EE.UU. re­su­ci­ta el sa­la­rio mí­ni­mo

On­ce es­ta­dos ya lo han au­men­ta­do y Oba­ma de­fien­de un in­cre­men­to del 40% y li­gar­lo a la in­fla­ción

La Vanguardia - Dinero - - INFRAESTRUCTURAS - Ma­nuel Estapé Tous

Es­pe­jis­mo o ten­den­cia? Tras de­ce­nios de ero­sión inexo­ra­ble del po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio mí­ni­mo y de una de­cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de los sa­la­rios en el PIB de Es­ta­dos Uni­dos –evo­lu­ción co­rre­la­ti­va a una ex­plo­sión de las de­sigual­da­des de ren­ta y pa­tri­mo­nio– una co­rrien­te ma­yo­ri­ta­ria de la opi­nión y Ba­rack Oba­ma –en pos de al­gún le­ga­do his­tó­ri­co– han coin­ci­di­do en po­ner re­me­dio a la di­ver­gen­cia en­tre sa­la­rios mí­ni­mos, in­fla­ción y me­jo­ras de la pro­duc­ti­vi­dad. Una di­ver­gen­cia ini­cia­da en 1979 con That­cher y Rea­gan y el de­cli­ve, por no de­cir co­lap­so, sin­di­cal, víc­ti­ma de la desin­dus­tria­li­za­ción or­ga­ni­za­da por y en los paí­ses ri­cos.

Des­de el pa­sa­do pri­me­ro de enero, tre­ce es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos del nor­des­te –Nue­va York, Nue­va Jer­sey, Con­nec­ti­cut y Rho­de Is­land, en­tre otros– apro­ba­ron un in­cre­men­to des­de el sa­la­rio mí­ni­mo fe­de­ral de 7,25 dó­la­res (5,28 eu­ros) con­ge­la­do des­de el 2009 has­ta 9 dó­la­res (6,56 eu­ros) el pró­xi­mo año.

En to­tal, en vein­tiún es­ta­dos el sa­la­rio mí­ni­mo ya es su­pe­rior al fe­de­ral. To­mán­do­se al pie de la le­tra las en­se­ñan­zas de Adam Smith, Da­vid Ri­car­do y Karl Marx, el sa­la­rio mí­ni­mo fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se se acer­ca al mí­ni­mo de sub­sis­ten­cia pa­ra re­pro­du­cir la es­pe­cie (fu­tu­ros tra­ba­ja­do­res). Cer­ca del um­bral de po­bre­za (11.170 dó­la­res anua­les, 8.147 eu­ros) y en­tran de lleno si una o más per­so­nas de­pen­den de esos in­gre­sos. En con­cre­to, asu­mien­do 40 ho­ras se­ma­na­les a 7,25 dó­la­res la ho­ra y 50 se­ma­nas anua­les de tra­ba­jo se ob­tie­nen 14.500 dó­la­res (10.575 eu­ros). A 10,10 dó­la­res la ho­ra (7,36 eu­ros), los in­gre­sos anua­les su­birían a 20.200 dó­la­res (14.735 eu­ros).

En las en­cues­tas, el apo­yo a la me­di­da es un con­tun­den­te 76%. En el Con­gre­so, los de­mó­cra­tas res­pal­dan la ini­cia­ti­va Oba­ma de una subida tam­bién pro­gre­si­va y has­ta 10,10 dó­la- res (7,36 eu­ros) en el 2016. Aun­que el nú­me­ro de per­cep­to­res de la re­tri­bu­ción mí­ni­ma au­to­ri­za­da no es muy ele­va­do en mi­llo­nes –3,6 se­gún la Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les–, Es­ta­dos Uni­dos cuen­ta con cin­cuen­ta mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res po­bres, que per­ci­ben me­nos del 60% de la mi­tad que se­pa­ra la po­bla­ción en dos par­tes. Y una subida del sa­la­rio mí­ni­mo del 40% –co­mo de­fien­de Ba­rack Oba­ma– em­pu­ja­ría ha­cia arri­ba mi­llo­nes de sa­la­rios, no mí­ni­mos, pe­ro sí muy ba­jos. Die­ci­séis y me­dio de mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res sal­drían be­ne­fi­cia­dos, se­gún la Ofi­ci­na Pre­su­pues­ta­ria del Con­gre­so.

Por si es­ta subida del sa­la­rio mí­ni­mo no con­tra­vi­nie­ra el man­tra de­fla­cio­nis­ta de la de­va­lua­ción in­ter­na que so­por­ta­mos por es­tos la­res, Oba­ma y la opi­nión es­ta­dou­ni­den­se, no se ol­vi­den, ador­nan su pro­pues­ta del in­cre­men­to has­ta los 10,10 dó­la­res por ho­ra en dos años con la ini­cia­ti­va de li­gar­lo a par­tir de en­ton­ces –lo que no ocu­rría has­ta aho­ra (co­mo de­fien­den los eco­no­mis­tas de la troi­ka y los ex­per­tos en pen­sio­nes)– a la in­fla­ción. Se tra­ta de

Oba­ma de­fien­de una subida de 7,25 dó­la­res la ho­ra a 10,10 en el sa­la­rio mí­ni­mo y la opi­nión res­pal­da re­vi­sar­la con la in­fla­ción

vin­cu­lar la re­tri­bu­ción mí­ni­ma le­gal a la evo­lu­ción de la in­fla­ción pa­ra que no pier­da po­der ad­qui­si­ti­vo, ni se con­vier­ta en ob­je­to de dispu­ta po­lí­ti­ca. Jus­to lo con­tra­rio de lo que re­co­mien­dan Bru­se­las, Frankfurt y Ber­lín.

Y pa­ra que vean has­ta qué pun­to los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de- ran ne­ce­sa­rio vin­cu­lar los sa­la­rios mí­ni­mos con la in­fla­ción, nue­ve es­ta­dos apli­ca­ron ya en enero es­ta re­vi­sión: Ari­zo­na, Co­lo­ra­do, Flo­ri­da, Mi­su­ri, Mon­ta­na, Ohio, Ore­gón, Ver­mont y Was­hing­ton. Y Mas­sa­chu­setts, Nue­vo Ham­ps­hi­re, Mary­land, Min­ne­so­ta y Dakota del Sur se pro­nun­cia­rán es­te año al res­pec­to.

La ma­gia de es­te pro­ce­so es­tá en que se pro­du­ce en un país don­de sue­le cul­par­se a la víc­ti­ma (en pa­ro) de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra. Don­de un ter­cio de la po­bla­ción es­tá en po­si­cio­nes Tea Party y su an­da­mia­je teó­ri­co les di­ce que el pleno em­pleo es na­tu­ral y que el pa­ra­do es aque­lla per­so­na que rea­li­za un ar­bi­tra­je (¿qué com­pen­sa más?) en­tre tra­ba­jar y es­tar ocio­so y es­co­ge lo se­gun­do. El pa­ra­dig­ma neo­li­be­ral nos ex­pli­ca que, en­tre 1929 y 1941, y des­de el 2008 se han pro­du­ci­do dos bur­bu­jas sin pre­ce­den­tes de la pre­dis­po­si­ción al ocio del per­so­nal.

P. MAROVICH / BLOOMBERG

Ba­rack Oba­ma tra­ta de po­ner re­me­dio a la di­ver­gen­cia en­tre sa­la­rios mí­ni­mos y me­jo­ras de la pro­duc­ti­vi­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.