Más pre­sión pa­ra el BCE

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - JE­SÚS SÁN­CHEZ QUI­ÑO­NES DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE REN­TA 4

La pre­sión so­bre el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) pa­ra que adop­te me­di­das ex­cep­cio­na­les en su reunión del mes de ju­nio au­men­ta día a día. Los ma­los da­tos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en la eu­ro­zo­na co­rres­pon­dien­tes al pri­mer tri­mes­tre, con Fran­cia es­tan­ca­da e Ita­lia, Por­tu­gal y Ho­lan­da en ta­sas ne­ga­ti­vas y la re­vi­sión de pre­vi­sio­nes a in­fla­ción a la ba­ja, pro­vo­can que to­das las mi­ra­das se cen­tren en las de­ci­sio­nes que adop­te el BCE en su pró­xi­ma reunión.

Has­ta la fe­cha, el ban­co cen­tral ha lo­gra­do des­ba­ra­tar el pe­li­gro de de­sin­te­gra­ción del eu­ro y re­du­cir la pri­ma de ries­go de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos sin te­ner que apli­car me­di­das que su­pu­sie­ran un in­cre­men­to de su ba­lan­ce. Le ha bas­ta­do el po­der de la pa­la­bra. La his­tó­ri­ca de­cla­ra­ción de Drag­hi en verano del 2012 (“El BCE ha­rá to­do lo que se ne­ce­sa­rio pa­ra sal­var el eu­ro y, créan­me, se­rá su­fi­cien­te”) y la pos­te­rior apro­ba­ción del pro­gra­ma de com­pra de deu­da pú­bli­ca (OMT) han lo­gra­do una drás­ti­ca caí­da de las ren­ta­bi­li­da­des de los bo­nos so­be­ra­nos de to­da la eu­ro­zo­na: des­de ni­ve­les in­sos­te­ni­bles, más del 7% de ren­ta­bi­li­dad exi­gi­da a los bo­nos a diez años en ju­lio del 2012, a ti­pos nun­ca vis­tos, por de­ba­jo del 3%.

Aun­que to­da la aten­ción es­té cen­tra­da en la ac­tua­ción del BCE, con­vie­ne re­cor­dar que di­cho or­ga­nis­mo no es ni el Go­bierno de Eu­ro­pa ni su Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía. Su man­da­to, re­co­gi­do en el tra­ta­do de Maas­tricht, con­sis­te en ase­gu­rar la es­ta­bi­li­dad de pre­cios, sien­do ac­tual­men­te su ob­je­ti­vo de in­fla­ción una ta­sa in­fe­rior, pe­ro cer­ca­na, al 2%. A di­fe­ren­cia del man­da­to de la Reserva Fe­de­ral, el BCE no tie­ne el man­da­to ex­plí­ci­to de pro­mo­ver el em­pleo. Tam­po­co tie­ne co­mo ob­je­ti­vo di­rec­to fi­jar o in­ter­ve­nir en el ti­po de cam­bio de la mo­ne­da úni­ca.

Pe­se a to­do lo an­te­rior, el BCE es el úni­co or­ga­nis­mo eu­ro­peo que ha fun­cio­na­do des­de el ini­cio de la cri­sis, to­man­do de­ci­sio­nes de con­te­ni­do eco­nó­mi­co de apli­ca­ción in­me­dia­ta en to­da la eu­ro­zo­na. La apro­ba­ción de la ba­rra li­bre de li­qui­dez a tra­vés de los LTRO en no­viem­bre del 2011 evi­tó un co­lap­so ge­ne­ra­li­za­do en­tre las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras eu­ro­peas y per­mi­tió que los Es­ta­dos pu­die- ran se­guir co­lo­can­do su cre­cien­te vo­lu­men de deu­da pú­bli­ca.

Con los ti­pos de in­te­rés ofi­cia­les en el 0,25%, el mar­gen de ac­tua­ción del BCE con me­di­das tra­di­cio­na­les es es­ca­so. Las me­di­das que po­dría adop­tar a par­tir de aho­ra su­po­nen aden­trar­se en un te­rreno de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no con­ven­cio­nal. El BCE po­dría pe­na­li­zar el de­pó­si­to de di­ne­ro en el pro­pio ban­co cen­tral me­dian­te la apli­ca­ción de ti­pos ne­ga­ti­vos. Es­ta me­di­da pre­ten­de­ría for­zar a mo­vi­li­zar re­cur­sos aho­ra de­po­si­ta­dos en el BCE. Su efec­ti­vi­dad es dudosa.

Las ex­pec­ta­ti­vas crea­das por las pro­pias de­cla­ra­cio­nes de Drag­hi y de otros miem­bros del Con­se­jo de Go­bierno del BCE van más allá. Se es­pe­ra que anun­cie la pues­ta en mar­cha de un pro­gra­ma de com­pra de ti­tu­li­za­cio­nes de cré­di­tos o in­clu­so que reali­ce una fuer­te in­yec­ción de li­qui­dez a tra­vés de una nue­va ba­rra li­bre de li­qui­dez, aun­que es­té

Si en ju­nio el BCE cum­ple con las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das, las bol­sas eu­ro­peas su­birán

con­di­cio­na­da a la con­ce­sión de cré­di­to a em­pre­sas. A di­fe­ren­cia de las po­lí­ti­cas no con­ven­cio­na­les de otros ban­cos cen­tra­les, el BCE no com­pra­ría bo­nos so­be­ra­nos sino ac­ti­vos del sec­tor pri­va­do.

Los efec­tos pre­vi­si­bles de la even­tual apro­ba­ción de es­tas me­di­das no con­ven­cio­na­les por par­te del BCE son va­rios: una de­pre­cia­ción de la mo­ne­da úni­ca; la per­ma­nen­cia de ti­pos ba­jos a lar­go pla­zo; re­cu­pe­ra­ción de los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les de las mul­ti­na­cio­na­les eu­ro­peas y subidas de las bol­sas eu­ro­peas.

Aun­que el ni­vel del eu­ro no sea un ob­je­ti­vo di­rec­to del BCE, sus pro­pias es­ti­ma­cio­nes se­ña­lan que ca­da 10% de re­va­lo­ri­za­ción de la mo­ne­da úni­ca la in­fla­ción cae en me­dio pun­to por­cen­tual. Adi­cio­nal­men­te, una de las cau­sas de las ma­las ci­fras de cre­ci­mien­to del pri­mer tri­mes­tre en paí­ses co­mo Fran­cia, Por­tu­gal u Ho­lan­da es el au­men­to de las im­por­ta­cio­nes y el mal com­por­ta­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes, sin du­da afec­ta­das por el ni­vel del eu­ro. Co­mo ha acon­te­ci­do tras la ac­tua­ción de otros ban­cos cen­tra­les, una par­te con­si­de­ra­ble de la li­qui­dez in­yec­ta­da aca­ba­rá di­ri­gién­do­se a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, im­pul­san­do las bol­sas y re­du­cien­do los ti­pos de los bo­nos.

Los ban­cos cen­tra­les no pue­den so­lu­cio­nar la cri­sis eco­nó­mi­ca por sí so­los, pe­ro sus de­ci­sio­nes es­tán con­di­cio­nan­do enor­me­men­te las va­lo­ra­cio­nes de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.