San­tua­rio en el Born

La es­cri­to­ra Án­ge­la Be­ce­rra ha cons­trui­do un lu­gar pa­ra crear

La Vanguardia - Dinero - - ESPACIOS - Mar­ga­ri­ta Puig ÁN­GE­LA BE­CE­RRA. eu­ros). eu­ros) 3.450 1.938 LI­BRE­TAS. CA­RA­CO­LAS. SI­LLAS. nez Llo­re­da (a par­tir 800 eu­ros) LÁM­PA­RA. Mor­ning Glory. 3.955 eu­ros) DI­VI­NI­DAD.

Es un am­plio prin­ci­pal de la gó­ti­ca ca­lle Ba­rra de Fe­rro, ca­si a los pies del Mu­seo Pi­cas­so, que la es­cri­to­ra Án­ge­la Be­ce­rra trans­for­mó pri­me­ro en un be­llo loft y, con el tiem­po, en su par­ti­cu­lar san­tua­rio. Aquí la ga­na­do­ra del pre­mio Pla­ne­ta-Ca­sa de Amé­ri­ca 2009 por Ella, que to­do lo tu­vo ha en­con­tra­do los me­jo­res rin­co­nes pa­ra sus san­tos.

A Fri­da, Fri­da Kal­ho, la in­ten­sa y tor­tuo­sa ar­tis­ta me­xi­ca­na que de­cía que "in­ten­té aho­gar mis do­lo­res, pe­ro ellos apren­die­ron a na­dar", le de­di­ca to­da una es­tan­te­ría, pre­ci­sa­men­te an­te una enor­me co­lec­ción de ca­ra­co­las de mar que Be­ce­rra ha re­co­gi­do por las pla­yas de to­do el mun­do. Son las mis­mas con­chas de las que ha­bla en De los amo­res ne­ga­dos, su pri­me­ra no­ve­la, pu­bli­ca­da en 2003, y que a su vez con­vi­ven en es­te es­pa­cio car­ga­do de bue­nas in­ten­cio­nes con esos re­lo­jes in­só­li­tos a los que Be­ce­rra les arran­ca las agu­jas. Con ese tic tac sin tiem­po co­mo mú­si­ca de fon­do y en­tre mue­bles de Be­ca­ra, la si­lla BKF (o But­terfly crea­da en Buenos Aires por el Gru­po Aus­tral y que se eri­gió co­mo sím­bo­lo del di­se­ño ar­gen­tino) o lám­pa­ras im­po­nen­tes co­mo la Mor­ning Glory, es­ta es­cri­to­ra ha cons­trui­do su par­ti­cu­lar mun­do de re­cuer­dos.

Es un to­rreón (en el sen­ti­do li­te­ral de la pa­la­bra) don­de Án­ge­la Be­ce­rra vi­ve y con­vi­ve con ca­da uno de los per­so­na­jes de sus li­bros que ella ase­gu­ra que "ha­cen con­mi­go lo que quie­ren". Un mix aven­tu­ra­do de re­cuer­dos, sue­ños y to­do ti­po de ca­chi­va­ches lle­nos de con­tras­tes. Hay lu­gar pa­ra las más­ca-

En el sa­lón de su san­tua­rio, so­bre chai­se longue de Be­ca­ra (

La si­lla es la But­terfly en piel de va­ca ( Cons­ti­tu­yen el em­brión de to­das sus no­ve­las En­con­tra­das por di­fe­ren­tes pla­yas del mun­do

y De Pa­tri­cia Mar­tí- Hin­dú jun­to a cua­dro de Jor­di Ca­rre­ras ras (to­dos lle­va­mos una, di­ce Be­ce­rra), pa­ra sus pri­me­ras za­pa­ti­llas de ba­llet, pa­ra su pri­mer li­bro (Pe­ter and Wendy, en una edi­ción de los años 20 que le re­ga­ló su abue­lo Efrain) o pa­ra las lu­pas... En es­te am­bien­te que hue­le a in­cien­so y des­ta­can los ta­pi­za­dos co­lo­ri­dos de las si­llas de Pa­tri­cia Mar­tí­nez Llo­re­da (de la tien­da Ópe­ra de Ar­te) lla­man tam­bién la aten­ción obras de ar­te que in­sis­ten en su ob­se­sión por del pa­so del tiem­po co­mo el di­rec­to­rio de Jor­di Ro­vi­ra o la es­ta­tua de Par­va­ti y Shi­va (dio­ses hin­dúes uni­dos en el amor: “La pri­me­ra vez la vi en un tem­plo en Bom­bay y me se­du­jo su be­lle­za, sen­sua­li­dad y ero­tis­mo. Me enamo­ré de ella y fue to­da una odi­sea con­se­guir­la”, re­cuer­da la es­cri­to­ra).

Pe­ro tam­bién sor­pren­den las mu­chas obras he­chas (fo­to­gra­fía, es­cul­tu­ra y di­bu­jo) por la pro­pie­ta­ria y to­das esas li­bre­tas lle­nas de es­cri­tos y acua­re­las que es don­de real­men­te na­cen to­dos y ca­da uno de sus per­so­na­jes, con sus ma­nías y sus pe­cu­lia­ri­da­des. “Hay una li­bre­ta pa­ra to­dos los em­brio­nes de mis no­ve­las. Esos cua­der­nos son mi ter­ce­ra mano. No pue­do vi­vir sin ellos”, ex­pli­ca es­ta mu­jer que de­jó el mun­do de la pu­bli­ci­dad (es pri­sión, di­ce) pa­ra de­di­car­se a la li­ber­tad de la es­cri­tu­ra que le per­mi­te dar rien­da suel­ta a su ener­gía. Ne­ce­si­ta ex­pe­ri­men­tar y, so­bre to­do, vi­vir nue­vos re­tos.

Aho­ra ha lle­ga­do el tea­tro. Co­men­zó ha­cien­do un guión y ya es­tá tra­ba­jan­do con Án­gel Alon­so, el di­rec­tor de La ex­tra­ña pa­re­ja, en la adap­ta­ción de Me­mo­rias de un sin­ver­güen­za de sie­te sue­las (la his­to­ria de un se­duc­tor se­vi­llano que ama y odia a par­tes igua­les) y, por su­pues­to, en si­mul­tá­neo, es­tá in­mer­sa en la que se­rá su pró­xi­ma no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.