Sal­var los fru­ta­les con una bac­te­ria ais­la­da en el to­ma­te

AMP­bio­tech, una em­pre­sa sur­gi­da de la UdG, patenta y po­ne a prue­ba una so­lu­ción pa­ra la en­fer­me­dad ve­ge­tal co­no­ci­da co­mo fue­go bac­te­riano

La Vanguardia - Dinero - - DE LA CIENCIA AL MERCADO - Joa­quim El­ca­cho

Agran­des pro­ble­mas, so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras. La em­pre­sa de ba­se tec­no­ló­gi­ca AMP­bio­tech, sur­gi­da de la Universitat de Gi­ro­na (UdG), ha ais­la­do y pa­ten­ta­do una ce­pa de la bac­te­ria Lac­to­ba­ci­llus plan­ta­rum que po­dría con­ver­tir­se en el pri­mer tra­ta­mien­to na­tu­ral efec­ti­vo con­tra el fue­go bac­te­riano, una en­fer­me­dad gra­ve que pro­vo­ca ca­da año la muer­te de de­ce­nas de mi­les de ár­bo­les fru­ta­les co­mo el pe­ral o el man­zano.

El fue­go bac­te­riano es una en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por la bac­te­ria Er­wi­nia amy­lo­vo­ra y su ori­gen se si­túa en Nor­tea­mé­ri­ca. Los pri­me­ros bro­tes en Eu­ro­pa se pro­du­je­ron en el Reino Uni­do (1957) y Ho­lan­da (1966). En Es­pa­ña, los ca­sos ini­cia­les de fue­go bac­te­riano se re­mon­tan al 1995, y des­de en­ton­ces la en­fer­me­dad ha pro­vo­ca­do la muer­te de más de 200.000 ár­bo­les fru­ta­les.

La pri­me­ra afec­ta­ción de es­ta en­fer­me­dad en Ca­ta­lun­ya fue de­tec­ta­da en plan­ta­cio­nes fru­tí­co­las del Se­grià en 1998-99. Pos­te­rior­men­te se han des­cu­bier­to bro­tes de fue­go bac­te­riano en la Cer­dan­ya (2003 y 2006), Gi­ro­nès (2007) y el Se­grià (2013).

La gra­ve­dad de la ame­na­za del fue­go bac­te­riano jus­ti­fi­ca que AMP­bio­tech (An­ti­mi­cro­bial Pep­ti­de Bio­tech­no­lo­gies SL) ha­ya cen­tra­do bue­na par­te de sus es­fuer­zos de in­ves­ti­ga­ción en la búsqueda de so­lu­cio­nes a es­ta en­fer­me­dad que to­ma el nom­bre de la apa­rien­cia que­ma­da de los bro- tes, ra­mas y ár­bo­les afec­ta­dos.

AMP­bio­tech fue fun­da­da en el 2009 a par­tir de los tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta desa­rro­lla­dos des­de el 2001 por los gru­pos CIDSAV y LIPPSO de la UdG. En con­cre­to, el impulso pa­ra po­ner en mar­cha es­te spin off sur­gió de Eduard Bar­da­jí, di­rec­tor del gru­po de in­ves­ti­ga­ción LIPPSO y pro­fe­sor ti­tu­lar de quí­mi­ca or­gá­ni­ca de la UdG, y del ca­te­drá­ti­co de Pa­to­lo­gía Ve­ge­tal de la UdG Emi­li Mon­te­si­nos, di­rec­tor del CIDSAV y del gru­po de in­ves­ti­ga­ción de Pa­to­lo­gía Ve­ge­tal.

“Des­pués de mu­chos años de tra­ba­jo ha­bía­mos con­se­gui­do re­sul­ta­dos y pa­ten­tes que creía­mos que po­dían ser de uti­li­dad en el mer­ca­do, pe­ro que di­fí­cil­men­te po­día­mos ha­cer evo­lu­cio­nar des­de la pro­pia uni­ver­si­dad; por es­te mo­ti­vo de­ci­di­mos crear un spin off, apro­ve­chan­do los in­cen­ti­vos y el cam­bio de la nor­ma­ti­va que fa­ci­li­ta que los pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios ten­gan pleno con­trol de es­te ti­po de em­pre­sas de ba­se tec­no­ló­gi­ca”, ex­pli­ca Eduard Bar­da­jí.

An­tes de de­ci­dir­se por la crea­ción de la em­pre­sa, el pro­yec­to AMP­bio­tech ha­bía que­da­do cla­si­fi­ca­do co­mo se­gun­do fi­na­lis­ta de la pri­me­ra edi­ción del pre­mio Bioem­pren­de­dor XXI (2007-08), el pro­gra­ma de apo­yo a la crea­ción de em­pre­sas en el ám­bi­to de las cien­cias de la vi­da que im­pul­san La Cai­xa, Bar­ce­lo­na Ac­ti­va y Bio­cat.

El mer­ca­do ob­je­ti­vo de AMP­bio­tech lo cons­ti­tu­yen em­pre­sas que co­mer­cia­li­zan pro­duc­tos an­ti­mi­cro­bia­nos y an­ti­in­fec­ti­vos pa­ra los sec­to­res fi­to­sa­ni­ta­rio (agri­cul­tu­ra), ali­men­ta­rio (nue­vos con­ser­van­tes), ve­te­ri­na­rio y far­ma­céu­ti­co (nue­vos an­ti­bió­ti­cos), y otros sec­to­res co­mo el de la cos­mé­ti­ca o im­plan­tes mé­di­co-qui­rúr­gi­cos.

El tra­ba­jo de es­ta em­pre­sa ubi­ca­da en el Parc Cien­tí­fic i Tec­no­lò­gic de la UdG se cen­tra, por una par­te, en el desa­rro­llo de pép­ti­dos an­ti­mi­cro­bia­nos sin­té­ti­cos uti­li­zan­do co­mo mo­de­lo com­pues­tos na­tu­ra­les des­cu­bier­tos en se­res vi­vos. “El pri­mer re­sul­ta­do de es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción han si­do cua­tro pa­ten­tes de subs­tan­cias quí­mi­cas que sir­ven co­mo an­ti­bac­te­rias o an­ti­hon­gos, y que po­drían ser uti­li­za­das co­mo al­ter­na­ti­vas a los an­ti­bió­ti­cos; pe­ro con ma­yor es­pec­tro de ac­ción y me­nor to­xi­ci­dad”, in­di­ca el pro­fe­sor Bar­da­jí.

Por otra par­te, AMP­bio­tech tra­ba­ja en la iden­ti­fi­ca­ción o se­lec­ción de agen­tes de bio­con­trol, es de­cir, mi­cro­or­ga­nis­mos que

Des­de 1995, el fue­go bac­te­riano ha cau­sa­do la muer­te de más de 200.000 ár­bo­les fru­ta­les en Es­pa­ña

ayu­dan a con­tro­lar agen­tes pa­tó­ge­nos, y que pue­den ser apli­ca­bles a la agri­cul­tu­ra, por ejem­plo. En es­te cam­po, una de las pa­ten­tes trans­fe­ri­das por la UdG a AMPM­bio­tech es la apli­ca­ción con­tra el fue­go bac­te­riano de la ce­pa TC92 del Lac­to­ba­ci­llus plan­ta­rum.

“El fue­go bac­te­riano es­tá ex­pan­dién­do­se muy rá­pi­da­men­te –en Es­pa­ña por ejem­plo ya se han pro­du­ci­do bro­tes en to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas– y has­ta aho­ra exis­ten muy po­cos sis­te­mas pa­ra ha­cer­le fren­te”, ex­pli­ca Emi­li Mon­te­si­nos. “Nues­tro tra­ba­jo ha con­sis­ti­do en es­te ca­so en ais­lar en un ve­ge­tal una ce­pa o va­rian­te del Lac­to­ba­ci­llus plan­ta­rum que he­mos des­cu­bier­to que com­ba­te la bac­te­ria que cau­sa el fue­go bac­te­riano”, in­di­ca el pro­fe­sor Mon­te­si­nos.

“Con nues­tro tra­ba­jo he­mos com­pro­ba­do que, una vez apli­ca­do so­bre los fru­ta­les, la TC92 co­lo­ni­za es­pe­cial­men­te las flo­res y no de­ja que se ins­tau­re el pa­tó­geno que cau­sa es­ta en­fer­me­dad”, de­ta­lla es­te co­fun­da­dor de AMP­bio­tech. Cu­rio­sa­men­te, la TC92 que po­dría sal­var los ár­bo­les fru­ta­les fue ais­la­da en un to­ma­te.

IN­MA SAINZ DE BA­RAN­DA

Eduard Bar­da­jí y Emi­li Mon­te­si­nos, im­pul­so­res de la ‘spin off’ AMP­bio­tech

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.