El ar­te de la eco­no­mía

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

La Post-Crash Eco­no­mics So­ciety re­cla­ma que se ha­ga mu­cho más pa­ra que las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes es­tén más pre­pa­ra­das pa­ra la vi­da” An­te pro­ble­mas reales, la eco­no­mía es co­mo la me­di­ci­na, un ar­te, y sus cul­ti­va­do­res de­ben usar lo que pue­dan pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas”

La cri­sis ha pren­di­do una re­be­lión con­tra la en­se­ñan­za con­ven­cio­nal de la eco­no­mía: ha na­ci­do en Man­ches­ter la Pos­tC­rash Eco­no­mics So­ciety, que re­cla­ma, sin es­tri­den­cias y de for­ma muy ra­zo­na­da, que “se ha­ga mu­cho más pa­ra equi­par a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción con las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra abor­dar los de­sa­fíos a que se en­fren­ta nues­tro mun­do”.

Sin pre­ten­der sa­ber có­mo aten­der ese rue­go pue­de uno pen­sar un po­co en un asun­to que me­re­ce­ría una lar­ga con­ver­sa­ción. Pa­ra ello pon­gá­mo­nos, no en el pe­lle­jo de un es­tu­dian­te de Eco­nó­mi­cas, que tie­ne cua­tro años pa­ra ir­se equi­pan­do, y me­nos aún en el de un es­tu­dian­te de Doc­to­ra­do, cu­ya úni­ca am­bi­ción de­be ser con­ver­tir­se en fiel tra­sun­to de su maes­tro, sino en el de un ciu­da­dano co­rrien­te, de­seo­so de afron­tar los de­sa­fíos an­tes men­cio­na­dos, y que a su preparación eco­nó­mi­ca pue­de de­di­car el equi­va­len­te de un tri­mes­tre de curso (30-40 ho­ras). ¿Qué pue­de es­pe­rar de la en­se­ñan­za de la eco­no­mía? ¿De qué ar­mas pue­de es­ta per­tre­char­le?

No per­da­mos de vis­ta lo que pi­de el es­tu­dian­te: for­mas de ra­zo­nar, ins­tru­men­tos y há­bi­tos que le per­mi­tan for­mar­se un cri­te­rio fren­te a los pro­ble­mas que le pre­sen­ta a dia­rio el mun­do que le ro­dea. El pri­mer há­bi­to se­rá el del ri­gor, que apren­de­rá de una dis­ci­pli­na tan me­nos­pre­cia­da co­mo es la con­ta­bi­li­dad, en es­te ca­so a es­ca­la de un país, lo que se lla­ma con­ta­bi­li­dad na­cio­nal. Ejer­ci­cios sen­ci­llos con ese mar­co con­cep­tual le ser­vi­rán pa­ra dar­se cuen­ta, por ejem­plo, de que la aus­te­ri­dad es in­com­pa­ti­ble con el cre­ci­mien­to en una si­tua­ción de de­bi­li­dad de la de­man­da: una lec­ción de apli­ca­ción in­me­dia­ta.

Tam­po­co es­ta­rá de más dar­le, en el mis­mo mar­co, una bre­ve des­crip­ción del mun­do eco­nó­mi­co que, su­plien­do lo no apren­di­do du­ran­te el Bachillerato, le dé ór­de­nes de mag­ni­tud, ta­ma­ños, po­bla­cio­nes, ni­ve­les de ren­ta de los paí­ses. Por úl­ti­mo es útil que ad­quie­ra una no­ción de qué pro­ble­mas vie­nen so­bre to­do del la­do de la ofer­ta (pen­sio­nes, desa­rro­llo) y cuá­les del de la de­man­da (in­fla­ción o des­em­pleo), así co­mo cuá­les son pro­pios del lar­go pla­zo (los pri­me­ros) y cuá­les del cor­to (los se­gun­dos).

¿Có­mo en­ten­der el mo­vi­mien­to de una eco­no­mía a par­tir de un cua­dro tan sen­ci­llo? El pro­fe­sor em­plea­rá to­da su as­tu­cia pa­ra mos­trar­lo, guián­do­se por uno o va­rios mo­de­los, pe­ro sin des­cu­brir­los nun­ca, sin pre­ten­der que el alumno los co­noz­ca y em­plee co­mo él, por­que no hay tiem­po pa­ra eso. Lo más que con­se­gui­rá si se em­pe­ña es que el alumno apren­da el mo­de­lo de me­mo­ria y lo ol­vi­de al día si­guien­te del exa­men. El pro­fe­sor pa­sa­rá di­rec­ta­men­te a ca­sos prác­ti­cos, to­ma­dos a me­nu­do de pro­ble­mas reales co­mo los que apa­re­cen ca­da día en la bue­na pren­sa eco­nó­mi­ca.

En ca­da ejem­plo pro­cu­ra­rá que el alumno des­cu­bra cuá­les son las fuer­zas en pre­sen­cia, en qué di­rec­ción se ejer­cen y con qué in­ten­si­dad, cuá­les son las más im­por­tan­tes en ca­da ca­so, cuál pue­de ser la re­sul­tan­te que in­di­que ha­cia dón­de se va a mo­ver la eco­no­mía. Él mis­mo po­drá com­pro­bar, pa­sa­dos unos días, si su ins­tin­to ha si­do o no acer­ta­do. Con el mar­co ru­di­men­ta­rio de la con­ta­bi­li­dad na­cio­nal, el mo­de­lo que llamamos del flu­jo cir­cu­lar, el alumno apren­de a for­mar­se su pro­pio cri­te­rio y a ex­pre­sar su jui­cio en for­ma ar­ti­cu­la­da, que po­drá lue­go con­tras­tar con la opi­nión de mi­ría­das de eco­no­mis­tas a tiem­po com­ple­to, más fa­mi­lia­ri­za­dos con los de­ta­lles.

El alumno ex­trae­rá de to­do ello al­gu­nas en­se­ñan­zas de va­li­dez ge­ne­ral: que las pre­gun­tas más ton­tas sue­len ser las más di­fí­ci­les; que, si son muy po­de­ro­sos los im­pul­sos eco­nó­mi­cos, los que nos lle­van a au­men­tar nues­tra ri­que­za ma­te­rial, no son los úni­cos

CH­RIS RAT­CLIF­FE / BLOOMBERG

Ce­re­mo­nia de gra­dua­ción en la Lon­don School of Eco­no­mics

AL­FRE­DO PAS­TOR CÁ­TE­DRA IESE-BANC SA­BA­DELL DE ECO­NO­MÍAS EMER­GEN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.