¿Vuel­ve el cul­to a los bo­nos o a las ac­cio­nes?

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE - JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

Los buenos da­tos de cre­ci­mien­to de Ale­ma­nia (un 0,8%) y en Es­pa­ña (+0,4%) has­ta mar­zo no im­pi­die­ron que la zo­na eu­ro de­cep­cio­na­ra. Los mer­ca­dos em­pie­zan a sin­to­ni­zar ese da­to con los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les, co­mo hi­cie­ron an­tes los hed­ge funds, cla­ves en la nor­ma­li­za­ción de las bol­sas

La bol­sa es im­pre­vi­si­ble, pe­ro la eco­no­mía tam­bién con los nue­vos mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Cuan­do en EE.UU. la fir­ma Fi­de­lity apos­ta­ba por una vuel­ta en 2014 al cul­to a las ac­cio­nes, el mal da­to de cre­ci­mien­to eu­ro­peo el jue­ves des­per­tó a los ba­jis­tas, que se apre­su­ra­ron a de­cir que las com­pras de bo­nos del Te­so­ro ame­ri­cano anun­cia­ban el de­cli­ve de la ren­ta va­ria­ble. Pe­ro se en­con­tra­ron con los hed­ge funds.

Has­ta aho­ra, los in­ver­so­res so­pe­sa­ban cuán­do se pro­du­ci­ría es­te año la gran co­rrec­ción, es­ti­ma­da en cer­ca del 25% del va­lor del mer­ca­do de las ac­cio­nes, tras el boom de 2013, es­pe­cial­men­te en Wall Street. La cues­tión es­ta­ba en que ni los hed­ge funds veían un ca­ta­li­za­dor ne­ga­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra ata­car los ín­di­ces más allá de lo que su­pu­sie­sen las caí­das por to­ma de be­ne­fi­cios, que po­drían ser reite­ra­das, ad­ver­tían. Por eso se apos­ta­ba en ge­ne­ral por com­pa­ñías de al­ta ca­pi­ta­li­za­ción y de va­lor (con mer­ca­dos cua­si cau­ti­vos, in­gre­sos re­cu­rren­tes y ba­ja deu­da). Una es­tra­te­gia pro­pia de unos in­ver­so­res en guar­dia, que bus­ca­ban com­pa­ti­bi­li­zar ren­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad.

En EE.UU. ha ido cre­cien­do po­co a po­co la con­fian­za. Des­de su in­men­sa au­to­ri­dad, Henry Kauf­man se­ña­la­ba re­cien­te­men­te que el ta­pe­ring (la po­lí­ti­ca de la Reserva Fe­de­ral de re­du­cir la com­pra de bo­nos pú­bli­cos) “no ha te­ni­do efec­tos vi­si­bles en el mer­ca­do”. En su opi­nión, “me­jo­ras en sec­to­res cla­ves de la eco­no­mía su­gie­ren que el mer­ca­do se­rá ca­paz de re­sis­tir do­sis ma­yo­res de res­tric­ción mo­ne­ta­ria an­tes de que ten­ga un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre el cre­ci­mien­to”. Y eso es así “por­que las em­pre­sas han acu­mu­la­do re­ser­vas de cash, aun­que esa for­ta­le­za se con­cen­tre en po­cas in­dus­trias, co­mo la al­ta tecno- lo­gía, el pe­tró­leo y far­ma­céu­ti­cas”. Es­to es, hay un tiem­po li­mi­ta­do que pue­de apro­ve­char el mer­ca­do y en va­lo­res se­lec­ti­vos.

Cir­cu­la otra ver­sión ca­si mar­xis­ta de por qué no va a caer Wall Street aun cuan­do igual es­tá ca­ra y se a acer­que un ci­clo de subidas de ti­pos de in­te­rés. Se­gún Do­mi­nic Ros­si, di­rec­tor mun­dial de in­ver­sio­nes de Fi­de­lity, “la dis­tri­bu- ción de be­ne­fi­cios en­tre capital y mano de obra es­tán ex­pe­ri­men­ta­do un cam­bio pro­fun­do en EE. UU. y no veo por qué los már­ge­nes ten­drían que re­tor­nar a la me­dia; pa­ra que ocu­rrie­ra, el pe­so de la mano de obra en los be­ne­fi­cios ten­dría que au­men­tar y a me­nos que vol­va­mos a te­ner una mano de obra sin­di­ca­li­za­da, lo que es im­pro­ba­ble, los be­ne­fi­cios van a se­guir sien­do ele­va­dos”.

Pues bien, en esas, Eu­ro­pa apa­re­cía en tér­mi­nos re­la­ti­vos po­co me­nos que la tie­rra pro­me­ti­da pa­ra los in­ver­so­res. A ges­to­res de fon­dos de la City lon­di­nen­se cuan­do via­ja­ban a Nue­va York, les pre­gun­ta­ban in­va­ria­ble­men­te ¿oi­gan, dón­de hay que in­ver­tir en Eu­ro­pa? Eso se de­be, di­cen, a que la des­ace­le­ra­ción en Chi­na y Bra­sil ha he­cho que el di­ne­ro sal­ga de emer­gen­tes y bus­que sa­li­da a una ma­sa de li­qui­dez de unos 180.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro, con­tra pro­nós­ti­co, el ma­pa se gi­ró. Cuan­do Eu­ros­tat anun­ció el jue­ves que el cre­ci­mien­to de la zo­na eu­ro en el pri­mer tri­mes­tre fue del 0,2% fren­te al 0,4% es­pe­ra­do, se pro­du­jo un shock en las ex­pec­ta­ti­vas. In­ver­so­res apun­ta­ron a un en­torno bur­sá­til vo­lá­til sino ba­jis­ta en los pró­xi­mos me­ses por te­mo­res so­bre la re­cu­pe­ra­ción de la eu­ro­zo­na. In­clu­so una ac­ción del BCE en ju­nio les pa­re­cía in­su­fi­cien­te.

Sin em­bar­go, a los hed­ge funds la caí­da del jue­ves no les im­pre­sio­nó por­que ya ha­bían asi­mi­la­do la caí­da al 2,16% de los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas eu­ro­peas en el pri­mer tri­mes­tre fren­te al 7,3% es­pe­ra­do, al­go que el res­to del mer­ca­do no dio im­por­tan­cia, co­mo anotó el Wall Street Jour­nal.

Cier­ta­men­te, un cre­ci­mien­to dé­bil de las eco­no­mías tie­ne un efec­to mul­ti­pli­ca­dor ne­ga­ti­vo so­bre las be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les y la res­pues­ta del BCE ba­jan­do ti­pos pue­de fa­vo­re­cer a los bo­nos. Y eso pre­vino al mer­ca­do. Pe­ro el man­te­ni­mien­to de las po­si­cio­nes lar­gas (de com­pra) en Eu­ro­pa de los hed­ge funds, la apues­ta por el cre­ci­mien­to de Bar­clays, y buenos da­tos en Wall Street hi­cie­ron a los ba­jis­tas vol­ver a la ba­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.