Tho­mas Pi­ketty, un ade­lan­to edi­to­rial

El eco­no­mis­ta fran­cés ana­li­za la evo­lu­ción de la desigualdad de las ren­tas y los pa­tri­mo­nios en más de vein­te paí­ses des­de el si­glo XVIII

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - La se­lec­ción de tex­tos ha si­do rea­li­za­da por Ma­nuel Estapé Tous

Tex­tos se­lec­cio­na­dos de la in­tro­duc­ción de ‘El capital en el si­glo XXI’, cu­ya edi­ción cas­te­lla­na pu­bli­ca­rá el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca.

La dis­tri­bu­ción de la ri­que­za es una de las cues­tio­nes más con­tro­ver­ti­das y de­ba­ti­das en la ac­tua­li­dad. Pe­ro ¿qué se sa­be real­men­te de su evo­lu­ción en el tiem­po? ¿Aca­so la di­ná­mi­ca de la acu­mu­la­ción del capital pri­va­do con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a una con­cen­tra­ción ca­da vez ma­yor de la ri­que­za y del po­der en unas cuan­tas ma­nos, co­mo lo cre­yó Marx en el si­glo XIX? O bien, ¿aca­so las fuer­zas que po­nen en equi­li­brio el desa­rro­llo, la com­pe­ten­cia y el pro­gre­so téc­ni­co lle­van es­pon­tá­nea­men­te a una re­duc­ción de las de­sigual­da­des y a una ar­mo­nio­sa es­ta­bi­li­za­ción en las fa­ses avan­za­das del desa­rro­llo, co­mo lo pen­só Kuz­nets en el si­glo XX? ¿Qué se sa­be, en reali­dad, de la evo­lu­ción de la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos y de la ri­que­za des­de el si­glo XVIII, y qué lec­cio­nes po­de­mos sa­car pa­ra el si­glo XXI?

Es­tas son las pre­gun­tas a las que in­ten­to dar res­pues­ta en es­te li­bro. Di­gá­mos­lo de en­tra­da: las res­pues­tas son im­per­fec­tas e in­com­ple­tas, pe­ro se ba­san en da­tos his­tó­ri­cos y com­pa­ra­ti­vos mu­cho más ex­ten­sos que to­dos los tra­ba­jos an­te­rio­res –abar­can­do tres si­glos y más de vein­te paí­ses–, y en un mar­co teó­ri­co re­no­va­do que per­mi­te com­pren­der me­jor las ten­den­cias y los me­ca­nis­mos sub­ya­cen­tes. El cre­ci­mien­to mo­derno y la di­fu­sión de los co­no­ci­mien­tos per­mi­tie­ron evi­tar el apo­ca­lip­sis mar­xis­ta, pe­ro no mo­di­fi­ca­ron las es­truc­tu­ras pro­fun­das del capital y de las de­sigual­da­des, o por lo me­nos no tan­to co­mo se ima­gi­nó en las dé­ca­das op­ti­mis­tas tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Cuan­do la ta­sa de ren­di­mien­to del capital su­pera de mo­do cons­tan­te la ta­sa de in­cre­men­to de la pro­duc­ción y del in­gre­so –lo que su­ce­día has­ta el si­glo XIX y ame­na­za con vol­ver­se la nor­ma en el si­glo XXI–, el ca­pi­ta­lis­mo pro­du­ce me­cá­ni­ca­men­te de­sigual­da­des in­sos­te­ni­bles, ar­bi­tra­rias, que cues­tio­nan de mo­do ra­di­cal los va­lo­res me­ri­to­crá­ti­cos en los que se fun­da­men­tan nues­tras so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas. Sin em­bar­go, exis­ten me­dios pa­ra que la de­mo­cra­cia y el in­te­rés ge­ne­ral lo­gren re­to­mar el con­trol del ca­pi­ta­lis­mo y de los in­tere­ses pri­va­dos, al mis­mo tiem­po que man­tie­nen la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y evi­tan reac­cio­nes pro­tec­cio­nis­tas y na­cio­na­lis­tas. Es­te li­bro in­ten­ta ha­cer pro­pues­tas en es­te sen­ti­do, apo- yán­do­se en las lec­cio­nes de esas ex­pe­rien­cias his­tó­ri­cas, cu­yo re­la­to cons­ti­tu­ye la tra­ma prin­ci­pal de la obra.(...) Du­ran­te mu­cho tiem­po, las in­ves­ti­ga­cio­nes con­sa­gra­das a la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za se ba­sa­ron en es­ca­sos he­chos es­ta­ble­ci­dos, y en mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes pu­ra­men­te teó­ri­cas. An­tes de ex­po­ner con más pre­ci­sión las fuen­tes de las que par­tí y que in­ten­té re­unir en es­te li­bro, es útil un rá­pi­do historial de las re­fle­xio­nes so­bre es­tos te­mas.

Cuan­do na­ció la eco­no­mía po­lí­ti­ca clá­si­ca en el Reino Uni­do y en Fran­cia a fi­nes del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX, la dis­tri­bu­ción ya era el centro de to­dos los aná­li­sis. Con un cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co sos­te­ni­do –des­co­no­ci­do has­ta en­ton­ces– y los ini­cios del éxo­do ru­ral y de la Re­vo­lu­ción in­dus- trial. ¿Cuá­les se­rían las con­se­cuen­cias de esos trastornos en el re­par­to de la ri­que­za, la es­truc­tu­ra so­cial y el equi­li­brio político de las so­cie­da­des eu­ro­peas?

Pa­ra Tho­mas Malt­hus, que en 1798 pu­bli­có su En­sa­yo so­bre el prin­ci­pio de po­bla­ción, no ca­bía nin­gu­na du­da: la prin­ci­pal ame­na­za era la so­bre­po­bla­ción. Sus fuen­tes eran es­ca­sas, pe­ro las uti­li­zó de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. In­flu­ye­ron en él so­bre to­do los re­la­tos de via­je de Art­hur Young, agró­no­mo in­glés que re­co­rrió los ca­mi­nos del reino de Fran­cia en 1787-1788, en vís­pe­ras de la Re­vo­lu­ción, quien re­la­tó la mi­se­ria de las cam­pi­ñas francesas. (...) En 1798 el re­ve­ren­do Malt­hus pu­bli­có su fa­mo­so En­sa­yo, fue aún más ra­di­cal en sus con­clu­sio­nes. Al igual que su com­pa­trio­ta, es­ta­ba muy preo­cu­pa­do por las no­ti­cias po­lí­ti­cas que lle­ga­ban de Fran­cia, y con­si­de­ra­ba que pa­ra ase­gu­rar­se de que se­me­jan­tes ex­ce­sos no se ex­ten­die­ran al Reino Uni­do, era ur­gen­te su­pri­mir to­do el sis­te­ma de asis­ten­cia a los po­bres y con­tro­lar se­ve­ra­men­te su na­ta­li­dad, a fal­ta de lo cual el mun­do en­te­ro cae­ría en so­bre­po­bla­ción, caos y mi­se­ria. Es cier­ta­men­te im­po­si­ble en­ten­der las ex­ce­si­va­men­te som­brías pre­vi­sio­nes mal­t­hu­sia­nas sin to­mar en cuen­ta el mie­do que abru­ma­ba a una bue­na par­te de las éli­tes eu­ro­peas en la dé­ca­da de 1790.

Re­tros­pec­ti­va­men­te, es muy fá­cil bur­lar­se de los pro­fe­tas de la des­gra­cia, pe­ro ob­je­ti­va­men­te, es im­por­tan­te dar­se cuen­ta de que las trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les en curso a fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX eran bas­tan­te im­pre­sio­nan­tes, in­clu­so trau­má­ti­cas. En reali­dad, la ma­yo­ría de los ob­ser­va­do­res –y no só­lo Malt­hus y Young– te­nían una vi­sión por som­bría, aún apo­ca­líp­ti­ca, de la evo­lu­ción a lar­go pla­zo de la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y de la es­truc­tu­ra so­cial. Es­to se apre­cia so­bre to­do en Da­vid Ri­car­do y Karl Marx –sin lu­gar a du­das los dos eco­no­mis­tas más in­flu­yen­tes del si­glo XIX–, quie­nes ima­gi­na­ban que un pe­que­ño gru­po so­cial –los te­rra­te­nien­tes se­gún Ri­car­do, los ca­pi­ta­lis­tas in­dus­tria­les se­gún Marx– se adue­ña­rían inevi­ta­ble­men­te de una par­te siem­pre cre­cien­te de la pro­duc­ción y la ren­ta.

Pa­ra Ri­car­do, que en 1817 pu­bli­có sus Prin­ci­pios de eco­no­mía po­lí­ti­ca y tri­bu­ta­ción, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción era la evo­lu­ción a lar­go pla­zo del pre­cio de la tie­rra y del ni­vel de la ren­ta del sue­lo. Al igual que Malt­hus, ca­si no dis­po­nía de nin­gu­na fuen­te es­ta­dís­ti­ca dig­na de ese nom­bre, pe­ro eso no le im­pe­día po­seer un co­no­ci­mien­to ín­ti­mo del ca­pi­ta­lis­mo de su épo­ca. Al per­te­ne­cer a una fa­mi­lia de fi­nan­cie­ros ju­díos de ori­gen por­tu­gués, pa­re­cía te­ner me­nos pre­jui­cios que Malt­hus, Young o Smith. Se in­tere­só so­bre to­do en la si­guien­te pa­ra­do­ja ló­gi­ca: des­de el mo­men­to en que el in­cre­men­to de la po­bla­ción y de la pro­duc­ción se pro­lon­ga de mo­do du­ra­de­ro, la tie­rra tien­de a vol­ver­se ca­da vez más es­ca­sa en com­pa­ra­ción con otros bie­nes. La ley de la ofer­ta y la de­man­da de­be­ría con­du­cir a un al­za con­ti­nua del pre­cio de la tie­rra y de las ren­tas pa­ga­das a los te­rra­te­nien­tes. Con el tiem­po, es­tos úl­ti­mos re­ci­bi­rían una par­te ca­da vez más im­por­tan­te del pro­duc­to na­cio­nal, y el res­to de la po­bla­ción

El cre­ci­mien­to mo­derno y la di­fu­sión de los co­no­ci­mien­tos per­mi­tie­ron evi­tar el apo­ca­lip­sis mar­xis­ta... ...pe­ro no mo­di­fi­ca­ron las es­truc­tu­ras pro­fun­das del capital y de las de­sigual­da­des

una frac­ción ca­da vez más re­du­ci­da, lo que se­ría des­truc­ti­vo pa­ra el equi­li­brio so­cial. La úni­ca sa­li­da ló­gi­ca y po­lí­ti­ca­men­te sa­tis­fac­to­ria era un im­pues­to ca­da vez más gra­vo­so so­bre la ren­ta del sue­lo.

Es­ta som­bría pre­dic­ción no se con­fir­mó: des­de lue­go, la ren­ta del sue­lo per­ma­ne­ció mu­cho tiem­po en ni­ve­les ele­va­dos, pe­ro en re­su­mi­das cuen­tas, a me­di­da que dis­mi­nuía el pe­so de la agri­cul­tu­ra en el pro­duc­to na­cio­nal el va­lor de las tie­rras agrí­co­las de­ca­yó inexo­ra­ble­men­te res­pec­to de las de­más for­mas de ri­que­za. Al es­cri­bir en la dé­ca­da de 1810, Ri­car­do no po­día an­ti­ci­par la am­pli­tud del pro­gre­so téc­ni­co y del desa­rro­llo in­dus­trial que se da­ría en el si­glo. Al igual que Malt­hus y Young, no lo­gra­ba ima­gi­nar una hu­ma­ni­dad to­tal­men­te li­be­ra­da del apre­mio ali­men­ti­cio y agrí­co­la. (...)

A se­me­jan­za de Ri­car­do, Marx ba­só su tra­ba­jo en el aná­li­sis de las con­tra­dic­cio­nes ló­gi­cas in­ter­nas del sis­te­ma capitalista. De es­ta ma­ne­ra, bus­có dis­tin­guir­se tan­to de los eco­no­mis­tas bur­gue­ses (que con­ce­bían en el mer­ca­do un sis­te­ma au­to­rre­gu­la­do, es de­cir ca­paz de equi­li­brar­se so­lo, sin ma­yor di­ver­gen­cia, si­mi­lar a la “mano in­vi­si­ble” de Smith y a la “ley de Say”), co­mo de los so­cia­lis­tas utó­pi­cos o proud­ho­nia­nos quie­nes, se­gún él, se con­ten­ta­ban con de­nun­ciar la mi­se­ria obre­ra, sin pro­po­ner un es­tu­dio ver­da­de­ra­men­te cien­tí­fi­co de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos ope­ran­tes.

Marx par­tió del mo­de­lo ri­car­diano del pre­cio del capital y del prin­ci­pio de es­ca­sez, y ahon­dó en el aná­li­sis de la di­ná­mi­ca del capital, al con­si­de­rar un mun­do en el que el capital es an­te to­do in­dus­trial (má­qui­nas, equi­pos, et­cé­te­ra.) y no ru­ral, y pue­de acu­mu­lar­se po­ten­cial­men­te sin lí­mi­te. Su prin­ci­pal con­clu­sión es lo que se pue­de lla­mar el “prin­ci­pio de acu­mu­la­ción in­fi­ni­ta”, la inevi­ta­ble ten­den­cia del capital a acu­mu­lar­se y a con­cen­trar­se en pro­por­cio­nes infinitas, sin lí­mi­te na­tu­ral; de ahí el re­sul­ta­do apo­ca­líp- ti­co pre­vis­to por Marx: ya sea que ha­ya una ba­ja ten­den­cial de la ta­sa de ren­di­mien­to del capital (lo que des­tru­ye el mo­tor de la acu­mu­la­ción y pue­de lle­var a los ca­pi­ta­lis­tas a des­ga­rrar­se en­tre sí), o bien que el por­cen­ta­je del capital en el PIB au­men­te in­de­fi­ni­da­men­te (lo que, tar­de o tem­prano, pro­vo­ca que los tra­ba­ja­do­res se unan y se re­be­len). (...)

En­ton­ces, ca­be des­ta­car que el prin­ci­pio de acu­mu­la­ción in­fi­ni­ta de­fen­di­do por Marx con­tie­ne una in­tui­ción fun­da­men­tal pa­ra el aná­li­sis tan­to del si­glo XXI co­mo del XIX, y en cier­ta ma­ne­ra aún más in­quie­tan­te que el prin­ci­pio de es­ca­sez tan apre­cia­do por Ri­car­do. Ya que la ta­sa de in­cre­men­to de la po­bla­ción y de la pro­duc­ti­vi­dad per­ma­ne­ce re­la­ti­va­men­te ba­ja, las ri­que­zas acu­mu­la­das en el pa­sa­do ad­quie­ren na­tu­ral­men­te una im­por­tan­cia con­si­de­ra­ble, po­ten­cial­men­te des­me­di­da y des­es­ta­bi­li­za­do­ra. Un bajo cre­ci­mien­to per­mi­te equi­li­brar tan só­lo frá­gil­men­te el prin­ci­pio mar­xis­ta de acu­mu­la­ción in­fi­ni­ta: de ello re­sul­ta un equi­li­brio que no es tan apo­ca­líp­ti­co co­mo el de Marx, pe­ro que no de­ja de ser bas­tan­te per­tur­ba­dor. La acu­mu­la­ción se de­tie­ne en un pun­to fi­ni­to, pe­ro ese pun­to pue­de ser su­ma­men­te ele­va­do y des­es­ta­bi­li­za­dor. Ve­re­mos que el enor­me in­cre­men­to del va­lor to­tal de la ri­que­za pri­va­da –me­di­do en años de pro­duc­to na­cio­nal–, que se ob­ser­va des­de la dé­ca­da de 1970-1980 en el con­jun­to de los paí­ses ri­cos –en par­ti­cu­lar, en Eu­ro­pa y en Ja­pón–, obe­de­ce di­rec­ta­men­te a es­ta ló­gi­ca.

CHAR­LES PLATIAU / REU­TERS

Tho­mas Pi­ketty es, sin du­da, el eco­no­mis­ta de mo­da. Su li­bro ‘El capital en el si­glo XXI’, se ha con­ver­ti­do en po­co tiem­po en un fe­nó­meno su­per­ven­tas en el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.