­cio, aho­ra mis­mo del 22%.

Es el ca­so tam­bién de la fir­ma de in­ver­sión fran­ce­sa Eu­ra­zeo,

A di­fe­ren­cia de los años de bo­nan­za, los re­cur­sos cap­ta­dos son pa­ra ac­cio­nis­tas y no pa­ra am­pliar ne­go­cio ISS y Pund­land son las ope­ra­cio­nes en pers­pec­ti­va. Eu­ra­zeo se plan­tea tam­bién una IPO de Eu­rop­car

que ha con­tra­ta­do los ser­vi­cios de Roths­child pa­ra ase­so­rar en la sa­li­da a bol­sa de la fir­ma de al­qui­ler de au­to­mó­vi­les Eu­rop­car. La op­ción al­ter­na­ti­va a es­ta ofer­ta se­ría la venta di­rec­ta de la em­pre­sa, en es­te ca­so, con Hertz co­mo prin­ci­pal can­di­da­to a la ad­qui­si­ción.

Es­te ti­po de ope­ra­cio­nes han he­cho du­dar a al­gu­nos ana­lis­tas de la ro­bus­tez del mer­ca­do de IPO en Eu­ro­pa. Se­gún da­tos de Dia­geo, dos ter­ce­ras par­tes de los fon­dos cap­ta­dos por las ofer­tas de bol­sa eu­ro­peas en el 2003 (que su­ma­ron un to­tal de 26.700 mi­llo­nes de eu­ros) fue­ron a pa­rar a pro­pie­ta­rios de las em­pre­sas que sa­lie­ron a ofer­ta.

Es de­cir, no se es­ta­ría crean­do ri­que­za nue­va, sino que es­ta cam­bia­ría sim­ple­men­te de ma­nos. Los por­cen­ta­jes es­tán muy le­jos de los al­can­za­dos en el 2007 (úl­ti­mo año con un mer­ca­do par­cial­men­te nor­ma­li­za­do), don­de só­lo un 40% de los re­cur­sos cap­ta­dos fue­ron a nue­vas in­ver­sio­nes. Se tra­ta de un da­to que es­tá muy le­jos tam­bién de lo que ocu­rre en EE.UU., don­de prác­ti­ca­men­te el 70% de los fon­dos que se cap­tan en las bol­sas sir­ven pa­ra fi­nan­ciar nue­vas in­ver­sio­nes y no pa­ra re­sar­cir a an­ti­guos pro­pie­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.