“Los mó­vi­les per­so­na­les pe­ne­tran las re­des de las em­pre­sas”

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Nor­ber­to Gallego

No hay na­da nue­vo en de­cir que los mó­vi­les –o, más ge­né­ri­ca­men­te la mo­vi­li­dad– es una de las fuer­zas que do­mi­nan la evo­lu­ción de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, y pro­du­ce cambios so­cio­ló­gi­cos no­ta­bles. Smartp­ho­nes y ta­ble­tas van su­plan­tan­do po­co a po­co a los PC co­mo dis­po­si­ti­vos de compu­tación, y el fe­nó­meno es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra las em­pre­sas: una ten­den­cia que ha al­te­ra­do una re­gla que pa­re­cía in­to­ca­ble: los de­par­ta­men­tos de sis­te­mas de­ci­dían qué po­dían o no po­dían usar los em­plea­dos, có­mo po­dían o no co­nec­tar­se a las re­des cor­po­ra­ti­vas. Pe­ro ahí es­tá la pre­sión por dar do­ble uso a los dis­po­si­ti­vos per­so­na­les, lo que al­guien ha bau­ti­za­do con una BYOD [ bring-you­rown-de­vi­ce], una si­gla que sue­na fea en cual­quier idio­ma.

El abru­ma­dor nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos co­nec­tán­do­se a sus re­des, a me­nu­do sin las de­bi­das cau­te­las, sa­tu­ra las ca­pa­ci­da­des ins­ta­la­das e in­tro­du­ce ries­gos de se­gu­ri­dad. Aru­ba Net­works, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en re­des inalám­bri­cas, ha en­car­ga­do dos es­tu­dios pa­ra­le­los so­bre la cues­tión. Uno, pa­ra iden­ti­fi­car las ac­ti­tu­des de los pro­fe­sio­na­les de TI ha­cia los há­bi­tos que traen con­si­go los em­plea­dos jó­ve­nes, a quie­nes de­no­mi­na #Ge­nMo­bi­le. El otro, pa­ra con­je­tu­rar co­mo se­rá el pues­to de tra­ba­jo del fu­tu­ro. Las con­clu­sio­nes con­flu­yen en un pun­to: el ac­ce­so ubi­cuo a las re­des inalám­bri­cas es una ne­ce­si­dad ca­da día más apre­mian­te. “La pa­la­bra ofi­ci­na se que­da­rá ob­so­le­ta den­tro de unos años, y el es­pa­cio de tra­ba­jo se­rá com­par­ti­do, fle­xi­ble, y co­nec­ta­do sin ca­bles”.

To­man­do es­ta con­clu­sión co­mo pre­mi­sa, Di­ne­ro se in­tere­só en con­ver­sar con Keer­ti Mel­ko­te, fun­da­dor y ce­re­bro tec­no­ló­gi­co de Aru­ba Net­works, em­pre­sa del Si­li­con Va­lley cu­ya fac­tu­ra­ción es­tá cre­cien­do al 16% anual . ¿Qué es­pa­cio ocu­pa Aru­ba en un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo, ro­dea­da de gi­gan­tes? Cuan­do fun­da­mos la com­pa­ñía, en el 2002, nues­tra vi­sión era que las re­des lo­ca­les inalám­bri­cas [en ade­lan­te WLAN, por su si­gla en in­glés] de­be­rían ser tan fia­bles y ma­ne­ja­bles co­mo las fi­jas. En lu­gar de una co­lec­ción de pun­tos de ac­ce­so ins­ta­la­dos y ges­tio­na­dos por se­pa­ra­do, una WLAN la en­ten­de­mos co­mo una tra­ma de ra­dio con­tro­la­da cen­tral­men­te, que in- corpore los ele­men­tos de de­tec­ción de in­tru­sio­nes. Hoy pue­do de­cir que aque­lla vi­sión no di­fie­re de lo que he­mos con­se­gui­do. ¿Qué han con­se­gui­do? Se­gún el cua­dran­te de Gart­ner, es­ta­mos en­tre los tres lí­de­res del mer­ca­do de re­des inalám­bri­cas de ac­ce­so. Y es­to se de­be al im­pac­to de lo que se co­no­ce co­mo BYOD. Y el úni­co es­pe­cia­li­za­do ex­clu­si­va­men­te. Inalám­bri­co es un ad­je­ti­vo ge­né­ri­co, en el que ca­ben tec­no­lo­gías muy di­ver­sas. ¿Si­gue sien­do Aru­ba un pro­vee­dor de in­fra­es­truc­tu­ras wi-fi, co­mo en sus ini­cios? Nues­tra pri­me­ra fa­se fue de de­sa- rro­llo de con­tro­la­do­res de ac­ce­so inalám­bri­co. La se­gun­da es­tu­vo de­fi­ni­da por el im­pac­to de las nor­mas 802.11n de co­mu­ni­ca­ción wi-fi, que han trans­for­ma­do ra­di­cal­men­te el mer­ca­do. Aho­ra vi­vi­mos otra fa­se, muy in­flui­da por las apli­ca­cio­nes, en la que ca­da in­di­vi­duo tie­ne tres dis­po­si­ti­vos o más que co­nec­tar. La in­fra­es­truc­tu­ra wi-fi tie­ne que adap­tar­se, y se es­tá adap­tan­do. Po­nen us­te­des én­fa­sis en su pro­duc­to Clea­rPass pa­ra regular la po­lí­ti­ca de ac­ce­so a las re­des. ¿Eso es lo que pi­de el mer­ca­do? Lle­va­mos diez años ven­dien­do otros pro­duc­tos y te­ne­mos 30.000 clien­tes en to­tal. En los úl- ti­mos 20 me­ses, Clea­rPass lo han com­pra­do más de 3.000 clien­tes. Es un éxi­to por­que re­suel­ve un pro­ble­ma cru­cial pa­ra las em­pre­sas: los mó­vi­les per­so­na­les pe­ne-

Ca­da in­di­vi­duo tie­ne tres dis­po­si­ti­vos o más que co­nec­tar. La in­fra­es­truc­tu­ra wi-fi tie­ne que adap­tar­se, y se es­tá adap­tan­do”

tran las re­des cor­po­ra­ti­vas, y es­tas só­lo lo acep­tan si pue­den in­te­grar­los con su­fi­cien­tes ga­ran­tías de se­gu­ri­dad. ¿Tie­nen otro pro­duc­to com­pa­ra­ble o afín? En el 2013 com­pra­mos la em­pre­sa Me­ri­dian, que apor­ta una pla­ta­for­ma de soft­wa­re es­pe­cia­li­za­do en la lo­ca­li­za­ción den­tro de in­te­rio­res, es­pa­cios de uso pú­bli­co: ofi­ci­nas, gran­des su­per­fi­cies, hos­pi­ta­les, mu­seos, cam­pus uni­ver­si­ta­rios... las apli­ca­cio­nes ba­sa­das so­bre GPS son muy po­pu­la­res en los mó­vi­les, pe­ro no fun­cio­nan bien en in­te­rio­res. Nues­tros clien­tes usan la pla­ta­for­ma pa­ra crear apli­ca­cio­nes pro­pias que iden­ti­fi­can pun­tos de in­te­rés en esos es­pa­cios pú­bli­cos, dis­tri­bu­yen con­te­ni­dos es­pe­cí­fi­cos se­gún el con­tex­to, y ge­ne­ran aná­li­sis de los mo­vi­mien­tos y pre­fe­ren­cias de los usua­rios. En­tien­do que Aru­ba ha si­do de los pri­me­ros en ofre­cer pro­duc­tos wi-fi cer­ti­fi­ca­dos con la úl­ti­ma nor­ma 802.11ac Eso es. A di­fe­ren­cia de Cis­co, nues­tro prin­ci­pal com­pe­ti­dor, lo que ofre­ce­mos es un pro­duc­to con ple­na in­te­gra­ción de 11ac [úl­ti­ma ver­sión de la nor­ma wi-fi 802.11n], sin ne­ce­si­dad de ac­tua­li­zar otro hard­wa­re ins­ta­la­do. Así he­mos ga­na­do en po­cos años el 30% de ese mer­ca­do es­pe­ci­fi­co. ¿No po­dría que­dar ais­la­da si una em­pre­sa pre­fie­re so­lu­cio­nes em­pa­que­ta­das co­mo las de sus com­pe­ti­do­res, que Aru­ba no tie­ne? So­mos una em­pre­sa cen­tra­da al 100% en mo­vi­li­dad. Cuan­do un clien­te quie­re una so­lu­ción de ex­tre­mo a ex­tre­mo pa­ra su fuer­za de tra­ba­jo mó­vil, Aru­ba la tie­ne. En con­tras­te con Cis­co, que arras­tra un ca­tá­lo­go his­tó­ri­co que en cier­tos ca­sos pue­de ser una ré­mo­ra, no­so­tros da­mos pre­fe­ren­cia al uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Ya que lo pre­gun­ta, nues­tra prio­ri­dad es re­sol­ver los pro­ble­mas que plan­tean los usua­rios; no es­ta­mos aquí pa­ra ven­der más puer­tos de ac­ce­so. En ese ca­so, ¿có­mo se com­bi­nan los ele­men­tos ca­blea­dos y los ina­lám­bri­cos den­tro de una or­ga­ni­za­ción? Nues­tro ob­je­ti­vo es el pues­to de tra­ba­jo com­ple­ta­men­te inalám­bri­co. Has­ta aho­ra, la ba­rre­ra pa­ra que el pues­to de tra­ba­jo sea inalám­bri­co ha si­do la ne­ce­si­dad de un te­lé­fono en ca­da me­sa. Es el úl­ti­mo re­sa­bio de la in­fra­es­truc­tu­ra ca­blea­da, y tar­de o tem­prano des­apa­re­ce­rá. ¿Qué es­pe­ra de es­te año? Es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa. Es­te año va­mos a se­guir cre­cien­do. En cuan­to a Eu­ro­pa, cons­ta­ta­mos que las em­pre­sas con­ti­núan in­vir­tien­do en re­des inalám­bri­cas, aun­que gas­ten me­nos en otras co­sas. To­das com­pren­den la ab­so­lu­ta ne­ce­si­dad de con­tar con so­lu­cio­nes ro­bus­tas y se­gu­ras pa­ra asi­mi­lar el he­cho de que los em­plea­dos usan con­ti­nua­men­te sus mó­vi­les pa­ra tra­ba­jar. Lo peor que po­drían ha­cer es tra­tar de im­pe­dir­lo; han de en­cau­zar­lo.

AR­CHI­VO

Keer­ti Mel­ko­te, fun­da­dor y ce­re­bro tec­no­ló­gi­co de Aru­ba Net­works

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.