Re­sul­ta­dos, li­qui­dez y di­vi­sas

La con­clu­sión es cla­ra, los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas han su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas de una for­ma ge­ne­ra­li­za­da

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - JAU­ME PUIG DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE GVC GAES­CO GES­TIÓN

Tres son, a mi jui­cio, los fac­to­res re­le­van­tes que hay que mo­ni­to­ri­zar pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de las bol­sas en es­te par­ti­cu­lar mo­men­to en el tiem­po: los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les, la li­qui­dez y las di­vi­sas.

Los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les son los au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les. Al fin y al ca­bo las co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les no son más que el pro­duc­to en­tre los be­ne­fi­cios por ac­ción de las em­pre­sas y un múl­ti­plo que se­rá ma­yor o me­nor en fun­ción de los ti­pos de in­te­rés, las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to, y el ries­go par­ti­cu­lar de ca­da em­pre­sa, pe­ro múl­ti­plo al fin y al ca­bo. La re­la­ción en­tre re­sul­ta­dos y bol­sas es di­rec­ta. Es­tá muy avan­za­da ya la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos de las em­pre­sas del pri­mer tri­mes­tre del año, y la con­clu­sión es cla­ra, los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas han su­pe­ra­do las ex­pec­ta­ti­vas de una for­ma ge­ne­ra­li­za­da. Ya de for­ma más par­ti­cu­lar, Es­ta­dos Uni­dos ha si­do el área don­de se han ba­ti­do los be­ne­fi­cios en ma­yor me­di­da, Ja­pón ha si­do el lu­gar don­de más sor­pre­sa po­si­ti­va de ven­tas ha ha­bi­do, en Eu­ro­pa se han ba­ti­do los be­ne­fi­cios pe­ro no las ven­tas, y en el ca­so con­cre­to del Ibex-35 se han ba­ti­do am­bos, ven­tas y be­ne­fi­cios. Luz ver­de pues pa­ra que las bol­sas si­gan su­bien­do.

Por lo que a la li­qui­dez se re­fie­re, la si­tua­ción es sim­ple­men­te úni­ca. La bur­bu­ja que es­tán vi­vien­do los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja se re­fle­ja en que los ti­pos de in­te­rés que ofre­cen son sim­ple­men­te de­ma­sia­do ba­jos, no pro­por­cio­na­dos a las ta­sas de in­fla­ción. ¿Se acuer­dan cuan­do la re­cien­te bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria se de­tec­ta­ba prin­ci­pal­men­te por­que las ren­ta­bi­li­da­des de al­qui­ler de los in­mue­bles eran de­ma­sia­do ba­jas? Lo eran co­mo con­se­cuen­cia de que los pre­cios de los in­mue­bles ha­bían subido de­ma­sia­do. Pues bien, aho­ra las ren­ta­bi­li­da­des de la ren­ta fi­ja son tan ba­jas sim­ple­men­te por­que el pre­cio de los bo­nos ha subido de­ma­sia­do.

¿Có­mo aca­ba es­ta si­tua­ción? Con una fuer­te caí­da del pre­cio de los bo­nos. Ob­ser­vo con preo­cu­pa­ción la ac­ti­tud de cier­tos in­ver­so­res que, co­mo res­pues- ta a las ba­jas ren­ta­bi­li­da­des ob­te­ni­das, de­ci­den in­ver­tir en aque­llos otros seg­men­tos de ren­ta fi­ja que to­da­vía pro­por­cio­nan un cier­to cu­pón, co­mo pue­dan ser bo­nos de ma­yor du­ra­ción, bo­nos de em­pre­sas de al­to ries­go, o bo­nos emer­gen­tes. El pro­ble­ma es que el di­fe­ren­cial de ren­ta­bi­li­dad que ofre­cen es­te ti­po de bo­nos de ma­yor ries­go so­bre los bo­nos de al­ta ca­li­dad es hoy muy bajo, o en otras pa­la­bras, que no exis­te col­chón al­guno de se­gu­ri­dad que pue­da com­pen­sar la subida de ti­pos. No hay es­ca­pa­to­ria en la ren­ta fi­ja. Si­guien­do el sí­mil in­mo­bi­lia­rio, el com­por­ta­mien­to de es­tos in­ver­so­res se ase­me­ja a aque­llos in­ver­so­res que ven­dían los in­mue­bles en las me­jo­res zo­nas de las ciu­da­des gran­des pa­ra com­prar­los en el ex­tra­rra­dio.

¿Qué ocu­rrió?, que sus pér­di­das, cuan­do ca­yó el mer­ca­do, fue­ron aún su­pe­rio­res. Cuan­do un mer­ca­do es­tá en bur­bu­ja lo me­jor que pue­de ha­cer­se es sa­lir­se del mis­mo. Una par­te de es­ta in­gen­te ma­sa de li­qui­dez, to­da ella in­su­fi­cien­te­men­te re­mu­ne­ra­da, es­tá ali­men­tan­do a las bol­sas y va a se­guir ha­cién­do­lo du­ran­te mu­cho tiem­po por par­te de in­ver­so­res de to­da ín­do­le. Otra luz ver­de pa­ra las bol­sas.

Las di­vi­sas han en­tra­do en ac­ción, evi­den­cian­do la gue­rra en­cu­bier­ta de di­vi­sas que exis­te en el mun­do. Mu­chos paí­ses co­mo EE.UU., Ja­pón y una gran ma­yo­ría de paí­ses emer­gen­tes han uti­li­za­do una po­lí­ti­ca de di­vi­sa ba­ja en los úl­ti­mos años pa­ra ayu­dar a sus em­pre­sas a ex­por­tar. La zo­na eu­ro no lo ha he­cho, man­te­nien­do su di­vi­sa ca­ra, y co­mo con­se­cuen­cia, no só­lo sus em­pre­sas se han be­ne­fi­cia­do en me­nor me­di­da del fuer­te cre­ci­mien­to mun­dial, sino que la zo­na eu­ro ha es­ta­do im­por­tan­do de­fla­ción del res­to del mun­do.

El de­ba­te de la de­fla­ción en la zo­na eu­ro es­tá aho­ra so­bre la me­sa. No es po­si­ble sa­ber si es­ta­mos real­men­te an­te un pro­ble­ma o no mien­tras el eu­ro no es­té nor­ma­li­za­do fren­te a las otras di­vi­sas. Si el BCE te­me real­men­te la de­fla­ción de­be im­pul­sar ya una po­lí­ti- ca de eu­ro dé­bil. El pro­ba­ble de­bi­li­ta­mien­to del eu­ro ten­drá dos con­se­cuen­cias, por una par­te im­pul­sa­rá los re­sul­ta­dos de las em­pre­sas de la zo­na eu­ro, y por tan­to a nues­tras bol­sas, y por otra par­te pro­por­cio­na­rá una plus­va­lía adi­cio­nal en las po­si­cio­nes que los eu­ro­in­ver­so­res man­ten­ga­mos en bol­sas co­ti­za­das en di­vi­sas ba­ra­tas. Tri­ple luz ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.