Re­sul­ta­dos y buen go­bierno em­pre­sa­rial

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Si pri­ma la in­no­va­ción, la pro­mo­ción del ta­len­to, la pa­sión por el tra­ba­jo y el com­pro­mi­so con el bien co­mún, los re­sul­ta­dos son me­jo­res

Ca­be pen­sar que en es­tos años de cri­sis las em­pre­sas di­ri­gen to­dos sus es­fuer­zos a con­se­guir re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en sus cuen­tas de ex­plo­ta­ción, a ob­te­ner be­ne­fi­cios, so­bre­vi­vir y su­pe­rar la tor­men­ta. ¿Es el en­fo­que ade­cua­do? ¿Los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos son la fi­na­li­dad úl­ti­ma de la em­pre­sa o más bien son la con­se­cuen­cia de otros fac­to­res?

La efi­cien­cia de­be ser y es un ob­je­ti­vo que de­be cum­plir­se, pe­ro no lo es to­do. Es­tu­dios re­cien­tes de­mues­tran que las em­pre­sas con ma­yor éxi­to tie­nen co­mo fac­tor com­pe­ti­ti­vo, no el en­fo­que de re­sul­ta­dos, sino otro, di­fe­ren­te, que las dis­tin­gue de su en­torno; tie­nen otra cul­tu­ra. Son em­pre­sas don­de re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble el ta­len­to, la ex­ce­len­cia, los li­de­raz­gos ba­sa­dos en va­lo­res y el com­pro­mi­so con los prin­ci­pios éti­cos fun­da­men­ta­les.

Es aquí don­de las per­so­nas, la ges­tión de los Re­cur­sos Hu­ma­nos de la or­ga­ni­za­ción son el ob­je­to y el su­je­to de una es­tra­te­gia em­pre­sa­rial exi­to­sa. Es, sin du­da, el área más crí­ti­ca de una or­ga­ni­za­ción. Del li­de­raz­go de la di­rec­ción ge­ne­ral, jun­to con la di­rec­ción de Re­cur­sos Hu­ma­nos, de­pen­de el buen ca­mino que to­me la em­pre­sa.

Cree­mos que los equi­pos en los que pri­ma la in­no­va­ción, la pro­mo­ción del ta­len­to, la pa­sión por el tra­ba­jo y el com­pro­mi­so con el bien co­mún, pro­du­cen me­jo­res re­sul­ta­dos. Son equi­pos que des­de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad buscan un fin com­par­ti­do que re­sul- ta en ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va: la ex­ce­len­cia.

Quién más quién me­nos afron­ta es­te año con ma­yor con­fian­za, ya sea por in­di­ca­do­res ma­cro­eco­nó­mi­cos que apun­tan a una len­ta re­cu­pe­ra­ción de es­ta fe­roz cri­sis, o bien por­que lle­gó el mo­men­to de su­pe­rar el due­lo y te­ne­mos que ha­cer al­go sin más de­mo­ra. Así, co­mo si tra­ta­ra de un pro­ce­so que los psi­có­lo­gos de­no­mi­na­rían de re­si­lien­cia, de­be­mos apro­ve­char el con­tex­to pa­ra ha­cer las co­sas de otra ma­ne­ra, pa­ra ha­cer­las me­jor. ¿Que­re­mos so­bre­vi­vir a la cri­sis o que­re­mos sa­lir for­ta­le­ci­dos de ella?

Los fir­man­tes de es­te ar­tícu­lo pro­po­ne­mos arrin­co­nar los vie­jos há­bi­tos e in­no­var, tam­bién es­pe­cial­men­te, en la di­rec­ción de Re­cur­sos Hu­ma­nos. Hay que con­si­de­rar en qué nos he­mos equi­vo­ca­do, ha­cer au­to­crí­ti­ca y tra­tar de cam­biar pa­ra no vol­ver a co­me­ter los mis­mos erro­res que nos han lle­va­do a la cri­sis. Se­ría bueno ana­li­zar las con­se­cuen­cias de lo que ha pa­sa­do es­tos úl­ti­mos años. Pre­gun­tar­nos dón­de es­tá que­dan­do la jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va.

Hay que in­fluir so­bre las per­so­nas que tie­nen más res­pon­sa­bi­li­da­des. Lle­gó la ho­ra de mo­di­fi­car la ges­tión del capital hu­mano: repensar cre­ci­mien­tos orien­ta­dos al nue­vo con­tex­to y re­cu­pe­rar la con­fian­za.

Em­pla­za­mos a lec­to­res y lectoras de es­te ar­tícu­lo a re­fle­xio­nar, a de­ba­tir de puer­tas aden­tro y de puer­tas afue­ra su or­ga­ni­za­ción so­bre lo que plan­tea­mos. Es sin du­da, un te­ma apa­sio­nan­te, que nos ha lle­va­do a acep­tar for­mar par­te del Con­se­jo Ase­sor de la Fun­da­ció Fac­tor Hu­mà, una or­ga­ni­za­ción que agru­pa im­por­tan­tes or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas y cu­yo ob­je­ti­vo es me­jo­rar la ges­tión de los Re­cur­sos Hu­ma­nos.

La Fun­da­ció re­cien­te­men­te ha que­ri­do ex­pre­sar su po­si­cio­na­mien­to con res­pec­to al te­ma que aquí nos ocu­pa me­dian­te el Ma­ni­fies­to Fac­tor Hu­mà de las or­ga­ni­za­cio­nes com­pro­me­ti­das con el va­lor de las per­so­nas con el que las per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes que se ad­hie­ren de­cla­ran su vo­lun­tad de ejer­cer, de ma­ne­ra éti­ca y res­pon­sa­ble, su pa­pel co­mo agen­tes de pro­gre­so y bie­nes­tar en la so­cie­dad.

Qui­zás quién lea es­te ar­tícu­lo se pre­gun­te: ¿es po­si­ble desa­rro­llar las hi­pó­te­sis que se ex­po­nen aquí en mi día a día? To­do es po­si­ble si hay vo­lun­tad de ha­cer­lo. Só­lo hay que fi­jar la mi­ra­da, sin ir

JO­SEP SAN­TA­CREU CEO DE DKV Y PRE­SI­DEN­TE DEL CON­SE­JO ASE­SOR DE LA FUN­DA­CIÓ FAC­TOR HU­MÀ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.