El tes­ta­men­to de Da­vid Ta­guas

El eco­no­mis­ta pi­de re­du­cir en sie­te pun­tos el sec­tor pú­bli­co pa­ra po­der in­ver­tir y sa­lir de la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Te­nía que ser una he­rra­mien­ta de dis­cu­sión. Un ins­tru­men­to con el que Da­vid Ta­guas, a tra­vés de en­tre­vis­tas, re­se­ñas, de­ba­tes y ré­pli­cas, ex­pu­sie­ra sus con­si­de­ra­cio­nes crí­ti­cas y, co­mo siem­pre, bien fun­da­men­ta­das so­bre la a su jui­cio erró­nea ma­ne­ra en la que se es­tá con­du­cien­do la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca en Es­pa­ña. Pe­ro, ines­pe­ra­da­men­te, el li­bro Cua­tro bo­das y un fu­ne­ral, pu­bli­ca­do ha­ce ape­nas unos días, ha aca­ba­do sien­do un tes­ta­men­to, ya que Ta­guas ha fa­lle­ci­do de ma­ne­ra ful­mi­nan­te a cau­sa de un in­far­to. Un tes­ta­men­to del que, sin du­da, con­vie­ne no só­lo to­mar no­ta sino ha­blar, y que pro­po­ne me­di­das que no gus­ta­rán a mu­chos, co­men­zan­do por la inevi­ta­ble de­va­lua­ción in­ter­na –re­duc­cio­nes sa­la­ria­les glo­ba­les–, pa­ra la que, re­mar­ca, no hay al­ter­na­ti­vas y que, sin un pac­to de ren­tas, se pro­du­ci­rá igual pe­ro se­rá más lar­ga y su­pon­drá ma­yo­res sa­cri­fi­cios. in­clui­da una ge­ne­ra­ción per­di­da da­das las al­tas ta­sas de pa­ro ac­tual en­tre la ju­ven­tud.

El que fue­ra je­fe del ser­vi­cio de es­tu­dios del BBVA, je­fe de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de Za­pa­te­ro y pre­si­den­te de Seo­pan, la pa­tro­nal de los cons­truc­to­res, siem­pre mos­tró una en­vi­dia­ble ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca. Des­de muy pron­to tu­vo la vo­lun­tad de apli­car téc­ni­cas de eco­no­mía cuan­ti­ta­ti­va, no en vano trabajó en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y, más tar­de, des­de 1986, for­mó par­te del gru­po de los bo­rre­li­nes –en Ma­drid la elle fi­nal no la pro­nun­cian– de Jo­sep Borrell en la se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Ha­cien­da, un gru­po en el que es­tu­vie­ron An­to­ni Za­bal­za, Mi­guel Sebastián, Cé­sar Mo­li­nas o Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez-Pá­ra­mo.

Y en Cua­tro bo­das y un fu­ne­ral Ta­guas des­plie­ga en la me­sa los nú­me­ros pa­ra mos­trar que, a su jui­cio, pe­se a los bro­tes ver­des que pue­dan pu­bli­ci­tar­se, Es­pa­ña no va en el ca­mino ade­cua­do pa- ra sa­lir de ver­dad de seis ne­fas­tos años de re­ce­sión: pe­se a que se ven­ga afir­man­do que el pro­ble­ma real es el con­su­mo, él di­ce –y mues­tra una pa­no­plia de da­tos muy con­vin­cen­te– que la cla­ve real en es­tos momentos pa­ra sa­lir de la cri­sis es la in­ver­sión de las em­pre­sas, que es la úni­ca que en reali­dad ha su­fri­do una caí­da mo­nu­men­tal –ha pa­sa­do del 31,1% del PIB al 18,4% en los úl­ti­mos seis años, mien­tras que el pe­so del con­su­mo pú­bli­co y el pri­va­do au­men­ta­ban en el PIB– y sin la cual no ha­brá re­cu­pe­ra­ción. To­do el ex­ce­so de de­man­da que ha­bía an­tes de la cri­sis se ha co­rre­gi­do re­cor­tan­do la in­ver­sión em­pre­sa­rial... que es jus­ta­men­te el com­po­nen­te que de­be au­men­tar pa­ra una re­cu­pe­ra­ción sos­te­ni­da.

Una in­ver­sión em­pre­sa­rial que, pa­ra que el país no au­men­te de nue­vo su dé­fi­cit con el ex­te­rior, de­be fi­nan­ciar­se con aho­rro. Un aho­rro que de­be pro­ce­der de las fa­mi­lias –lo que aho­ra mis­mo es muy di­fí­cil por­que, de­nun­cia, la po­lí­ti­ca ac­tual del go­bierno es un aten­ta­do con­tra el aho­rro– y en pri­mer lu­gar de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, cu­yos pla­nes de con­so­li­da­ción, de re­duc­ción de su pe­so en el PIB, es­pe­cial­men­te el úl­ti­mo lle­va­do a ca­bo, han si­do ri­si­bles, has­ta el pun­to de que cuan­do co­men­zó la cri­sis de deu­da, en la pri­ma­ve­ra del 2010, el gas­to pú­bli­co as­cen­día al 47,1% del PIB y en sep­tiem­bre del 2013 al­can­za el 48,3%. Y ade­más han si­do he­chos con cri­te­rios con­tra­rios a las recomendaciones de los ex­per­tos, que pi­den re­cor­tar en el gas­to no pro­duc­ti­vo, jus­to al re­vés de lo que se ha he­cho aquí.

Así que pa­ra Ta­guas de­be ha­ber un nue­vo plan plu­ri­anual que re­duz­ca el pe­so del sec­tor pú­bli­co en sie­te pun­tos del PIB, lo que per­mi­ti­ría re­ver­tir las subidas im­po­si­ti­vas que han de­te­rio­ra­do el aho­rro de las fa­mi­lias, y así ace­le­rar la in­ver­sión y te­ner una re­cu­pe­ra­ción sos­te­ni­ble. Por su­pues­to, la eco­no­mía es­pa­ño­la tam­bién de­be ga­nar pro­duc­ti­vi­dad y em­pleo más es­ta­ble y de ca­li­dad, pa­ra lo que es cla­ve la apues­ta por la edu­ca­ción y por una re­for­ma del mer­ca­do de tra­ba­jo que aca­be con su dua­li­dad. En ese sen­ti­do, Ta­guas re­cuer­da que cuan­do un co­lec­ti­vo lo­gra man­te­ner su po­der ad­qui­si­ti­vo es a cos­ta de otros y que to­dos de­ben asu­mir la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo en el ac­tual pro­ce­so de des­in­fla­ción que ve im­pres­cin­di­ble y que cree que hay que ex­pli­car bien.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ / AR­CHI­VO

El fa­lle­ci­do eco­no­mis­ta Da­vid Ta­guas fo­to­gra­fia­do en el 2009 cuan­do era pre­si­den­te de Seo­pan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.