Ucra­nia, Geor­gia y Mol­da­via apues­tan por la UE

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - JAU­ME GI­NÉ DA­VÍ PRO­FE­SOR DE LA FA­CUL­TAD DE DE­RE­CHO DE ESA­DE

Ru­sia, Ka­za­jis­tán y Bie­lo­rru­sia cons­ti­tu­ye­ron el 29 de ma­yo la Unión Eco­nó­mi­ca Eu­ro­asiá­ti­ca, que en­tra­rá en vi­gor el 1 de enero del 2015

Una com­ple­ja par­ti­da geo­es­tra­té­gi­ca y eco­nó­mi­ca se ha desata­do en Eu­ro­pa cen­tral con fi­nal in­cier­to. La Unión Eu­ro­pea lan­zó en Pra­ga en ma­yo del 2009 el Par­te­na­ria­do Orien­tal, un ins­tru­men­to pa­ra im­pul­sar la coope­ra­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca con seis re­pú­bli­cas ex so­vié­ti­cas: Ar­me­nia, Azer­bai­yán, Bie­lo­rru­sia, Geor­gia, Mol­da­via y Ucra­nia. Pe­ro Vla­dí­mir Pu­tin re­tor­nó a la pre­si­den­cia ru­sa en ma­yo del 2012 pa­ra ha­cer reali­dad su gran apues­ta per­so­nal: la crea­ción de una Unión Eu­ro­asiá­ti­ca li­de­ra­da por Mos­cú que re­agru­pa­se va­rios de los paí­ses que en su día in­te­gra­ban la URSS. Y pa­ra lo­grar­lo, Pu­tin los pre­sio­nó po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te pa­ra ale­jar­los de la Unión Eu­ro­pea. Tam­bién Bru­se­las les exi­gió ade­cuar sus re­gí­me­nes a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y a las re­glas que ri­gen una eco­no­mía de mer­ca­do. Una ta­rea na­da fá­cil.

El pul­so UE-Ru­sia fue in cres­cen­do. En la ter­ce­ra cumbre so­bre el Par­te­na­ria­do Orien­tal ce­le­bra­da en Vil­na en no­viem­bre del 2013, só­lo Geor­gia y Mol­da­via ru­bri­ca­ron los acuer­dos de aso­cia­ción con la Unión Eu­ro­pea. Ucra­nia rehu­só ha­cer­lo en el úl­ti­mo mo­men­to por las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas de Pu­tin. Tam­bién Ar­me­nia gi­ró en sep­tiem­bre ha­cia Mos­cú. Des­de en­ton­ces, los acon­te­ci­mien­tos se ace­le­ra­ron. La re­vo­lu­ción Mai­dam pro­vo­có en fe­bre­ro un cam­bio de ré­gi­men político en Kíev. Ru­sia res­pon­dió en abril ane­xio­nán­do­se la pe­nín­su­la de Cri­mea y des­es­ta­bi­li­zó el es­te de Ucra­nia.

Ru­sia, Ka­za­jis­tán y Bie­lo­rru­sia cons­ti­tu­ye­ron el 29 de ma­yo la Unión Eco­nó­mi­ca Eu­ro­asiá­ti­ca (UEE), que en­tra­rá en vi­gor en el 2015. Ar­me­nia y Kir­guis­tán se le su­ma­rán pron­to. Tam­bién ca­be que lo ha­ga Azer­bai­yán, si bien el pre­si­den­te Il­ham Aliev no tie­ne pri­sa por­que el país cuen­ta con unas re­ser­vas de hi­dro­car­bu­ros que le dan un buen mar­gen de ma­nio­bra pa­ra sor­tear las pre­sio­nes ex­te­rio­res. Pe­ro sin Ucra­nia, un país cla­ve de 46 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, la UEE per­dió pe­so de­mo­grá­fi­co y via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, muy le­jos de las am­bi­cio­nes ru­sas. Y que­da­rá geo­grá­fi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te en­tre dos co­lo­sos: la Unión Eu­ro­pea y Chi­na.

Pe­kín apro­ve­chó las dos dé­ca­das de es­tan­ca­mien­to ru­so pa­ra po­si­cio­nar­se en Asia cen­tral. Una se­ma­na an­tes de fir­mar­se la UEE en As­ca­na, el pre­si­den­te Nur­sul­tán Na­zar­bá­yev vi­si­tó Pe­kín pa­ra acor­dar con Xi Jin­ping más in­ver­sio­nes chi­nas en el sec­tor ener­gé­ti­co y de las in­fra­es­truc­tu­ras. Ka­za­jis­tán, con una im­por­tan­te po­bla­ción ru­sa, no quie­re que­dar a mer­ced de Pu­tin.

La Unión Eu­ro­pea reac­cio­nó al en­vi­te ru­so fir­man­do el 27 de ju­nio en Bru­se­las tres acuer­dos de aso­cia­ción y li­bre co­mer­cio con Ucra­nia, Geor­gia y Mol­da­via que les abri­rán el ac­ce­so a un mer­ca­do de 500 mi­llo­nes de per­so­nas. Con­ta­rán con un pe­rio­do

tran­si­to­rio pa­ra ir ade­cuan­do sus res­pec­ti­vos mer­ca­dos al co­mer­cio y la in­ver­sión de la UE-28. Y re­ci­bi­rán la ayu­da fi­nan­cie­ra de Bru­se­las pa­ra adap­tar sus ins­ti­tu­cio­nes y las le­gis­la­cio­nes in­ter­nas al mar­co co­mu­ni­ta­rio. Tam­bién pa­ra mi­ti­gar los al­tos cos­tes eco­nó­mi­cos y so­cia­les del ajus­te.

Los tres paí­ses se acer­can a Eu­ro­pa y se ale­jan de la in­fluen­cia ru­sa. Pa­ra Mos­cú, los acuer­dos son un pri­mer pa­so ha­cia una fu­tu­ra in­te­gra­ción a la Unión Eu­ro­pea y avi­só que aca­rrea­rán gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la es­ta­bi­li­dad de los tres paí­ses, afec­ta­dos por con­flic­tos te­rri­to­ria­les y muy de­pen­dien­tes eco­nó­mi­ca­men­te de Ru­sia. Mos­cú po­dría cor­tar el grifo ener­gé­ti­co, im­po­ner ba­rre­ras de ac­ce­so co­mer­cial al mer­ca­do ru­so e in­clu­so no con­ce­der o re­no­var los vi­sa­dos, fre­nan­do las re­me­sas a sus fa­mi­lias, de los emi­gran­tes ucra­nia­nos mol­da­vos y geor­gia­nos le­ga­les e ile­ga­les que tra­ba­jan en Ru­sia.

Mos­cú no re­co­no­ció el brus­co cam­bio de ré­gi­men en Kíev que pro­vo­có el gi­ro fi­nal de Ucra­nia ha­cia la Unión Eu­ro­pea. Y de­mos­tró es­tar dis­pues­to a to­do pa­ra no per­der su in­fluen­cia po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca so­bre un país his­tó­ri­ca y cul­tu­ral­men­te li­ga­do a Ru­sia. Y tras ane­xio­nar­se Cri­mea si­gue apo­yan­do con ar­mas las fuer­zas se­ce­sio­nis­tas de las pro­vin­cias de Do­netsk y Luhansk que pre­ten­den des­mem­brar­las de Ucra­nia pa­ra unir­las a la Fe­de­ra­ción Ru­sa.

Ru­sia ya in­ter­vino mi­li­tar­men­te en Geor­gia en el 2008, des­mem­bró el 20% del te­rri­to­rio re­co­no­cien­do la in­de­pen­den­cia de Ab­ja­sia y Ose­tia del Sur, Y de­cre­tó un em­bar­go co­mer­cial que du­ró sie­te años. El ac­tual pre­si­den­te Gi­jor­gui Marg­ve­lach­vi­li ha rehe­cho las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con Mos­cú, pe­ro la gran som­bra ru­sa si­gue om­ni­pre­sen­te so­bre un pe­que­ño país de 4,4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Igual de tensa es la si­tua­ción en Mol­da­via, otro país de 3,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que mira ha­cia el oes­te. Man­tie­ne la mi­tad de su co­mer­cio ex­te­rior con la Unión Eu­ro­pea, a don­de los mol­da­vos ya no ne­ce­si­tan vi­sa­do pa­ra en­trar. Pe­ro tam­bién co­bi­ja un con­flic­to te­rri­to­rial en Trans­nis­tria, una re­gión pro ru­sa que se

Só­lo Ale­ma­nia con el apo­yo de Fran­cia po­dría in­ten­tar acer­car po­si­cio­nes pa­ra bus­car una sa­li­da pac­ta­da con Mos­cú”

de­cla­ró in­de­pen­dien­te en 1992.

La cri­sis po­lí­ti­ca en­tre la Unión Eu­ro­pea y Ru­sia no ha he­cho más que em­pe­zar y no se di­vi­sa una so­lu­ción a cor­to pla­zo. El Par­te­na­ria­do Orien­tal es un bien in­ten­cio­na­do pro­yec­to eu­ro­peo que fue mal plan­tea­do. Se pre­sen­tó co­mo un pri­mer pa­so a una fu­tu­ra y ple­na in­te­gra­ción en la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro Bru­se­las erró al no pre­ver la reac­ción de Pu­tin. El Krem­lin vio en la ini­cia­ti­va eu­ro­pea un in­ten­to de fre­nar a una Ru­sia an­sio­sa de vol­ver a ser una po­ten­cia eu­ro­pea.

El Par­te­na­ria­do pre­ci­sa­ba pa­ra te­ner éxi­to de un fuer­te li­de­raz­go político del que ca­re­ce una ren­quean­te UE-28 que no sa­be man­te­ner una po­si­ción co­mún so­bre el al­can­ce de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas apli­ca­bles a Mos­cú. El 27 de ju­nio los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno en­via­ron des­de Bru­se­las un ul­ti­má­tum a Ru­sia con un pla­zo has­ta el 30 de ju­nio exi­gien­do su im­pli­ca­ción en la pa­ci­fi­ca­ción de Ucra­nia. Mos­cú no hi­zo ca­so. Ya se ane­xio­nó Cri­mea y po­dría ver­se ten­ta­do a re­pe­tir­lo con Ose­tia del Sur y a se­guir des­es­ta­bi­li­zan­do a Ucra­nia y otros paí­ses ve­ci­nos con po­bla­ción ru­sa, rea­cios a ple­gar­se an­te Ru­sia.

La Unión Eu­ro­pea no cuen­ta con una lí­nea geo­es­tra­té­gi­ca de­fi­ni­da ni con una po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mún con vo­lun­tad y ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias, no tan­to pa­ra fre­nar a Ru­sia co­mo pa­ra lle­gar a una nue­va y equi­li­bra­da en­ten­te con un gran país eu­ro­peo que se pro­yec­ta has­ta el ex­tre­mo Orien­te. Só­lo Ale­ma­nia con el apo­yo de Fran­cia po­dría in­ten­tar acer­car po­si­cio­nes pa­ra bus­car una sa­li­da pac­ta­da con Mos­cú. Pe­ro to­do acuer­do de­be siem­pre res­pe­tar los de­re­chos de los paí­ses y pue­blos de Eu­ro­pa a de­ci­dir li­bre y de­mo­crá­ti­ca­men­te su fu­tu­ro. Es lo que di­fe­ren­cia la Unión Eu­ro­pea de la Ru­sia de Pu­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.