Se­du­ci­do por la luz

Un dú­plex en el centro de Bar­ce­lo­na con mu­cha luz y po­cos mue­bles, en el que se res­pi­ra ar­te con to­tal na­tu­ra­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - ESPACIOS - Isabel de Vi­lla­lon­ga Fo­tos: High­lights Di­gi­tal Agency

Pa­ri­sino, con­sul­tor em­pre­sa­rial y co­lec­cio­nis­ta de ar­te, Ser­ge Te­lan­dro ate­rri­zó en Bar­ce­lo­na, tras re­si­dir du­ran­te 15 años en Londres, cau­ti­va­do por su luz. “La gran di­fe­ren­cia en­tre es­tas dos ciu­da­des no es el cli­ma, ni el mar, es la luz y lo que es­ta luz im­pli­ca en la for­ma de vi­da”, afir­ma. Y da­do que su pro­fe­sión no le obli­ga a es­tar li­ga­do a una es­truc­tu­ra de ofi­ci­na, de­ci­dió ele­gir es­ta ciu­dad pa­ra ins­ta­lar­se. Que­ría que su ca­sa fue­ra un re­fle­jo del lu­gar pri­vi­le­gia­do en don­de se en­con­tra­ba. No fue fá­cil, pe­ro fi­nal­men­te en­con­tró lo que bus­ca­ba: un dú­plex con vis­tas so­bre los ti­los de la Ram­bla Ca­ta­lun­ya, de techos al­tos y ex­ce­len­te dis­tri­bu­ción, “la luz na­tu­ral es el gran pun­tal de la ca­sa –di­ce–, pe­ne­tra des­de la claraboya del pi­so su­pe­rior y por sus ex­tre­mos, inun­dan­do to­do el es­pa­cio”.

La es­truc­tu­ra ori­gi­nal se man­tu­vo: en la plan­ta ba­ja, la zo­na de día, con tres bal­co­nes y dos am­plias sui­tes de in­vi­ta­dos ilu­mi­na­das por la luz que en­tra des­de el pa­tio de man­za­na. La plan­ta su­pe­rior se la re­ser­vó Ser­ge pa­ra su uso pri­va­do, una sa­la enor­me que ha­ce a la vez de dor­mi­to­rio y des­pa­cho, con la ca­ma en el centro y el es­cri­to­rio jun­to a la ven­ta­na, des­de don­de di­ri­ge sus crea­ti­vos y pro­gra­ma­do­res de su ac­ti­vi­dad en in­ter­net.

La re­for­ma, lle­va­da a ca­bo di­rec­ta­men­te por él, fue so­bre to­do cro­má­ti­ca: “Cam­bié el co­lor de las pa­re­des, pa­san­do de un blan­co ama­ri­llen­to a un ver­da­de­ro blan­co, sin mez­cla, lo más neu­tro po­si­ble, que tras­for­mó la vi­vien­da en un con­te­ne­dor blan­co, va­cío y, eso sí, téc­ni­ca­men­te nue­vo: to­tal­men­te ca­blea­do, con co­ne­xio­nes a in­ter­net y pro­yec­to­res de ci­ne y TV en to­das las es­tan­cias”. Los tres cuar­tos de ba­ño se re­no­va­ron tam­bién con ele­men­tos di­se­ña­dos por Jai­me Ha­yon pa­ra Bi­saz­za.

Los mue­bles, po­cos y muy se­lec­cio­na­dos, se re­par­ten por los dos ni­ve­les de la ca­sa. “La ma­yo­ría son nue­vos, ad­qui­ri­dos en an­ti­cua­rios y tien­das lo­ca­les”, di­ce. En el sa­lón, pre­si­di­do por una es­cul­tu­ra/au­to­rre­tra­to de Dom Brown, so­fás de Jai­me Be­ries­tain y al­fom­bras de Tur­kes­tán. Las si­llas de Char­les & Ea­mes, los di­bu­jos de Littlew­hi­tehead, las fo­to­gra­fías de Larry Sul­tan, de Zoe Leo­nard y las lám­pa­ras años cin­cuen­ta, son al­gu­nas de las pie­zas se­lec­cio­na­das que re­fle­jan su par­ti­cu­lar mo­men­to es­té­ti­co. “En Londres de­jé de­po­si­ta­da el res­to de mi co­lec­ción de pin­tu­ra y obras de ar­te. Pa­ra es­te pi­so me ape­te­cían co­sas más li­ge­ras, fo­tos y ob­je­tos que no en­tor­pe­cie­ran la luz y se re­fle­ja­ran en el blan­co”, afir­ma Te­lan­dro. Por es­te mo­ti­vo, las cor­ti­nas se sus­ti­tu­ye­ron por bas­ti­do­res con vi­si­llos de lino de Co­rium Ca­sa, y la li­bre­ría se co­lo­có en una ha­bi­ta­ción in­te­rior di­se­ña­da pa­ra fa­ci­li­tar el re­lax y la lec­tu­ra en so­li­ta­rio.

El con­jun­to, qui­zás de­ma­sia­do per­fec­to, se que­bró me­dian­te el to­que de lo­cu­ra aña­di­do a la en­tra­da: unas leds es­con­di­das en el te­cho que ori­gi­nan un jue­go de lu­ces mul­ti­co­lor y má­gi­co.

1 SER­GE TE­LAN­DRO en la en­tra­da de la ca­sa. So­bre el es­cri­to­rio, lám­pa­ra Fa­se Pre­si­dent

2 EN EL SA­LÓN, es­cul­tu­ra de Don Brown, so­fás y si­llo­nes de Jai­me Be­ries­tain y al­fom­bras ira­níes con­tem­po­rá­neas

3 EN LA GA­LE­RÍA de la par­te al­ta, fo­to­gra­fías de Larry Sul­tan y Zoe Leo­nard

4 BA­ÑO con di­se­ños de Jai­me Ha­yon pa­ra Bi­saz­za

5 EN EL DES­PA­CHO PRI­VA­DO, es­cri­to­rio de Eric Sch­mit y si­lla Ti­me Li­fe Exe­cu­ti­ve de Char­les & Ea­mes

6 BI­BLIO­TE­CA, con si­llón de Char­les & Ea­mes. La lám­pa­ra Sputnik del te­cho y el es­pe­jo de la en­tra­da son de 1950

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.