Aus­ten y Bal­zac, la cien­cia de las de­sigual­da­des en el XIX

La Vanguardia - Dinero - - HISTORIA -

Du­ran­te mu­cho tiem­po los de­ba­tes in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos so­bre la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za se ali­men­ta­ron de mu­chos pre­jui­cios, y de muy po­cos he­chos. Co­me­te­ría­mos un error al sub­es­ti­mar la im­por­tan­cia de los co­no­ci­mien­tos in­tui­ti­vos que desa­rro­lla ca­da per­so­na acer­ca de los in­gre­sos y de la ri­que­za de su épo­ca, en au­sen­cia de to­do mar­co teó­ri­co y de to­da es­ta­dís­ti­ca re­pre­sen­ta­ti­va.

El ci­ne y la li­te­ra­tu­ra –en par­ti­cu­lar la no­ve­la del si­glo XIX–, re­bo­san de in­for­ma­cio­nes su­ma­men­te pre­ci­sas acer­ca de los ni­ve­les de vi­da y for­tu­na de los di­fe­ren­tes gru­pos so­cia­les, y acer­ca de la es­truc­tu­ra pro­fun­da de las de­sigual­da­des, sus jus­ti­fi­ca­cio­nes, y sus im­pli­ca­cio­nes en la vi­da de ca­da uno. Las no­ve­las de Ja­ne Aus­ten y de Bal­zac, en par­ti­cu­lar, pre­sen­tan cua­dros pas­mo­sos de la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za en el Reino Uni­do y en Fran­cia en­tre 1790 a 1830. Los dos no­ve­lis­tas po­seían un co­no­ci­mien­to ín­ti­mo de la je­rar­quía de la ri­que­za en sus res­pec­ti­vas so­cie­da­des; com­pren­dían sus fron­te­ras se­cre­tas, co­no­cían sus im­pla­ca­bles con­se­cuen­cias en la vi­da de esos hom­bres y mu­je­res, in­clu­yen­do sus es­tra­te­gias ma­ri­ta­les, sus es­pe­ran­zas y sus des­gra­cias; desa­rro­lla­ron sus im­pli­ca­cio­nes con una ve­ra­ci­dad y un po­der evo­ca­dor que no lo­gra­ría igua­lar nin­gu­na es­ta­dís­ti­ca, nin­gún aná­li­sis eru­di­to.

El asun­to de la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za es de­ma­sia­do im­por­tan­te pa­ra de­jar­lo só­lo en ma­nos de los eco­no­mis­tas, los so­ció­lo­gos, los his­to- ria­do­res y de­más fi­ló­so­fos. Ata­ñe a to­do el mun­do, y más va­le que así sea. La reali­dad con­cre­ta y bur­da de la desigualdad se ofre­ce a la vis­ta de to­dos los que la vi­ven, y sus­ci­ta jui­cios po­lí­ti­cos ta­jan­tes y con­tra­dic­to­rios. Cam­pe­sino o no­ble, obre­ro o in­dus­trial, sir­vien­te o ban­que­ro: des­de su per­so­nal pun­to de vis­ta, ca­da uno ve las con­di­cio­nes de vi­da de unos y otros, las re­la­cio­nes de po­der y de do­mi­nio en­tre los gru­pos so­cia­les, y se for­ja su pro­pio con­cep­to de lo que es jus­to y lo que no. La dis­tri­bu­ción de la ri­que­za ten­drá siem­pre es­ta di­men­sión emi­nen­te­men­te sub­je­ti­va y psi­co­ló­gi­ca, que irre­duc­ti­ble­men­te ge­ne­ra con­flic­to político y, que nin­gún aná­li­sis que se di­ga cien­tí­fi­co po­dría apa­ci­guar. Por for­tu­na, la de­mo­cra­cia ja­más se­rá re­em­pla­za­da por la re­pú­bli­ca de los ex­per­tos.

A fal­ta de fuen­tes, de mé­to­dos, de con­cep­tos pre­ci­sos y de­fi­ni­dos, es po­si­ble de­cir to­do y su con­tra­rio. Pa­ra al­gu­nos las de­sigual­da­des son siem­pre cre­cien­tes, y el mun­do ca­da vez más in­jus­to. Pa­ra otros las de­sigual­da­des son na­tu­ral­men­te de­cre­cien­tes, o bien se ar­mo­ni­zan de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, y an­te to­do no de­be ha­cer­se na­da que pu­die­ra per­tur­bar ese fe­liz equi­li­brio. Fren­te a es­te diá­lo­go de sor­dos, en el que a me­nu­do ca­da cam­po jus­ti­fi­ca su pro­pia pe­re­za in­te­lec­tual me­dian­te la del cam­po con­tra­rio, exis­te un co­me­ti­do pa­ra un procedimiento de in­ves­ti­ga­ción sis­te­má­ti­ca y me­tó­di­ca, aún cuan­do no sea ple­na­men­te cien­tí­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.