Ca­ta­lun­ya, ha­cia la tran­si­ción ener­gé­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - ENERGÍA - Col·lec­tiu Tes­la El Col·lec­tiu Tes­la quie­re apor­tar vi­sión y cri­te­rio téc­ni­co a la tran­si­ción del mo­del ener­gé­ti­co

Ca­ta­lun­ya tie­ne que re­du­cir su de­pen­den­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les, apos­tar por la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y por las ener­gías re­no­va­bles, do­tar­se de un en­te re­gu­la­dor in­de­pen­dien­te, de un cuer­po le­gal pro­pio y de una es­truc­tu­ra de la em­pre­sa ade­cua­da.

El 9 de no­viem­bre te­ne­mos un hi­to de­mo­crá­ti­co: de­ci­dir qué que­re­mos co­mo nación. Sin em­bar­go, el le­gí­ti­mo de­re­cho a de­ci­dir y a ejer­cer co­mo nación va más allá de los as­pec­tos me­ra­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vos. Un as­pec­to pri­mor­dial que de­ter­mi­na el de­ve­nir de las na­cio­nes, su so­cie­dad y su eco­no­mía es có­mo se pro­vee de ener­gía. Y aquí hay que ser muy cons­cien­tes de la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos pri­ma­rios.

En es­te sen­ti­do Ca­ta­lun­ya, si bien con cier­tas es­pe­ci­fi­ci­da­des, no di­fie­re del res­to de los paí­ses de Eu­ro­pa. So­mos al­ta­men­te de­pen­dien­tes de los com­bus­ti­bles fó­si­les y, al mis­mo tiem­po, no dis­po­ne­mos y, por lo tan­to, nos ve­mos obli­ga­dos a com­prar. Es­ta di­ná­mi­ca, con­so­li­da­da y acen­tua­da en las úl­ti­mas dé­ca­das, nos obli­ga a abor­dar­lo sin di­la­ción: el cos­te de la fac­tu­ra de la im­por­ta­ción de pro­duc­tos y de­ri­va­dos pe­tro­lí­ferps se ha dis­pa­ra­do los úl­ti­mos me­ses, lle­gan­do ca­si al 5% del PIB ca­ta­lán.

Sin nin­gún ti­po de du­da, la prio­ri­dad es re­du­cir los ni­ve­les de de­pen­den­cia de las im­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo, es de­cir, des­car­bo­ni­zar la so­cie­dad y la eco­no­mía ca­ta­la­nas. Nues­tro país se po­dría per­mi­tir im­por­tar cier­tos re­cur­sos ener­gé­ti­cos si al mis­mo tiem­po ex­por­ta­ra otros pro­du­ci­dos con fuen­tes re­no­va­bles. El ba­lan­ce es

Es fun­da­men­tal una es­truc­tu­ra de la em­pre­sa ade­cua­da y abier­ta que evi­te po­si­cio­nes de do­mi­nio en ca­da es­la­bón de la ca­de­na ener­gé­ti­ca”

im­por­tan­te pa­ra re­du­cir la de­pen­den­cia res­pec­to a los pre­cios de los re­cur­sos fó­si­les en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Pa­ra al­can­zar­lo, hay que se­guir di­fe­ren­tes es­tra­te­gias, to­das ellas ya des­cri­tas en los do­cu­men­tos de re­fe­ren­cia de la UE y que mu­chos es­ta­dos miem­bros (no el Es­ta­do español) ya es­tán si­guien­do. Con­cre­ta­men­te el acuer­do mar­co pa­ra el año 2030 Fra­me­work for cli­ma­te and energy po­li­ces 2030 y la hoja de ru­ta Road­map 2050. Es­tas di­rec­tri­ces in­ci­den en la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar de ma­ne­ra drás­ti­ca la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en to­da la ca­de­na, ma­xi­mi­zar la pe­ne­tra­ción de ener­gías re­no­va­bles (re­cur­so pri­ma­rio au­tóc­tono) y di­ver­si­fi­car las fuen­tes, acer­car la ge­ne­ra­ción a los lu­ga­res de con­su­mo a par­tir de la ge­ne­ra­ción dis­tri­bui­da, mo­der­ni­zar la red de dis­tri­bu­ción y dis­po­ner de ni­ve­les ra­zo­na­bles de in­ter­co­ne­xión in­ter­na­cio­nal.

To­das es­tas me­di­das re­quie­ren de la con­tri­bu­ción tec­no­ló­gi­ca de las TIC , de ma­ne­ra que se fu­sio­nan con las pro­pias de la ener­gía pa­ra con­for­mar una ver­da­de­ra red eléc­tri­ca in­te­li­gen­te.

El desa­rro­llo del con­jun­to de es­tas me­di­das no de­pen­de só­lo de as­pec­tos téc­ni­cos. Sino al con­tra­rio, son a me­nu­do los as­pec­tos no tec­no­ló­gi­cos los que pue­den ca­ta­li­zar el rit­mo de la des­car­bo­ni­za­ción. Y aquí tam­bién te­ne­mos que in­ter­ve­nir. Son as­pec­tos le­ga­les y re­gu­la­to­rios, pa­ra lo que se­rá ne­ce­sa­rio do­tar­nos de un cuer­po le­gal pro­pio ar­mo­ni­za­do con las di­rec­ti­vas eu­ro­peas y de un en­te re­gu­la­dor in­de­pen­dien­te. Tam­bién es fun­da­men­tal una es­truc­tu­ra de la em­pre­sa ade­cua­da y abier­ta que evi­te las po­si­cio­nes de do­mi­nio en to­dos los es­la- bo­nes de la ca­de­na ener­gé­ti­ca (no se pue­de do­mi­nar al mis­mo tiem­po el mer­ca­do de ge­ne­ra­ción y el de co­mer­cia­li­za­ción y es­pe­rar que el mer­ca­do ac­túe en li­bre com­pe­ten­cia). La in­ver­sión ne­ce­sa­ria pa­ra la tran­si­ción de mo­de­lo ener­gé­ti­co no es prque­ña y por eso hay que ac­tuar aho­ra, an­tes que la de­pen­den­cia de las im­por­ta­cio­nes las­tre to­da­vía más las fi­nan­zas del país. Ha­rá fal­ta, por una par­te, prio­ri­zar in­ver­sio­nes ener­gé­ti­cas, por otra, es­ta­ble­cer cla­ra­men­te la re­tri­bu­ción de las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des re­gu­la­das y, pa­ra las ac­ti­vi­da­des li­be­ra­li­za­das, me­ca­nis­mos efi­cien­tes pa­ra la fi­ja­ción de pre­cios y, fi­nal­men­te, ver que el aho­rro aso­cia­do a la re­duc­ción de las im­por­ta­cio­nes se tra­du­ce en li­qui­dez pa­ra las em­pre­sas y fa­mi­lias pa­ra afron­tar la mo­der­ni­za­ción del con­su­mo de ener­gía a tra­vés de una fis­ca­li­dad ade­cua­da.

La de­fi­ni­ción del mo­de­lo ener­gé­ti­co afectará al con­jun­to de la so­cie­dad y, por lo tan­to, es le­gí­ti­mo y desea­ble que se es­ta­blez­can me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción –no só­lo de li­de­raz­go– de los di­fe­ren­tes agen­tes en la de­fi­ni­ción y eje­cu­ción de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca (pa­ra afron­tar as­pec­tos co­mo el im­pac­to en el te­rri­to­rio de las in­fra­es­truc­tu­ras de ener­gías re­no­va­bles y las re­des de dis­tri­bu­ción eléc­tri­cas). Un de­ba­te fruc­tí­fe­ro que se con­vier­ta tam­bién en se­ñal de iden­ti­dad de un país mo­derno, de­mo­crá­ti­co y pun­te­ro que cir­cuns­cri­be e in­te­gra su ac­ti­vi­dad so­cio­eco­nó­mi­ca den­tro de los lí­mi­tes de los eco­sis­te­mas que lo sus­ten­tan.

El Col·lec­tiu Tes­la pre­ten­de apor­tar la vi­sión y cri­te­rio téc­ni­co al de­ba­te so­cial en to­do aque­llo que ten­ga re­la­ción con la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca y la tran­si­ción de mo­de­lo. Las de­ci­sio­nes que hoy se to­man en el ám­bi­to ener­gé­ti­co con­fi­gu­ran el fu­tu­ro del país y, por lo tan­to, com­bi­na­do con un mo­de­lo a lar­go pla­zo, nos ha­ce fal­ta una ca­pa­ci­dad de eje­cu­ción a cor­to. Ni que­re­mos, ni po­de­mos des­per­di­ciar la opor­tu­ni­dad que se abri­rá des­pués del 9-N, que no es más que la de ejer­cer el de­re­cho y el de­ber de tra­ba­jar pa­ra un fu­tu­ro digno pa­ra el país.

LLIBERT TEI­XI­DÓ

To­rre de al­ta ten­sión en To­na (Bar­ce­lo­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.