Más com­pe­ten­cia en el tu­ris­mo sa­ni­ta­rio

La UE re­gu­la la asis­ten­cia trans­fron­te­ri­za y abre las puer­tas a que los hos­pi­ta­les pú­bli­cos com­pi­tan con los pri­va­dos pa­ra cap­tar pa­cien­tes eu­ro­peos

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Gem­ma Sau­ra

Los hos­pi­ta­les pú­bli­cos ya pue­den com­pe­tir con los pri­va­dos pa­ra cap­tar pa­cien­tes eu­ro­peos tras la re­gu­la­ción de la Unión Eu­ro­pea.

Du­ran­te mu­cho tiem­po el tu­ris­ta sa­ni­ta­rio ha si­do una ben­di­ción pa­ra el hos­pi­tal pri­va­do y una pe­sa­di­lla pa­ra el pú­bli­co. Es la dis­tan­cia que se­pa­ra al pa­cien­te ru­so que lle­ga a la clí­ni­ca Qui­rón, con un ma­le­tín bien car­ga­do, del in­glés de vacaciones que se sal­ta la lis­ta de es­pe­ra en Londres y se ha­ce un puen­te co­ro­na­rio gra­tis en un hos­pi­tal pú­bli­co de Ca­na­rias.

Has­ta aho­ra. La nue­va di­rec­ti­va eu­ro­pea que re­gu­la la mo­vi­li­dad de pa­cien­tes en la UE abre las puer­tas a que el sec­tor pri­va­do y pú­bli­co com­pi­tan pa­ra cap­tar pa­cien­tes ex­tran­je­ros. El tu­ris­mo sa­ni­ta­rio, un sec­tor que cre­ce a un rit­mo del 20% anual y se­gún De­loit­te mue­ve 5.600 mi­llo­nes de eu­ros en el mun­do, pue­de con­ver­tir­se tam­bién en ne­go­cio pú­bli­co.

La di­rec­ti­va es­tá re­cién na­ci­da y su apli­ca­ción es aún in­cier­ta (Es­pa­ña apro­bó en fe­bre­ro la ley). Caen las fron­te­ras en­tre sis­te­mas opues­tos: mien­tras es­pa­ño­les y bri­tá­ni­cos cuen­tan con ser­vi­cios na­cio­na­les de sa­lud, fran­ce­ses, ho­lan­de­ses o ale­ma­nes tie­nen un sis­te­ma de se­gu­ro so­cial. El tex­to ga­ran­ti­za que to­do ciu­da­dano eu­ro­peo pue­da re­ci­bir aten­ción mé­di­ca en otro país de la UE y fi­ja las con­di­cio­nes: ne­ce­si­ta au­to­ri­za­ción, só­lo pue­de op­tar a tra­ta­mien­tos in­clui­dos en su car­te­ra na­cio­nal y de­be ade­lan­tar el cos­te de su bol­si­llo. Su sis­te­ma de sa­ni­dad na­cio­nal se lo re­em­bol­sa­rá, pe­ro la can­ti­dad no pue­de su­pe­rar lo que ha­bría cos­ta­do el tra­ta­mien­to si se hu­bie­ra pres­ta­do en su te­rri­to­rio.

“Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña no se­rán gran­des emi­so­res de pa­cien­tes pe­ro sí re­cep­to­res”, pro­nos­ti­ca el doc­tor En­ric Ma­yo­las, con­sul­tor en te­mas sa­ni­ta­rios y ex­di­rec­tor de Bar­ce­lo­na Cen­tre Mè­dic, aso­cia­ción de cen­tros pri­va­dos de­di­ca­da al tu­ris­mo sa­ni­ta­rio. Por pre­cios y ca­li­dad la sa­ni­dad es­pa­ño­la re­sul­ta muy atrac­ti­va, so­bre to­do pa­ra pa­cien­tes nór­di­cos, ale­ma­nes y ho­lan­de­ses, opi­na. La Co­mi­sión Eu­ro­pea es­ti­ma que só­lo el 1% de los pa­cien­tes que­rrán tra­tar­se en otros paí­ses. “Pa­re­ce po­co, pe­ro son cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas. No es des­de­ña­ble”, se­ña­la Ma­yo­las.

“Es­pa­ña pue­de be­ne­fi­ciar­se mu­cho de la mo­vi­li­dad de pa-

Un se­gu­ro alemán pue­de ele­gir si en­vía un pa­cien­te a Es­pa­ña a ope­rar­se a un centro pri­va­do o pú­bli­co Por ca­li­dad y pre­cios, la sa­ni­dad es­pa­ño­la pue­de ser muy atrac­ti­va pa­ra el nor­te de Eu­ro­pa

cien­tes. Un alemán pue­de ve­nir a ope­rar­se a Bar­ce­lo­na por­que es más ba­ra­to y lue­go que­dar­se dos se­ma­nas re­cu­pe­rán­do­se en un ho­tel, dis­fru­tan­do del sol y el mar”, di­ce Mag­da Ro­sen­mö­ller, pro­fe­so­ra del Iese ex­per­ta en sa­ni­dad, que ima­gi­na con­cep­tos de ne­go­cio que pue­den bro­tar: fi­nan­cia­ción pa­ra ade­lan­tar el pa­go, agen­tes que coor­di­nen el via­je y la es­tan­cia, tra­duc­ción...

Se tra­ta, aña­de, de “una gran opor­tu­ni­dad, tan­to pa­ra la sa­ni­dad pri­va­da co­mo pú­bli­ca”. Si un se­gu­ro alemán man­da a un pa­cien­te a Bar­ce­lo­na por­que se aho­rra di­ne­ro, po­drá ele­gir si lo en­vía a un hos­pi­tal pú­bli­co o pri­va­do. Los flu­jos de pa­cien­tes en Eu­ro­pa de­pen­de­rán de va­rios fac­to­res, des­de los pre­cios, las lis­tas de es­pe­ra, la pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca o la con­fian­za que ins­pi­ren los hos­pi­ta­les so­bre su ca­li­dad.

La di­rec­ti­va obli­ga a los cen­tros a in­for­mar con trans­pa­ren­cia de sus pre­cios y re­sul­ta­dos, pa­ra que los pa­cien­tes com­pa­ren y de­ci­dan. “In­tro­du­ce una ló­gi­ca de mer­ca­do en el sec­tor pú­bli­co muy be­ne­fi­cio­sa, por­que los que lo ha­gan me­jor cap­ta­rán más pa­cien­tes. La ca­li­dad de la sa­ni­dad su­birá”, au­gu­ra Ro­sen­mö­ller.

Los hos­pi­ta­les pú­bli­cos ten­drán que po­ner­se las pi­las si quie­ren com­pe­tir con los pri­va­dos, que les lle­van años de ven­ta­ja en el desa­rro­llo de es­tra­te­gias pa­ra atraer a ex­tran­je­ros. El Gru­po Qui­rón, por ejem­plo, atien­de ca­da año a más de 200.000 y tie­ne acuer­dos con más de 500 ase­gu­ra­do­ras in­ter­na­cio­na­les, afir­ma Fran­cis­co Ri­co, su res­pon­sa­ble de in­ter­na­cio­nal. A es­tos pa­cien­tes –bri­tá­ni­cos, ale­ma­nes, ita­lia­nos, ru­sos y ára­bes, fun­da­men­tal­men­te– les ofre­cen in­tér­pre­tes, die­tas per­so­na­li­za­das, ca­na­les de te­le­vi­sión y pren­sa ex­tran­je­ra.

La opor­tu­ni­dad pa­ra el sec­tor pú­bli­co exis­te pe­ro los pa­cien­tes ex­tran­je­ros no cae­rán del cie­lo. Hay mer­ca­do aun­que pa­ra con­quis­tar­lo ha­rá fal­ta una es­tra­te­gia co­mer­cial, di­ce Ma­yo­las. “No bas­ta con pro­cla­mar que la sa­ni­dad pú­bli­ca ca­ta­la­na es la me­jor. Ha­brá que de­mos­trar­lo. Hay mu­chos hos­pi­ta­les buenos en Eu­ro­pa y to­dos se­rán com­pe­ti­do­res. Si el Clí­nic quie­re cap­tar pa­cien­tes ale­ma­nes, ten­drá que pro­bar la ca­li­dad de su asis­ten­cia con ta­sas de su­per­vi­ven­cia, de rein­fec­cio­nes... Y cuan­do ne­go­cie con los se­gu­ros, ten­drá que ga­ran­ti­zar que pue­de aten­der en alemán y tra­ba­jar con una his­to­ria clí­ni­ca en alemán. Si no, se irán a otro la­do”.

ANA JI­MÉ­NEZ / AR­CHI­VO

Un qui­ró­fano del hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.