El abo­ga­do sa­le del bu­fe­te

In­ter­na­cio­na­li­za­ción em­pre­sa­rial y desa­rro­llo de ne­go­cio cen­tran las fun­cio­nes de los nue­vos ju­ris­tas

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Pe­láez

En un mer­ca­do la­bo­ral que cam­bia ca­da día, ni las pro­fe­sio­nes más tra­di­cio­na­les se pue­den per­mi­tir de­jar de evo­lu­cio­nar. Es el ca­so de los abo­ga­dos: el mer­ca­do la­bo­ral de­man­da aho­ra ex­per­tos del ám­bi­to le­gal pa­ra po­si­cio­nes co­mo desa­rro­llo de ne­go­cio, res­pon­sa­bles de re­la­cio­nes la­bo­ra­les o lí­de­res pa­ra la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de em­pre­sas.

“El gran cam­bio de los dos úl­ti­mos años ha si­do de abo­ga­do de bu­fe­te a abo­ga­do de em­pre­sa con per­fil in­ter­na­cio­nal”, ex­pli­ca Vir­gi­nia Vi­lle­na, con­sul­to­ra del área le­gal de Hays. Las nue­vas fun­cio­nes –ne­go­cia­ción de con­tra­tos y apo­yo a la aper­tu­ra de ne­go­cio– im­pli­can que el nue­vo per­fil de­ba sa­ber idio­mas, y el in­glés no siem­pre es su­fi­cien­te. “Se es­tán pi­dien­do pro­fe­sio­na­les con ru­so o po­la­co pa­ra em­pre­sas con ne­go­cios en Eu­ro­pa del Es­te”, des­ta­ca Vi­lle­na. La orien­ta­ción co­mer­cial es otro re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble. “La reali­dad eco­nó­mi­ca te obli­ga a ser más co­mer­cial en to­dos los sec­to­res, in­clui­do el ju­rí­di­co –des­ta­ca­ba Sil­via Pé­rez-Na­va­rro, so­cia di­rec­to­ra de Iter­le­gis, du­ran­te una se­sión en la fa­cul­tad de De­re­cho de Esa­de–. En es­pe­cial aque­llos des­pa­chos que desean ver un cre­ci­mien­to más rá­pi­do de ne­go­cio son los que prin­ci­pal­men­te buscan un per­fil con ha­bi­li­da­des de net­wor­king”. Pa­ra Ja­vier Mo­reno, so­cio de Iu­ris Ta­lent, “an­tes no es­ta­ba bien vis­to po­ner el se­llo de ven­de­dor a un abo­ga­do, cuan­do aho­ra es una cua­li­dad que des­ta­ca pa­ra­le­la­men­te con los co­no­ci­mien­tos más téc­ni­cos”.

Otro ám­bi­to de abo­ga­cía que co­ti­za al al­za es el del cor­po­ra­te com­plian­ce o cor­po­ra­te go­ver­nan­ce. “Los gran­des des­fal­cos de los úl­ti­mos años han trans­for­ma­do las le­yes na­cio­na­les y eu­ro­peas, y aho­ra se pi­de a las em­pre­sas que es­tre­chen sus con­tro­les”, re­cuer­da Vir­gi­nia Vi­lle­na.

Carolina Ba­ne­gas, aso­cia­da prin­ci­pal de Sig­nium, ase­gu­ra por su par­te que el gran ni­cho de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les en el sec­tor le­gal se en­cuen­tra aho­ra en el área de mer­ca­dos de capital. “El mo­vi­mien­to de la eco­no­mía es­tá im­pul­san­do la lle­ga­da de fon­dos de in­ver­sión de la mano de des­pa­chos in­ter­na­cio­na­les que es­tán bus­can­do so­cios de al­to ni­vel y aso­cia­dos muy es­pe­cia­li­za­dos en el área de capital mar­kets”, des­ta­ca. Otra área de gran mo­vi­mien­to, apun­ta, es de­re­cho con­cur­sal, “aun­que aquí no se pro­du­cen tan­tos nue­vos fi­cha­jes por­que hay re­con­ver­sión de abo­ga­dos de otras áreas”, co­mo la­bo­ral.

La si­tua­ción del mer­ca­do la­bo­ral ha he­cho más exi­gen­tes los re­qui­si­tos que se buscan en es­tos pro­fe­sio­na­les. “An­tes de la cri­sis, ca­si cual­quier per­fil te­nía ca­bi­da en el mer­ca­do por­que ha­bía mu­cha de­man­da y se bus­ca­ban tan­to per­fi­les téc­ni­cos co­mo co­mer­cia­les”, re­cuer­da Ba­ne­gas. Aho­ra am­bas com­pe­ten­cias de­ben ir de la mano. “Un pro­fe­sio­nal de gran ni­vel téc­ni­co no pue­de lle­gar a so­cio de un des­pa­cho de ni­vel si no apor­ta un per­fil co­mer­cial que le per­mi­ta desa­rro­llar re­la­cio­nes y cap­tar fac­tu­ra­ción”, ad­vier­te la ca­za­ta­len­tos. En cuan­to a las po­si­cio­nes jú­nior, apar­te de la ex­ce­len­cia téc­ni­ca se exi­ge un gran co­no­ci­mien­to de idio­mas pa­ra tra­tar con la cre­cien­te car­te­ra de clien­tes ex­tran­je­ros. “Pa­ra ello se re­quie­re un do­mi­nio real de in­glés ju­rí­di­co, al­go que el 90% de los en­tre­vis­ta­dos de­mues­tra no te­ner cuan­do les po­ne­mos a prue­ba en prue­bas es­pe­cí­fi­cas con tra­duc­to­res”, ad­vier­te Ba­ne­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.