Un mun­do ca­da vez más elec­tri­fi­ca­do

La Vanguardia - Dinero - - ENERGÍA - MA­RIANO MAR­ZO CA­TE­DRÁ­TI­CO DE RE­CUR­SOS ENER­GÉ­TI­COS DE LA UNI­VER­SI­DAD DE BAR­CE­LO­NA 1. 2. 4. 5.

En el trans­cur­so del si­glo XXI la elec­tri­ci­dad se irá con­vir­tien­do en la prin­ci­pal im­pul­so­ra de la eco­no­mía mun­dial, se­gún la AIE Ha­cia el año 2050 las re­no­va­bles re­pre­sen­ta­rán más del 60% del mix de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca glo­bal, fren­te al 20% ac­tual

En un in­for­me pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na, la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía (AIE) con­si­de­ra que po­lí­ti­ca y tec­no­lo­gía, com­bi­na­das, son las prin­ci­pa­les fuer­zas mo­tri­ces que de­be­rán im­pul­sar la trans­for­ma­ción del sec­tor ener­gé­ti­co en los pró­xi­mos 40 años. Una trans­for­ma­ción que re­quie­re de­ci­sio­nes ra­di­ca­les en la ge­ne­ra­ción y el uso fi­nal de la ener­gía. No en vano, el in­for­me, ti­tu­la­do Energy Tech­no­logy Pers­pec­ti­ves 2014 (ETP 2014), cons­ta­ta que la in­ten­si­dad de car­bono del sis­te­ma ener­gé­ti­co glo­bal (can­ti­dad de CO emi­ti­do por uni­dad

2 de ener­gía con­su­mi­da) se ha man­te­ni­do prác­ti­ca­men­te es­ta­ble du­ran­te los úl­ti­mos 40 años, de mo­do que cu­brir los ob­je­ti­vos de mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co re­sul­ta ca­da vez más com­pli­ca­do, par­ti­cu­lar­men­te si te­ne­mos en cuen­ta que di­cha ta­rea se ins­cri­be en un con­tex­to de rá­pi­do au­men­to de la de­man­da ener­gé­ti­ca.

Se­gún el ETP 2014, la des­car­bo­ni­za­ción del sis­te­ma ener­gé­ti­co, ne­ce­sa­ria pa­ra ase­gu­rar que la tem­pe­ra­tu­ra me­dia del pla­ne­ta no su­pere los dos gra­dos a fi­na­les del pre­sen­te si­glo, re­que­ri­ría de una in­ver­sión acu­mu­la­da de 44 bi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te el pe­rio­do 2011-2050. Una ci­fra apa­ren­te­men­te as­tro­nó­mi­ca pe­ro que, sin em­bar­go, apar­te de re­pre­sen­tar una pe­que­ña frac­ción del PIB mun­dial, que­da­ría com­pen­sa­da por un aho­rro en com­bus­ti­bles fó­si­les ci­fra­do en 115 bi­llo­nes. En cual­quier ca­so, me­re­ce la pe­na des­ta­car que en el ETP 2012 el cos­te pa­ra lo­grar el mis­mo ob­je­ti­vo era de 36 bi­llo­nes de dó­la­res, lo que pa­ra la AIE sig­ni­fi­ca que cuan­to más tar­de­mos en abor­dar la trans­for­ma­ción del sis­te­ma ener­gé­ti­co, más ca­ra sal­drá la fac­tu­ra.

En el es­ce­na­rio que aca­ba­mos de co­men­tar, de­no­mi­na­do 2DS (2 De­grees Sce­na­rio), la par­ti­ci­pa­ción de los com­bus­ti­bles fó­si­les (car­bón, gas y pe­tró­leo) en el mix glo­bal de ener­gías pri­ma­rias cae­ría des­de un 80% en el 2011 has­ta al­go más del 40% en el 2050. Una re­duc- ción espectacular pe­ro que en cual­quier ca­so de­be­ría ir acom­pa­ña­da por un sig­ni­fi­ca­ti­vo des­plie­gue de la tec­no­lo­gía de cap­tu­ra y al­ma­ce­na­mien­to del car­bono (CAC). Du­ran­te el pe­rio­do 2011-2050, la efi­cien­cia, las re­no­va­bles y la CAC con­tri­bui­rían, res­pec­ti­va­men­te, al 38%, 30% y 14% de la re­duc­ción en las emi­sio­nes de CO . La nu­clear, los cambios de com­bus­ti­ble en los usos fi­na­les de la ener­gía, así co­mo la me­jo­ra de la efi­cien­cia y la sus­ti­tu­ción de com­bus­ti­bles en el pro­ce­so de ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad, se­rían otras me­di­das esen­cia­les pa­ra cu­brir de una ma­ne­ra eco­nó­mi­ca­men­te via­ble los ob­je­ti­vos pre­vis­tos en el 2DS.

El in­for­me de la AIE afir­ma de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca que en el trans­cur­so del si­glo XXI la elec­tri­ci­dad se irá con­vir­tien­do en la prin­ci­pal im­pul­so­ra de la eco­no­mía mun­dial, ri­va­li­zan­do co­mo vec­tor ener­gé­ti­co con los de­ri­va­dos del pe­tró­leo, has­ta que ha­cia el 2050, en el es­ce­na­rio 2DS, es­tos úl­ti­mos per­de­rían su con­di­ción he­ge­mó­ni­ca. En los tres es­ce­na­rios ana­li­za­dos en el ETP 2014, la elec­tri­ci­dad su­po­ne en­tre el 23% y el 26% de la de­man­da ener­gé­ti­ca glo­bal, re­fle­jan­do una ace­le­ra­ción de la ten­den­cia as­cen­den­te que ha lle­va­do a la elec­tri­ci­dad a au­men­tar di­cho por­cen­ta­je des­de un 9% a un 17% en­tre 1970 y el 2011.

En cual­quier ca­so, re­sul­ta in­tere­san­te des­ta­car que mien­tras las pro­yec­cio­nes del es­ce­na­rio 2DS apun­tan a que el por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción de la elec­tri­ci­dad en la de­man­da to­tal de ener­gía pro­gre­sa ha­cia un 30% en las di­ver­sas re­gio­nes del glo­bo, la ta­sa me­dia de cre­ci­mien­to di­fie­re de for­ma mar­ca­da se­gún el lu­gar, de ma­ne­ra que del 2011 al 2050 di­cha ta­sa se si­túa en torno al 16% en los paí­ses de la OC­DE, mien­tras que en el res­to des paí­ses al­can­za­ría el 145%.

Otra pre­vi­sión re­le­van­te del es­ce­na­rio 2DS es que en las pró­xi- mas dé­ca­das el mun­do asis­ti­rá a un vuel­co to­tal en la for­ma en la que ge­ne­ra­re­mos la elec­tri­ci­dad. Así, mien­tras que en el 2011 los com­bus­ti­bles fó­si­les re­pre­sen­ta­ron más del 65% del mix de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca glo­bal, fren­te al 20% de las fuen­tes re­no­va­bles, ha­cia el 2050 los por­cen­ta­jes se ha­brán in­ter­cam­bia­do, con las re­no­va­bles su­peran­do el 60% y los com­bus­ti­bles fó­si­les ca­yen­do has­ta un po­co por en­ci­ma del 20%, al mis­mo tiem­po que la nu­clear evo­lu­cio­na­rá des­de un 12% en el 2011 a un 17% en el 2050.

Otros pun­tos de in­te­rés del es­tu­dio de la AIE son:

El au­men­to in­ce­san­te del con­su­mo de car­bón, sin el des­plie­gue de la téc­ni­ca de la CAC, re­sul­ta bá­si­ca­men­te in­com­pa­ti­ble con los ob­je­ti­vos de mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co.

El uso de las fuen­tes de ener­gía re­no­va­ble de ca­rác­ter in­ter­mi­ten­te va en au­men­to y la ex­pe­rien­cia en­se­ña que equi­li­brar el ba­lan­ce en­tre ofer­ta y de­man­da de la elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da a par­tir de es­tas fuen­tes de­be ser ges­tio­na­do de ma­ne­ra efi­caz.

El gas na­tu­ral pue­de, a cor­to pla­zo, ju­gar el do­ble pa­pel de re­em­pla­zar al car­bón y ser­vir de apo­yo a la in­te­gra­ción de las re­no­va­bles in­ter­mi­ten­tes, aun­que, a me­dio y lar­go pla­zo, el gas de­be ser con­tem­pla­do co­mo un com­bus­ti­ble de tran­si­ción, no co­mo la so­lu­ción pa­ra la des­car­bo­ni­za­ción del mix.

El al­ma­ce­na­mien­to de la elec­tri­ci­dad ofre­ce mu­chas po­si­bi­li­da­des en un fu­tu­ro mo­de­lo ener­gé­ti­co in­te­gra­do. Sin em­bar­go, el aná­li­sis del ETP 2014 sos­tie­ne que el al­ma­ce­na­mien­to no es un ele­men­to ca­paz por si so­lo de cam­biar las re­glas de jue­go.

La elec­tri­ci­dad pue­de ser la cla­ve pa­ra li­be­rar al sec­tor del trans­por­te de su adic­ción al pe­tró­leo, aun­que no to­dos los paí­ses es­tán igual­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra recorrer es­ta sen­da.

XA­VIER CERVERA/AR­CHI­VO

En el año 2050 la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad con re­no­va­bles su­pe­rará el 60%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.