El ele­va­do cos­te de la dis­per­sión men­tal

La in­va­sión tec­no­ló­gi­ca y los pro­ble­mas de la cri­sis crean so­bre­car­ga en el ce­re­bro del di­rec­ti­vo y afec­tan sus de­ci­sio­nes.

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - JOR­DI GOULA

¿Qué tie­nen en co­mún em­pre­sas co­mo Ge­ne­ral Mills, Goo­gle, Proc­ter & Bam­ble, Ap­ple, Yahoo! o Uni­le­ver? Pues, en­tre otras, que to­das ellas apli­can sus pro­pios mé­to­dos ba­sa­dos en la lla­ma­da aten­ción ple­na ( mind­ful­ness), en bus­ca de la ex­ce­len­cia en el li­de­raz­go de sus di­rec­ti­vos. ¿De qué es­ta­mos ha­blan­do? De una prác­ti­ca que per­mi­te li­be­rar la men­te de la so­bre­car­ga a la que es­ta­mos so­me­ti­dos y que im­pi­de con­cen­trar­nos al cien por cien en lo que ha­ce­mos. Me­di­ta­ción y téc­ni­cas de res­pi­ra­ción ade­cua­das pue­den me­jo­rar la sa­lud de mu­chos em­plea­dos so­me­ti­dos a pre­sión y pa­liar el es­trés. El Fi­nan­cial Ti­mes del pa­sa­do día 5 de ma­yo ex­pli­ca­ba que la City de Londres es­tá vi­vien­do una “re­vo­lu­ción tran­qui­la”, ba­sa­da en la an­ti­gua idea bu­dis­ta de la me­di­ta­ción. Se­gún el ro­ta­ti­vo, la City Men­tal Health Allian­ce cal­cu­la en 26.000 mi­llo­nes de li­bras (unos 32.000 mi­llo­nes de eu­ros), las pér­di­das anua­les por ab­sen­tis­mo de en­fer­me­dad, me­nor pro­duc­ti­vi­dad y cos­tes de se­lec­ción. Es­ta­mos pues, an­te un pro­ble­ma muy se­rio y cos­to­so, lo que ex­pli­ca por­qué el mind­ful­ness ha en­tra­do con fuer­za en mu­chas em­pre­sas pun­te­ras.

Así lo en­tien­den Al­ber­to Ri­be­ra, pro­fe­sor del Iese y Jo­sé Luis Gui­llén, fun­da­dor de So­cial Ven­tu­res, que rea­li­za­ron re­cien­te­men­te en In­sight Iese, un in­tere­san­te aná­li­sis so­bre los be­ne­fi­cios de la aten­ción ple­na. En re­su­men, su plan­tea­mien­to es que “el bom­bar­deo de es­tí­mu­los, las cons­tan­tes in­te­rrup­cio­nes o la cre­cien­te pre­sión por ha­cer más con me­nos, fo­men­tan la dis­per­sión men­tal y las con­duc­tas reac­ti­vas en­tre los di­rec­ti­vos. El re­sul­ta­do: ma­yor an­sie­dad y es­trés, que se tra­du­ce en una me­nor pro­duc­ti­vi­dad. A par­tir de la ex­pe­rien­cia de di­ver­sos pro­gra­mas de mind­ful­ness im­plan­ta­dos en gran­des mul­ti­na­cio­na­les, pa­re­ce cla­ra su uti­li­dad pa­ra li­be­rar la men­te de esa so­bre­car­ga que di­fi­cul­ta la con­cen­tra­ción y las­tra el desem­pe­ño. La aten­ción ple­na per­mi­te po­ten­ciar una se­rie de fun­cio­nes cog­ni­ti­vas y eje­cu­ti­vas, fa­vo­re­ce un ma­yor gra­do de autoconciencia y fa­ci­li­ta los pro­ce­sos de re­gu­la­ción emo­cio­nal, de mo­do que ca­pa­ci­ta al in­di­vi­duo pa­ra sus­ti­tuir las res­pues­tas au­to­má­ti­cas por otras más cons­cien­tes y, por tan­to, más efi­cien­tes”.

El ‘Fi­nan­cial Ti­mes’ ase­gu­ra que en la City de Londres es­tá en mar­cha una “re­vo­lu­ción tran­qui­la”

Por su­pues­to, los años que lle­va­mos de cri­sis han mul­ti­pli­ca­do el gra­do de an­sie­dad en la gen­te de las em­pre­sas, lo que ha lle­va­do a bus­car con ur­gen­cia sis­te­mas pa­ra ges­tio­nar el es­trés y me­jo­rar el con­trol emo­cio­nal. A ello

La aten­ción ple­na per­mi­te po­ten­ciar una se­rie de fun­cio­nes cog­ni­ti­vas y eje­cu­ti­vas

se aña­de la pre­sión que ejer­ce la tec­no­lo­gía que obli­ga a man­te­ner la co­ne­xión en mu­chos ca­sos las 24 ho­ras del día y sie­te días a la se­ma­na. En Fran­cia ya han da­do un pa­so en es­te sen­ti­do a ni­vel glo­bal, con la prohi­bi­ción de emi-

Me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes, por­que se es más ecuá­ni­me y se tie­ne la men­te más cen­tra­da

tir men­sa­jes des­de la em­pre­sa al em­plea­do una se­rie de ho­ras al día. No re­sul­ta­rá fá­cil su apli­ca­ción y me­nos aún ver sus re­sul­ta­dos, pe­ro in­di­ca que el pro­ble­ma preo­cu­pa y mu­cho.

En el Iese lle­van años tra­ba­jan- do los ras­gos de la per­so­na­li­dad que afec­tan al com­por­ta­mien­to di­rec­ti­vo. Un re­cien­te test de per­so­na­li­dad rea­li­za­do en la es­cue­la de ne­go­cios a ca­si mil di­rec­ti­vos da­ba cuen­ta de que un 72% de los par­ti­ci­pan­tes pre­sen­ta­ba un al­to ni­vel ex­ci­ta­bi­li­dad ex­plo­ra­to­ria (cu­rio­si­dad en sen­ti­do exa­ge­ra­do, es de­cir, búsqueda cons­tan­te de la no­ve­dad) y un 45% mos­tra­ban un al­to gra­do de im­pul­si­vi­dad, lo que de­no­ta “un bajo con­trol de las res­pues­tas y po­ca pre­dis­po­si­ción a la re­fle­xión”.

LOS RE­SUL­TA­DOS

Es­ta reali­dad cho­ca con la de­fi­ni­ción que Ri­be­ra da de mind­ful­ness, “pres­tar aten­ción a lo que pa­sa, en lu­gar de ac­tuar con el pi­lo­to au­to­má­ti­co”. “Los di­rec­ti­vos pien­san en los re­sul­ta­dos, pe­ro pien­san en lo que quie­ren con­se­guir. Es­to les crea an­sie­dad y frus­tra­ción y no les per­mi­te dis­fru­tar el pro­ce­so. El mon­ta­ñe­ro dis­fru­ta del ca­mino, a ve­ces más que de la ci­ma...”, ex­pli­ca Lucía Ce­ja, in­ves­ti­ga­do­ra del Iese. Y aña­de que lo im­por­tan­te “es la ex­pe­rien­cia de pro­fun­do dis­fru­te de la ac­ti­vi­dad que rea­li­za­mos. Lo que se co­no­ce co­mo flow. El flow se da al pin­tar un cua­dro, no al ter­mi­nar­lo, hay una iden­ti­fi­ca­ción com­ple­ta en el pro­ce­so”. En­tre el mind­ful­ness y el flow hay un pun­to de con­tac­to cru­cial. “en nin­gún mo­men­to se en­jui­cia lo que ha­ces, sim­ple­men­te lo ha­ces”, di­ce Ri­be­ra. En­tre los pun­tos que se me­jo­ran apli­can­do es­tas téc­ni­cas, Ri­be­ra y Ce­ja apun­tan de en­tra­da una ma­yor ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia al es­trés y una ma­yor re­si­lien­cia. Un se­gun­do as­pec­to es la me­jo­ra de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, y una ma­yor cons­cien­cia y dis­fru­te de lo que se ha­ce. Otro as­pec­to im­por­tan­te es la ma­yor ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción en un pun­to, es­tar más en lo que se ha­ce. A par­tir de ahí me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes, por­que se es más ecuá­ni­me y se tie­ne la men­te más cen­tra­da, pe­ro sin per­der la pers­pec­ti­va de las co­sas.

Ri­be­ra afir­ma que el mind­ful­ness es có­mo el múscu­lo de la aten­ción y “co­mo to­do múscu­lo ne­ce­si­ta ser ejer­ci­ta­do. En es­te ca­so se tra­ta de un há­bi­to emo­cio­nal, cog­ni­ti­vo. Pa­ra ello se si­guen cursos en los que se ayu­da a la me­di­ta­ción”. Di­ce que en Es­pa­ña es­tá en­tran­do. “En reali­dad es­tá en un mo­men­to in­ci­pien­te, tan­to a ni­vel prác­ti­co co­mo cien­tí­fi­co, en el sen­ti­do de los aca­dé­mi­cos que se de­di­can. Ha ido en­tran­do por el ca­mino abier­to por la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal aun­que las em­pre­sas re­cu­rren al mind­ful­ness en si­tua­cio­nes lí­mi­te de los di­rec­ti­vos”. Ce­ja re­co­no­ce que te da “cla­ri­dad de men­te, te ha­ce ver dón­de es­tá la fron­te­ra de la ten­sión sa­lu­da­ble de la que no lo es”.

GA­BRIE­LA RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.