“Se crea un víncu­lo espectacular”

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Cris Moe, dou­la

Cuan­do a los 18 años em­pe­zó a tra­ba­jar en la hos­te­le­ría noc­tur­na co­mo ex­per­ta en coc­te­le­ría po­co se ima­gi­na­ba Cris­ti­na Tri­lla, co­no­ci­da en el sec­tor co­mo Cris Moe, que el cóc­tel hor­mo­nal de la ma­ter­ni­dad trans­for­ma­ría años más tar­de por com­ple­to su vi­da pro­fe­sio­nal. En el 2008 abrió jun­to a un so­cio su pro­pia coc­te­le­ría, Twist Bar­ce­lo­na, y un año des­pués se que­dó em­ba­ra­za­da de su pri­mer hi­jo. “La lo­gís­ti­ca pa­re­cía per­fec­ta: yo me iba a tra­ba­jar al fi­nal de la tar­de, cuan­do mi ma­ri­do lle­ga­ba de tra­ba­jar, y así no ne­ce­si­tá­ba­mos guar­de­ría, pe­ro cuan­do lle­ga­ba de ma­dru­ga­da el ni­ño se des­per­ta­ba ca­da po­co y pron­to com­pro­bé que hos­te­le­ría y ma­ter­ni­dad eran po­co com­pa­ti­bles: era co­mo tra­ba­jar 24 ho­ras al día sin des­can­sar, en el bar y en ca­sa”, re­cuer­da. Man­tu­vo el rit­mo du­ran­te dos años, has­ta po­co an­tes de na­cer su se­gun­da hi­ja. Ven­dió el ne­go­cio y, mien­tras cui­da­ba de los dos pe­que­ños, se plan­teó dar un gi­ro a su vi­da pro­fe­sio­nal. “Tras el pri­mer par­to ya em­pe­cé a in­tere­sar­me por el mun­do de la ma­ter­ni­dad, me for­mé co­mo ase­so­ra de por­teo, ase­so­ra de lac­tan­cia y, el año pa­sa­do, co­mo dou­la de post­par­to, aun­que la me­jor for­ma­ción es la ex­pe­rien­cia de mis dos hi­jos”, ex­pli­ca. Pe­ro que­ría ir más allá y se plan­teó es­tu­diar En­fer­me­ría pa­ra ti­tu­lar­se co­mo co­ma­dro­na, unos pla­nes que se vie­ron sú­bi­ta­men­te in­te­rrum­pi­dos al en­te­rar­se de que es­pe­ra­ba su ter­cer hi­jo, que na­ce­rá en ju­lio. Aho­ra, con 32 años, ejer­ce co­mo dou­la. “Es di­fí­cil vi­vir ex­clu­si­va­men­te de es­to, pe­ro se pue­de so­bre­vi­vir, y el víncu­lo que creas con otras mu­je­res es espectacular”, des­ta­ca. Pre­pa­ra un li­bro y es au­to­ra de un blog (Ma­re­ta­me­va.word­press.com) des­de el que ha im­pul­sa­do Part­ka­mi, una sin­gu­lar ini­cia­ti­va de mi­cro­me­ce­naz­go con la que, a tra­vés de do­na­cio­nes con re­com­pen­sa y subas­tas de ob­je­tos in­fan­ti­les ce­di­dos por em­pre­sas y ami­gos, pre­ten­de con­se­guir fi­nan­cia­ción pa­ra con­se­guir su gran sue­ño: po­der pa­rir a su ter­cer hi­jo en ca­sa, acom­pa­ña­da de co­ma­dro­nas, un ser­vi­cio que cues­ta unos 2.300 eu­ros. El pro­yec­to triun­fa en las re­des so­cia­les y ya ha con­se­gui­do la mi­tad de la fi­nan­cia­ción. es­ta fron­te­ra y eso nos ha ge­ne­ra­do una si­tua­ción muy de­li­ca­da con el co­lec­ti­vo de co­ma­dro­nas, que nos acu­sa de in­tru­sis­mo”, ex­pli­ca Cla­ra Ver­gés, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Mares Dou­les. A di­fe­ren­cia de las co­ma­dro­nas –ti­tu­la­das en En­fer­me­ría con es­tu­dios de es­pe­cia­li­za­ción–, las dou­las no tie­nen ti­tu­la­ción re­gla­da, aun­que di­ver­sas aso­cia­cio­nes im­par­ten sus pro­pios cursos de va­rios me­ses de du­ra­ción. Ver­gés re­cuer­da que, por ejem­plo, una dou­la pue­de acom­pa­ñar emo­cio­nal­men­te a una ma­dre en el par­to, pe­ro ja­más aten­der­lo. “Nues­tra fun­ción es muy su­til: acom­pa­ñar a la mu­jer y apor­tar­le con­fian­za pa­ra que ella mis­ma en­cuen­tre sus pro­pios re­cur­sos”, apun­ta. El per­fil de las dou­las es muy di­ver­so: en la aso­cia­ción Mares Dou­les hay des­de in­ge­nie­ras has­ta em­plea­das de hos­te­le­ría que com­par­ten su pa­sión por el mun­do de la ma­ter­ni­dad, aun­que no to­das tie­nen hi­jos. Pa­ra ejer­cer de­ben ser au­tó­no­mas y las ta­ri­fas va­rían se­gún el ser­vi­cio: por ejem­plo, por 14 ho­ras de asis­ten­cia a do­mi­ci­lio en el post­par­to co­bran unos 300 eu­ros.

Otra fi­gu­ra ha­bi­tual en Ale­ma­nia o Reino Uni­do que ya pue­de en­con­trar­se en mu­chos ba­rrios de Bar­ce­lo­na es la “ma­dre de día”: mu­je­res que acon­di­cio­nan su pro­pia ca­sa pa­ra cui­dar en ella a un má­xi­mo de 4 ni­ños de en­tre 0 y 3 años. En Es­pa­ña só­lo Na­va­rra cuen­ta con una re­gu­la­ción, por lo que las ma­dres de día de otras zo­nas si­guen la nor­ma­ti­va de es­ta co­mu­ni­dad: en­tre otros re­qui­si­tos de­ben ser au­tó­no­mas, te­ner al­gu­na ti­tu­la­ción re­la­cio­na­da (Pe­da­go­gía, Ma­gis­te­rio, et­cé­te­ra) y for­ma­ción en pe­da­go­gías al­ter­na­ti­vas y pri­me­ros au­xi­lios, y con­tar en su do­mi­ci­lio con es­pa­cios ade­cua­dos pa­ra el jue­go, la sies­ta y la ali­men­ta­ción de los ni­ños, así co­mo al­gún es­pa­cio abier­to. “El per­fil de clien­te son pa­dres que buscan un mo­de­lo de crian­za al­ter­na­ti­vo a las guar­de­rías y tam­bién mu­chos ex­tran­je­ros en cu­yos paí­ses nues­tra fi­gu­ra es ha­bi­tual”, ex­pli­ca Eli Jar­dí, fun­da­do­ra de Llars de cria­nça As­so­cia­ció

Aun­que ca­da vez son más co­mu­nes sus ser­vi­cios, aún no exis­ten re­gu­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas

de Mares de dia, que lu­cha por la re­gu­la­ción de la pro­fe­sión. Es­ta psi­có­lo­ga de 35 años de­jó su tra­ba­jo en un par­vu­la­rio pa­ra cui­dar en su do­mi­ci­lio a 4 ni­ños, in­clu­yen­do su pro­pio hi­jo. “Pensé que era ab­sur­do pa­gar pa­ra que cui­da­sen a mi hi­jo mien­tras yo cui­da­ba los de otros –ex­pli­ca–, lo ideal se­ría que to­dos los pe­que­ños pu­die­ran que­dar­se en su pro­pia ca­sa los pri­me­ros años, pe­ro si no es po­si­ble al me­nos po­der de­jar­lo en ca­sa de al­guien que le ofrez­ca lo que su pro­pia ma­dre le ofre­ce­ría”. Sus ta­ri­fas son si­mi­la­res a las de la guar­de­ría pri­va­da: unos 450 eu­ros al mes por ni­ño, por 7 ho­ras dia­rias de lu­nes a vier­nes.

LVE / AR­CHI­VO

Cris Moe con su hi­jo ma­yor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.