El co­che com­par­ti­do: ¿de­ba­te o pa­ta­le­ta?

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - MAR ALAR­CÓN FUN­DA­DO­RA DE SOCIALCAR.COM

¿Os ima­gi­náis lle­van­do un smartp­ho­ne en vues­tro bol­si­llo mien­tras con­du­cís un ca­rro ti­ra­do a ca­ba­llo? Así se­ría hoy nues­tra mo­vi­li­dad si los fa­bri­can­tes de ca­rros o cria­do­res de ca­ba­llos hu­bie­sen con­se­gui­do prohi­bir la fa­bri­ca­ción de au­to­mó­vi­les pa­ra pro­te­ger­se, ne­gan­do así la in­no­va­ción y el desa­rro­llo. Es­tá cla­ro que las so­cie­da­des evo­lu­cio­nan, se tra­ta de al­go inevi­ta­ble e im­pa­ra­ble, gus­te o no gus­te.

Re­cien­te­men­te se ha abier­to un en­car­ni­za­do de­ba­te so­bre los efec­tos del co­che com­par­ti­do. Es im­por­tan­te des­ta­car que las ini­cia­ti­vas na­ci­das en los úl­ti­mos años res­pon­den a so­lu­cio­nes lan­za­das por em­pren­de­do­res, gen­te co­rrien­te, quie­nes in­ten­tan apor­tar so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes a pro­ble­mas co­ti­dia­nos su­fri­dos por la so­cie­dad en su con­jun­to. Nos en­con­tra­mos fren­te a una so­cie­dad em­po­bre­ci­da, unas ciu­da­des co­lap­sa­das de vehícu­los y una sa­tu­ra­ción de ac­ti­vos in­fra­uti­li­za­dos.

Por un la­do, en­con­tra­mos so­lu­cio­nes co­mo el ya co­no­ci­do cars­ha­ring (Blue­mo­ve, Zip­car...), el cual acer­ca al usua­rio el co­che de al­qui­ler ade­más de per­mi­tir su uso por ho­ras. El uso de un co­che en­tre va­rias per­so­nas sus­ti­tu­ye el uso de unos vein­te co­ches en cir­cu­la- ción, er­go más es­pa­cio me­nos con­ta­mi­na­ción. Asi­mis­mo, el P2P cars­ha­ring (So­cial Car, Ge­ta­round...) o al­qui­ler de co­ches en­tre par­ti­cu­la­res le su­ma a lo an­te­rior la op­ti­mi­za­ción del co­che en pro­pie­dad –usa­do úni­ca­men­te el 2% del tiem­po– y ade­más re­pre­sen­ta un im­pac­to so­cial ofre­cien-

Lo dis­rup­ti­vo de es­tas nue­vas mo­da­li­da­des de mo­vi­li­dad re­cae en la im­por­tan­cia que ha to­ma­do in­ter­net y la tec­no­lo­gía mó­vil”

do un in­gre­so extra pa­ra quie­nes po­nen su co­che en al­qui­ler. So­cial Car, el al­qui­ler de vehícu­los en­tre par­ti­cu­la­res en nues­tro país, dis­tri­bui­rá es­te año un mi­llón de eu­ros en­tre sus usua­rios. Lue­go, el car­poo­ling (Bla­bla­car, Amo­vens...), el com­par­tir tra­yec­to en­tre va­rias per­so­nas pa­ra cu­brir los gas­tos del via­je. Es­te ser­vi­cio be­ne­fi­cia la eco­no­mía del via­je­ro y ra­cio­na­li­za el uso efi­cien­te del co­che. O, fi­nal­men­te, apli­ca­cio­nes mó­vi­les que per­mi­ten al ciu­da­dano des­pla­zar­se en el co­che de otra per­so­na de for­ma re­tri­bui­da (Uber, Lyft...).

La úl­ti­ma es la fór­mu­la que más cho­ca con­tra el sis­te­ma ac­tual­men­te es­ta­ble­ci­do. En reali­dad el de­ba­te no es so­bre una apli­ca­ción mó­vil tal o cual, el de­ba­te re­si­de en el au­ge de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va co­mo nue­va for­ma de ac­ce­so a bie­nes y ser­vi­cios. El con­su­mo co­la­bo­ra­ti­vo sur­ge co­mo re­fle­xión, e in­clu­so co­mo re­bel­día, a una so­cie­dad con­su­mis­ta has­ta el ex­tre­mo de po­seer por po­seer y ca­rac­te­ri­za­da por un fá­cil ac­ce­so al cré­di­to. Las re­glas del jue­go han cam­bia­do de gol­pe y las nue­vas ne­ce­si­da­des no se han he­cho es­pe­rar.

Ha­ce tiem­po que oí­mos lo de vol­ve­re­mos al true­que y si le su­mas el ve­loz desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía di­gi­tal, voi­là el com­par­tir, in­ter­cam­biar, al­qui­lar, en de­fi­ni­ti­va: el con­su­mo co­la­bo­ra­ti­vo al­can­za una di­men­sión glo­bal. En reali­dad lo dis­rup­ti­vo de es­tas nue­vas mo­da­li­da­des de mo­vi­li­dad re­cae en la im­por­tan­cia que ha to­ma­do in­ter­net y la tec­no­lo­gía mó­vil en nues­tras vi­das, cam­bián­do­lo prác­ti­ca­men­te to­do.

¿Y qué po­de­mos ha­cer con­tra es­to? Más bien po­co. Mien­tras los nue­vos ser­vi­cios apor­ten va­lor al con­su­mi­dor, quien hoy tie­ne más voz que nun­ca, y sa­tis­fa­gan de for­ma óp­ti­ma sus ne­ce­si­da­des, no ha­brá pro­tes­ta que lo de­ten­ga. Hoy es él quien de­ci­de. Es bien sa­bi­do que los cambios le­gis­la­ti­vos son len­tos y no si­guen la ve­lo­ci­dad de los cambios so­cia­les y me­nos to­da­vía la ve­lo­ci­dad de la tec­no­lo­gía.

Los agen­tes de es­te nue­vo con­su­mo tra­ta­mos de adap­tar­nos al má­xi­mo a la re­gu­la­ción exis­ten­te y de va­ler­nos de he­rra­mien­tas que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad del ser­vi­cio. So­cial Car ofre­ce el se­gu­ro ade­cua­do pa­ra al­qui­lar, así co­mo tra­ta los in­gre­sos de acuer­do con la nor­ma­ti­va fis­cal y la­bo­ral.

Qui­zás la so­lu­ción pa­ra evi­tar se­guir subidos a un ca­rro ti­ra­do de un ca­ba­llo mien­tras ha­bla­mos por el mó­vil pa­se por me­nos prohi­bir, san­cio­nar y li­mi­tar y más en­ten­der, co­la­bo­rar y es­cu­char. Hoy se de­ba­ten cier­tas mo­da­li­da­des de co­che com­par­ti­do, pe­ro ¿qué pa­sa­rá ma­ña­na con el co­che au­to­pi­lo­ta­do? Pues lo mis­mo, si apor­ta va­lor evo­lu­cio­na­rá y to­dos ten­dre­mos que adap­tar­nos, le­yes in­clui­das. Em­pie­za a com­par­tir y ve­rás que una gran co­mu­ni­dad quie­re com­par­tir con­ti­go.

DA­VID AIROB

Ca­lle aba­rro­ta­da de trá­fi­co en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.