Etihad si­gue de com­pras

Con la ad­qui­si­ción del 49% de Ali­ta­lia, las com­pa­ñías par­ti­ci­pa­das por la ae­ro­lí­nea ya son ocho

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Ja­vier Or­te­ga Figueiral

Hay mar­cas que pa­re­cen eter­nas. Ali­ta­lia es una de ellas: crea­da por in­ver­so­res pri­va­dos tras el fin de la se­gun­da gue­rra mun­dial, fue la com­pa­ñía de ban­de­ra de Ita­lia, dis­fru­tan­do de un lar­go pe­rio­do mo­no­po­lís­ti­co. Só­lo en el 2000 es­tu­vo a pun­to de con­ver­tir­se en mul­ti­na­cio­nal al es­tar a pun­to de fu­sio­nar­se con KLM, ope­ra­ción abor­ta­da ines­pe­ra­da­men­te por el la­do ho­lan­dés. A par­tir de en­ton­ces ini­ció una ca­rre­ra a la de­ses­pe­ra­da pa­ra so­bre­vi­vir en un mer­ca­do que es­ta­ba hun­dien­do sus re­sul­ta­dos. Por en­ton­ces, más de un 60% de su ac­cio­na­ria­do es­ta­ba en ma­nos del es­ta­do y fue Ro­mano Pro­di quien en el 2006 ini­ció un dra­má­ti­co pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción que lle­gó al lí­mi­te cuan­do la com­pa­ñía si­quie­ra tu­vo cré­di­to pa­ra pa­gar el com­bus­ti­ble de sus avio­nes, una si­tua­ción que aca­bó en la quie­bra de sep­tiem­bre del 2008.

Pa­re­ce eter­na, pe­ro no lo es: la ac­tual Ali­ta­lia, con se­de cen­tral en Ro­ma, na­ció des­pués de la quie­bra, cuan­do un gru­po de 18 em­pre­sa­rios, al­gu­nos de ellos ami­gos per­so­na­les del ins­ti­ga­dor de la ope­ra­ción, Sil­vio Ber­lus­co­ni, crea­ron CAI, Com­pag­nia Aerea Ita­lia­na, que com­pró la mar­ca, par­te de la flo­ta y otros de­re­chos de Ali­ta­lia, re­ca­pi­ta­li­zán­do­la y dan­do en­tra­da unos me­ses

Etihad ya es la com­pa­ñía que más rá­pi­do ha cre­ci­do en la his­to­ria de la avia­ción co­mer­cial

des­pués a la alian­za Air Fran­ceKLM co­mo so­cio in­dus­trial con un 25% del ac­cio­na­ria­do por el que pa­gó 325 mi­llo­nes. Los nue­vos ges­to­res no con­si­guie­ron re­mon­tar la de­ri­va de una com­pa­ñía aé­rea que lle­gó a per­der 600.000 eu­ros dia­rios, ha­cien­do ne­ce­sa­rias nue­vas am­plia­cio­nes de capital, a las que nin­gún so­cio es­tu­vo dis­pues­to a ha­cer fren­te.

Cuan­do pa­re­cía que la his­to­ria iba a aca­bar nue­va­men­te mal, apa­re­ció un sal­va­dor des­de los emi­ra­tos ára­bes: Etihad, la lí­nea aé­rea de Abu Da­bi, que con­fir­mó ofi­cial­men­te su in­te­rés por Ali­ta­lia a prin­ci­pios de ju­nio, tras me­ses de dis­cre­tas ne­go­cia­cio­nes en las que se aca­bó acor­dan­do la ad­qui­si­ción de un 49% del ac­cio­na­ria­do con una in­ver­sión to­tal que al­can­za­rá los 1.250 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos cua­tro años. To­do eso al mar­gen de los más de 700 mi­llo­nes que la com­pa­ñía adeu­da a un gru­po de ban­cos con los que ac­tual­men­te si­gue ne­go­cian­do co­mo pa­gar.

La par­te ne­ga­ti­va de to­do es­te plan son las exi­gen­cias de re­cor­te de per­so­nal que ha exi­gi­do el nue­vo ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio: 2.500 des­pi­dos so­bre una plan­ti­lla de 14.000 per­so­nas, un re­cor­te an­te el que han reac­cio­na­do los sin­di­ca­tos de la com­pa­ñía anun­cian­do una huel­ga pa­ra el pró­xi­mo 20 de ju­lio.

An­te un pa­no­ra­ma pro­ta­go­ni­za­do por una em­pre­sa que es­tu­vo a pun­to de que­brar por se­gun­da vez en cin­co años, ¿qué lle­va a Etihad a in­tere­sar­se por Ali­ta­lia? La res­pues­ta es­tá cla­ra: aña­dir a sus in­tere­ses el cuar­to mer­ca­do de pa­sa­je más im­por­tan­te de Eu­ro­pa, su­mar ca­si 24 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros a su con­ta­dor y aña­dir nue­vas ru­tas, des­ti­nos e in­tere­ses co­mer­cia­les pa­ra que su eje aé­reo de Abu Da­bi si­ga cre­cien­do fren­te a otros com­pe­ti­do­res de la re­gión y otras zo­nas del mun­do

El nue­vo ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio exi­ge 2.500 des­pi­dos so­bre una plan­ti­lla de 14.000 per­so­nas

que se pos­tu­lan a ser los nue­vos cen­tros aé­reos del pla­ne­ta.

Etihad es muy jo­ven, só­lo tie­ne diez años de vi­da des­de su crea­ción por un de­cre­to real del je­que Ja­li­fa bin Za­yed bin Sul­tán Al Naha­yan, que tu­vo el de­seo de crear pa­ra su emi­ra­to una ae­ro­lí­nea pro­pia, pues has­ta el mo­men­to su país com­par­tía Gulf Air con Bah­réin. En su cor­ta tra­yec­to­ria se ha con­ver­ti­do en la com­pa­ñía que más rá­pi­do ha cre­ci­do en la his­to­ria de la avia­ción co­mer­cial, pues en su pri­mer año de vi­da ya fir­mó un me­ga­con­tra­to con los dos gran­des fa­bri­can­tes, Boeing y Air­bus que in­cluía la in­cor­po­ra­ción del A380, con­tra­tos que han ido se­gui­dos de nue­vas com­pras que han he­cho que a día de hoy su flo­ta su­pere el cen­te­nar de uni­da­des, 12 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros trans­por­ta­dos y 11.000 em­plea­dos, bue­na par­te de ellos re­clu­ta­dos en Eu­ro­pa, Amé­ri­ca y Aus­tra­lia, atraí­dos por unas con­di­cio­nes sa­la­ria­les muy in­tere­san­tes.

Etihad no só­lo ha cre­ci­do in­ter­na­men­te sino que tam­bién ha ido de com­pras en otros paí­ses pa­ra po­si­cio­nar­se en Eu­ro­pa, In­dia, Áfri­ca y Ocea­nía. Hoy es due­ña del 4% de la ir­lan­de­sa Aer Lin­gus, del 20% de Vir­gin Aus­tra­lia, del 24% de la In­dia Jet Air­ways y del 34% de la suiza Dar­win. Tam­bién es­tá en el ac­cio­na­ria­do de la ale­ma­na Air Ber­lin, con ca­si un 30%, de Air Sey­che­lles, con un 40% y de la an­ti­gua ae­ro­lí­nea de Yu­gos­la­via, hoy Air Ser­bia, con un 49%. Abu Da­bi su­ma y si­gue.

IM­PA­RA­BLE: JOF Y AR­CHI­VO

Etihad y sus par­ti­ci­pa­das en Ir­lan­da, Ser­bia, Sey­che­lles y Suiza; ade­más de Aus­tra­lia, In­dia, Ale­ma­nia e Ita­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.