Una bol­sa sin la­dri­llo

Na­die es­pe­ra que las in­mo­bi­lia­rias co­ti­za­das reac­ti­ven la vi­vien­da

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - L. Agus­ti­na

La re­cu­pe­ra­ción del sec­tor de la vi­vien­da en Es­pa­ña no lle­ga­rá de la mano de las in­mo­bi­lia­rias co­ti­za­das. To­das las gran­des em­pre­sas que al­can­za­ron la glo­ria bur­sá­til a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da han des­apa­re­ci­do, es­tán ex­clui­das de co­ti­za­ción o, sim­ple­men­te, lan­gui­de­cen en los par­quets. Los años de En­ri­que Bañuelos (As­troc), Fer­nan­do Mar­tín (Mar­tin­sa Fa­de­sa), Luis del Por­ti­llo (Co­lo­nial) o Ra­fael San­ta­ma­ría (Re­yal Ur­bis) ha­ce ya tiem­po que que­da­ron atrás. La cri­sis pu­do con ellos, co­mo tam­bién se lle­vó por de­lan­te lo cons­trui­do por Ro­man Sa­nahu­ja (Sa­cre­sa), Ge­nís Mar­fà (Ai­sa), Luis Her­nán­dez de Cabanyes (Ren­ta Cor­po­ra­ción) y tan­tos otros. La ma­yo­ría sus­pen­dió pa­gos, fue­ron ex­clui­dos de co­ti­za­ción por la CNMV y, en el me­jor de los ca­sos, por­fían por sal­var los mue­bles a tra­vés de una li­qui­da­ción en­cu­bier­ta.

Hoy, el sec­tor pro­mo­tor ape­nas exis­te pa­ra la bol­sa. “En to­das las em­pre­sas co­ti­za­das, la pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria es ce­ro o re­si­dual”, co­men­ta el ana­lis­ta fi­nan­cie­ro Al­ber­to Rol­dán. “Las in­mo­bi­lia­rias que co­ti­zan en bol­sa son pa­tri­mo­nia­lis­tas, es de­cir, se de­di­can a te­ner in­mue­bles por los que re­ci­ben ren­tas”. Na­die po­ne un la­dri­llo nue­vo.

Pe­se a es­to, pue­de ha­ber quien se ha­ya vis­to des­lum­bra­do por los fue­gos de ar­ti­fi­cio. En lo que

El mer­ca­do no­ta­rá la lle­ga­da de las so­ci­mis, que in­ver­ti­rán en el sec­tor pa­ra po­ner sus ac­ti­vos en al­qui­ler

va de año Co­lo­nial y Tes­ta han más que du­pli­ca­do su co­ti­za­ción al su­bir cer­ca de un 130% y un 100%, res­pec­ti­va­men­te. Quien en­tra­ra en Rea­lia (+50%) o Ur­bas (+32%) a fi­na­les del año pa­sa­do tam­bién tie­ne buenos mo­ti­vos pa­ra ce­le­brar­lo. Pe­ro la ex­pe­rien­cia di­ce que no hay que fiar­se. Más allá de la es­pe­cu­la­ción, no hay una ba­se real pa­ra con­fiar en una re­va­lo­ri­za­ción de es­tas em­pre­sas en bol­sa.

Los ana­lis­tas no las in­clu­yen en su hoja de ru­ta ni se pue­de en­con­trar a una so­la fir­ma de bol­sa que re­co­mien­de en­trar en ellas. Sus subidas es­pec­ta­cu­la­res tie­nen más re­la­ción con los pro­ce­sos de re­fi­nan­cia­ción de su pe­sa­da deu­da que con pers­pec­ti­vas de una im­por­tan­te me­jo­ra de los in­gre­sos o la ob­ten­ción de fuer­tes be­ne­fi­cios.

Al mar­gen de las in­mo­bi­lia­rias tra­di­cio­na­les, el sec­tor sí pre­sen­ta opor­tu­ni­da­des con los nue­vos ju­ga­do­res del sec­tor: las so­ci­mis (so­cie­da­des anó­ni­mas co­ti­za­das de in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria), con fuer­tes be­ne­fi­cios fis­ca­les y la obli­ga­ción de des­ti­nar la ma­yor par­te de sus ac­ti­vos al al­qui­ler. Es­te año ya han sa­li­do a bol­sa Lar e His­pa­nia y hay otras a pun­to de dar el sal­to con el lo­gro de ha­ber lo­gra­do cap­tar va­rios mi­les de mi­llo­nes de eu­ros de in­ver­so­res cua­li­fi­ca­dos. Es­tas em­pre­sas tie­nen la ne­ce­si­dad de in­ver­tir, con lo que se es­pe­ra que ayu­den a di­na­mi­zar el mer­ca­do. La se­ma­na pa­sa­da se pro­du­jo la pri­me­ra com­pra de His­pa­nia: 213 vi­vien­das del com­ple­jo re­si­den­cial Is­la del Cie­lo en el Par­que Dia­go­nal Mar en Bar­ce­lo­na por 64 mi­llo­nes.

Fer­nan­do Mar­tín pro­ta­go­ni­zó el ma­yor con­cur­so de la his­to­ria con Mar­tin­sa

Ge­nís Mar­fà arrui­nó a quie­nes con­fia­ron en Ai­sa com­pran­do ac­cio­nes o bo­nos

En­ri­que Bañuelos lle­vó a As­troc al éx­ta­sis an­tes de su espectacular caí­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.