Sam­sung: pen­dien­tes del he­re­de­ro

El ataque al co­ra­zón su­fri­do por el pre­si­den­te del gru­po, de 72 años, cen­tra el fo­co de la su­ce­sión en su hi­jo

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Eu­là­lia Fu­rriol

Quin­ce días des­pués de su­frir un in­far­to el pre­si­den­te de Sam­sung, hay ex­pec­ta­ción so­bre la ca­pa­ci­dad de li­de­rar de su hi­jo.

Dos se­ma­nas des­pués de su­frir un in­far­to, el pre­si­den­te de Sam­sung, Lee Kun Hee, de 72 años, se­guía el vier­nes in­gre­sa­do y no ha­bía no­ti­cias de que hu­bie­ra re­cu­pe­ra­do el co­no­ci­mien­to. Sin más in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do de sa­lud del pa­triar­ca, el de­ba­te y las es­pe­cu­la­cio­nes de in­ver­so­res, ana­lis­tas y de la po­bla­ción de Co­rea del Sur se han cen­tra­do en si su úni­co hi­jo va­rón Lee Jae Yong, de 45 años, tie­ne la ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go ne­ce­sa­ria pa­ra di­ri­gir la pri­me­ra em­pre­sa mun­dial en pro­duc­tos de tec­no­lo­gía.

Uno de ca­da tres smartp­ho­nes ven­di­dos en el mun­do es de la mar­ca Sam­sung. La fac­tu­ra­ción de Sam­sung Elec­tro­nics, bu­que in­sig­nia del con­glo­me­ra­do, su­ma­da al de las de­más em­pre­sas afi­lia­das, que in­clu­yen des­de as­ti­lle­ros a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, es equi­va­len­te al 23% del PIB de Co­rea del Sur, se­gún da­tos de Bank of Ko­rea co­rres­pon­dien­tes al 2013.

“Las ex­pec­ta­ti­vas y la apro­ba­ción por par­te de los ciu­da­da­nos co­rea­nos es im­por­tan­te, pues Sam­sung no só­lo es la ma­yor em­pre­sa del país sino que tam­bién es par­te de la vi­da co­ti­dia­na de mu­chos ciu­da­da­nos”, afir­ma Jang Mi Baek, es­pe­cia­lis­ta en in­ver­sión asiá­ti­ca y di­rec­to­ra de desa­rro­llo de ne­go­cio de la con­sul­to­ra Pan­gea21. “De he­cho, un ciu­da­dano co­reano po­dría vi­vir en un pi­so cons­trui­do y pro­mo­cio­na­do por Sam­sung, tra­ba­jar en una de sus em­pre­sas, ser aten­di­do en un hos­pi­tal Sam­sung, con­tra­tar un se­gu­ro de vi­da Sam­sung, lle­var a sus hi­jos a uno de sus cen­tros edu­ca­ti­vos, pa­sar el fin de se­ma­na en un com­ple­jo tu­rís­ti­co de Sam­sung, lle­var ro­pa de la di­vi­sión tex­til de su mar­ca, y sa­lir a ce­nar a uno de los es­ta­ble­ci­mien­to de sus ca­de­nas de res­tau­ran­tes”, ex­pli­ca.

In­ver­so­res y ana­lis­tas buscan tam­bién sig­nos de re­es­truc­tu­ra­ción y de gi­ros es­tra­té­gi­cos. La cre­cien­te com­pe­ten­cia en te­le­fo­nía mó­vil de em­pre­sas chi­nas pre­sio­na en la búsqueda de nue­vas áreas de in­no­va­ción y de cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo. “La re­es­truc­tu­ra­ción ya se es­tá lle­van­do a ca­bo a tra­vés de ope­ra­cio­nes de fu­sión y ad­qui­si­cio­nes en­tre las em­pre­sas del gru­po, y pró­xi­ma­men­te sal­drá a bol­sa Sam­sung SDS, que cuen­ta con Lee Jae Yong co­mo uno de los prin­ci­pa­les so­cios”, ex­pli­ca Jang Mi Baek. “Al­gu­nos ana­lis­tas apun­tan a que es­ta ope­ra-

La fac­tu­ra­ción de las em­pre­sas del con­glo­me­ra­do equi­va­le al 23% del PIB de Co­rea del Sur La fa­mi­lia fun­da­do­ra Lee man­tie­ne el con­trol del gru­po con un en­tra­ma­do de más de cien em­pre­sas

ción ser­vi­rá pa­ra pa­gar los im­pues­tos de su­ce­sión, y tam­bién se es­pe­cu­la so­bre la po­si­bi­li­dad de que una de las em­pre­sas del con­glo­me­ra­do pa­se a con­ver­tir­se en hol­ding”, afir­ma la ex­per­ta.

De he­cho, Sam­sung no tie­ne en­ti­dad le­gal co­mo gru­po, y las pre­gun­tas so­bre la es­truc­tu­ra de em­pre­sas que for­man la ga­la­xia bajo su nom­bre que­dan sin res­pues­ta ofi­cial. “Sam­sung es­tá for­ma­do por más de un cen­te­nar de em­pre­sas in­ter­re­la­cio­na­das, con par­ti­ci­pa­cio­nes cru­za­das, al­gu­nas de las cua­les cum­plen la fun­ción de pro­vee­do­res y otras de clien­tes”, ex­pli­ca Jang Mi Baek. Ello per­mi­te a la fa­mi­lia Lee man­te­ner el con­trol por en­ci­ma de otros ac­cio­nis­tas, pe­ro la pre­sión pa­ra que se adop­te una es­truc­tu­ra de pro­pie­dad más trans­pa­ren­te es cre­cien­te en­tre in­ver­so­res y en­tre po­lí­ti­cos li­be­ra­les del país.

Aho­ra con­va­le­cien­te, Lee Kun Hee ha de­mos­tra­do su li­de­raz­go al con­ver­tir la em­pre­sa fa­bri­can­te de chips de me­mo­ria y pro­duc­tos elec­tró­ni­cos de bajo cos­te que he­re­dó de su pa­dre en 1987 en la pri­me­ra em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca del mun­do. Bau­ti­za­do por la pren­sa lo­cal co­mo el prín­ci­pe de Co­rea, su hi­jo ha es­tu­dia­do en uni­ver­si­da­des de Co­rea, Ja­pón y EE.UU., ha ocu­pa­do di­fe­ren­tes pues­tos en la em­pre­sa pe­ro sin res­pon­sa­bi­li­da­des eje­cu­ti­vas de pe­so has­ta el mo­men­to.

“Es­ta su­ce­sión ha si­do pre­pa­ra­da des­de ha­ce dé­ca­das, por lo que no creo que ha­ya gran­des cambios en cuan­to a su nue­vo pa­pel del lí­der, al me­nos a cor­to pla­zo”, con­clu­ye Jang Mi Baek.

YON­HAP / EFE

Lee Jae Yong, he­re­de­ro del im­pe­rio Sam­sung

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.