Guin­dos se va, em­pie­za la des­ban­da­da en Eco­no­mía

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - MA­RIANO GUIN­DAL

En­tre el 26 de fe­bre­ro, día en que fi­na­li­za­rá el de­ba­te so­bre el es­ta­do de la nación, y el 6 de mar­zo, en que co­men­za­rá el con­gre­so del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo (PPE) en Du­blín, la in­cer­ti­dum­bre pa­ra­li­za­rá la Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la. La ra­zón es que se­rá en ese cón­cla­ve don­de Ma­riano Ra­joy anun­cie quién se­rá el can­di­da­to, el ca­be­za de lis­ta del PP, a las elec­cio­nes eu­ro­peas del 25 de ma­yo. Y se­rá en ese mo­men­to cuan­do se anun­cie una re­mo­de­la­ción del Go­bierno que afectará fun­da­men­tal­men­te al equi­po eco­nó­mi­co. To­do ha­ce pen­sar que Luis de Guin­dos tie­ne mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra a ocu­par un im­por­tan­te car­go en Eu­ro­pa.

El plan­tea­mien­to es el si­guien­te: los di­ri­gen­tes con­ser­va­do­res han lle­ga­do a la con­clu­sión de que es fun­da­men­tal dar con­te­ni­do y pe­so de­mo­crá­ti­co a los nue­vos co­mi­sa­rios eu­ro­peos que con­fi­gu­ren el go­bierno co­mu­ni­ta­rio tras los co­mi­cios. Por tan­to, quien as­pi­re a te­ner una car­te­ra en el Eje­cu­ti­vo eu­ro­peo ha de con­cu­rrir a las elec­cio­nes. Ra­joy, acon­se­ja­do por su so­ció­lo­go de ca­be­ce­ra, Pe­dro Arrio­la, ha de­ci­di­do crear una can­di­da­tu­ra muy só­li­da y con un con­te­ni­do eco­nó­mi­co muy fuer­te.

El ob­je­ti­vo es do­ble: que el elec­to­ra­do vi­sua­li­ce la im­por­tan­cia de es­tas elec­cio­nes, da­do que las gran­des de­ci­sio­nes se to­man en Bru­se­las, y, en con­se­cuen­cia, la im­por­tan­cia vi­tal de re­for­zar la pre­sen­cia es­pa­ño­la. Pe­ro, ade­más, se pre­ten­de amor­ti­guar la de­ba­cle que los son­deos va­ti­ci­nan al par­ti­do gu­ber­na­men­tal. Por tan­to, no se­ría de ex­tra­ñar que en las lis­tas del PP pue­dan ir hom­bres del pe­so de los mi­nis­tros de Agri­cul­tu­ra, Mi­guel Arias Ca­ñe­te, de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Mar­ga­llo, o del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la Unión Eu­ro- pea, Iñi­go Mén­dez Vi­go, en­tre otros.

Se tra­ta de una apues­ta muy fuer­te pe­ro que me­re­ce la pe­na. Du­ran­te el con­gre­so del PPE de Du­blín se va a ele­gir al po­si­ble sus­ti­tu­to de Jo­sé Ma­nuel Du­rão Barroso co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y Es­pa­ña tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra co­lo­car a un can­di­da­to. De mo­men­to cuen­ta con el apo­yo de Ale­ma­nia. Mer­kel es cons­cien­te de que ese pues­to tie­ne que que­dar­se en el sur y sa­be que Ra­joy es su me­jor alia­do tras ha­ber he­cho una drás­ti­ca de­va­lua­ción in­ter­na si­guien­do sus con­se­jos. Me­jor un español que un fran­cés o un ita­liano, y los por­tu­gue­ses no pue­den re­pe­tir. Pe­ro pa­ra lo­grar­lo he­mos de te­ner un buen can­di­da­to.

Ló­gi­ca­men­te, no va a re­sul­tar fá­cil ha­cer­se con la pre­si­den­cia eu­ro­pea, pe­ro, si lo ha lo­gra­do un por­tu­gués, ¿por qué no pue­de un español? Con­se­guir­lo su­pon­dría man­dar un men­sa­je muy cons­truc­ti­vo al mun­do: Eu­ro­pa sa­le de la cri­sis y los PIGS –acró­ni­mo pe­yo­ra­ti­vo pa­ra re­fe­rir­se a Por­tu­gal, Ita­lia, Gre­cia y Es­pa­ña– se le­van­tan y re­cu­pe­ran su pa­pel de par­te esen­cial del pro­yec­to eu­ro­peo.

En cual­quier ca­so, y por si no fue­se po­si­ble, Es­pa­ña va a in­cre­men­tar su pe­so en Eu­ro­pa. La re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal que­dó muy dis­mi­nui­da al per­der la vi­ce­pre­si­den­cia del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo por la sa­li­da de Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez Pá­ra­mo. Por tan­to, con­ser­var una de las vi­ce­pre­si­den­cias de la Co­mi­sión, que ac­tual­men­te ocu­pa el co­mi­sa­rio de la Com­pe­ten­cia, Joa­quín Al­mu­nia, pa­re­ce se­gu­ro. Es un pues­to en el que Guin­dos po­dría te­ner mu­chas po­si­bi­li­da­des, o al me­nos pa­ra sus­ti­tuir a Je­roen Dijs­sel­bloem, co­mo pre­si­den­te per­ma­nen­te del Eu­ro­gru­po.

Lo que es­tá cla­ro es que a Guin­dos se le ha que­da­do pe­que­ño su mi­nis­te­rio. Ha he­cho lo que vino a ha­cer: la re­for­ma fi­nan­cie­ra y la crea­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia, y ade­más lo ha he­cho ra­zo­na­ble­men­te bien. Por tan­to, es le­gí­ti­ma su as­pi­ra­ción a dar un sal­to ade­lan­te. Es­to lo sa­ben sus co­la­bo­ra­do­res y al­tos car­gos del mi­nis­te­rio, quie­nes han co­men­za­do a bus­car­se una sa­li­da pro­fe­sio­nal. De mo­men­to, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía, Fer­nan­do Ji­mé­nez La­to­rre, se­rá a par­tir de no­viem­bre el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

A Guin­dos le po­dría sus­ti­tuir el res­pon­sa­ble de la ofi­ci­na eco­nó­mi­ca del Go­bierno, Ál­va­ro Na­dal, co­mo quie­re Mon­to­ro, quien se con­ver­ti­ría en vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co.

Du­ran­te el con­gre­so del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo de Du­blín se va a ele­gir al po­si­ble sus­ti­tu­to de Jo­sé Ma­nuel Du­rão Barroso co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, y Es­pa­ña tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des pa­ra co­lo­car a un can­di­da­to y Luis de Guin­dos, mu­chas pa­pe­le­tas de ser­lo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.