La in­tui­ción de Marx so­bre la acu­mu­la­ción in­fi­ni­ta

La Vanguardia - Dinero - - HISTORIA -

Cuan­do Marx pu­bli­có en 1867 el pri­mer to­mo de El capital, me­dio si­glo des­pués de los Prin­ci­pios de Ri­car­do, ha­bía ha­bi­do una pro­fun­da evo­lu­ción en la reali­dad eco­nó­mi­ca y so­cial: ya no se tra­ta­ba de sa­ber si la agri­cul­tu­ra po­dría ali­men­tar a una po­bla­ción cre­cien­te o si el pre­cio de la tie­rra au­men­ta­ría has­ta las nu­bes, sino más bien de com­pren­der la di­ná­mi­ca de un ca­pi­ta­lis­mo en pleno desa­rro­llo.

El su­ce­so más des­ta­ca­do de la épo­ca era la mi­se­ria del pro­le­ta­ria­do in­dus­trial. (...) Los obre­ros se api­ña­ban en cu­chi­tri­les. Las jor­na­das de tra­ba­jo eran lar­gas, con suel­dos muy ba­jos. Se desa­rro­lla­ba una nue­va mi­se­ria ur­ba­na, más vi­si­ble, más cho­can­te, y en cier­tos as­pec­tos aún más ex­tre­ma que la mi­se­ria ru­ral del An­ti­guo Ré­gi­men. Ger­mi­nal, Oliver Twist o Los mi­se­ra­bles no na­cie­ron de la ima­gi­na­ción de los no­ve­lis­tas, ni las le­yes que en 1841 prohi­bie­ron el tra­ba­jo de ni­ños me­no­res de ocho años en las ma­nu­fac­tu­ras en Fran­cia, o el de los me­no­res de 10 años en las mi­nas del Reino Uni­do en 1842. El Cua­dro del es­ta­do fí­si­co y mo­ral de los obre­ros em­plea­dos en las ma­nu­fac­tu­ras, pu­bli- ca­do en Fran­cia en 1840 por el doc­tor Vi­ller­mé y que ins­pi­ró la tí­mi­da le­gis­la­ción de 1841, des­cri­bía la mis­ma reali­dad sór­di­da que La si­tua­ción de la cla­se obre­ra en In­gla­te­rra, pu­bli­ca­do por En­gels en 1845.

De he­cho, to­dos los da­tos his­tó­ri­cos de los que dis­po­ne­mos que no fue has­ta el úl­ti­mo ter­cio del si­glo XIX cuan­do ocu­rrió un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios.

A se­me­jan­za de Ri­car­do, Marx ba­só su tra­ba­jo en el aná­li­sis de las con­tra­dic­cio­nes ló­gi­cas in­ter­nas del sis­te­ma capitalista. De es­ta ma­ne­ra, bus­có dis­tin­guir­se tan­to de los eco­no­mis­tas bur­gue­ses (que con­ce­bían en el mer­ca­do un sis­te­ma au­to­rre­gu­la­do, es de­cir ca­paz de equi­li­brar­se so­lo, sin ma­yor di­ver­gen­cia, si­mi­lar a la "mano in­vi­si­ble" de Smith y a la "ley de Say"), co­mo de los so­cia­lis­tas utó­pi­cos o proud­ho­nia­nos quie­nes, se­gún él, se con­ten­ta­ban con de­nun­ciar la mi­se­ria obre­ra, sin pro­po­ner un es­tu­dio ver­da­de­ra­men­te cien­tí­fi­co de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos ope­ran­tes. En re­su­men:

Marx par­tió del mo­de­lo ri­car­diano del pre­cio del capital y del prin­ci­pio de es­ca­sez, y ahon­dó en el aná­li­sis de la di­ná­mi­ca del capital, al con­si­de­rar un mun­do en el que el capital es an­te to­do in­dus­trial (má­qui­nas, equi­pos, et­cé­te­ra) y no ru­ral, y pue­de, en­ton­ces, acu­mu­lar­se po­ten­cial­men­te sin lí­mi­te. De he­cho, su prin­ci­pal con­clu­sión es lo que se pue­de lla­mar el "prin­ci­pio de acu­mu­la­ción in­fi­ni­ta", es de­cir la inevi­ta­ble ten­den­cia del capital a acu­mu­lar­se y a con­cen­trar­se en pro­por­cio­nes infinitas, sin lí­mi­te na­tu­ral; de ahí el re­sul­ta­do apo­ca­líp­ti­co pre­vis­to por Marx: ya sea que ha­ya una ba­ja ten­den­cial de la ta­sa de ren­di­mien­to del capital (lo que des­tru­ye el mo­tor de la acu­mu­la­ción y pue­de lle­var a los ca­pi­ta­lis­tas a des­ga­rrar­se en­tre sí), o bien que el por­cen­ta­je del capital en el pro­duc­to na­cio­nal au­men­te in­de­fi­ni­da­men­te (lo que, tar­de o tem­prano, pro­vo­ca que los tra­ba­ja­do­res se unan y se re­be­len).

En to­do ca­so, no es po­si­ble nin­gún equi­li­brio so­cio­eco­nó­mi­co o político es­ta­ble. Es­ta ne­gra pro­fe­cía de Marx no es­tu­vo más cer­ca de ocu­rrir que aque­lla pre­vis­ta por Ri­car­do. A par­tir del úl­ti­mo ter­cio del si­glo XIX, por fin los suel­dos em­pe­za­ron a su­bir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.