El du­ro tra­ba­jo de ca­len­tar si­lla

El fe­nó­meno del ab­sen­tis­mo pre­sen­cial vuel­ve a cre­cer tras unos años de des­cen­so por el mie­do que ha­bía crea­do la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - JOR­DI GOULA

Mira fijo la pan­ta­lla, es­tá se­rio, no se mue­ve de la si­lla, ape­nas le­van­ta la ca­be­za, de vez en cuan­do te­clea y no pa­re­ce te­ner ho­ra­rio, de he­cho, mu­chos días no se va has­ta que el je­fe se lo di­ce. Es una es­fin­ge, el em­plea­do per­fec­to. Ti­po si­len­cio­so, ca­paz de es­tar ho­ras y ho­ras pe­ga­do a la si­lla, al­go que no le pi­de ex­pre­sa­men­te la or­ga­ni­za­ción, pe­ro que sa­be que le va­lo­ran por en­ci­ma de mu­chas otras co­sas. Oi­ga, ¿y que ha­ce du­ran­te tan­to tiem­po? Pues en mu­chos ca­sos no se sa­be, pe­ro tam­po­co im­por­ta de­ma­sia­do ya que lo que cuen­ta es el ho­ra­rio de per­ma­nen­cia, ¿y los re­sul­ta­dos? no se ven. ¿Sue­na a ab­sur­do, ver­dad? Pues for­ma par­te de una cul­tu­ra bas­tan­te in­terio­ri­za­da, la del “si no ne­ce­si­ta na­da más de mi...” di­cho al je­fe en ho­ras in­tem­pes­ti­vas”, la que ri­ge to­da­vía en mu­chas em­pre­sas; en aque­llas que ca­da je­fe y je­fe­ci­llo si­guen con­ven­ci­dos de que sus em­plea­dos “tra­ba­jan pa­ra mi”.

En Adec­co, es­te año, en su III In­for­me so­bre el ab­sen­tis­mo, pre­sen­ta­do ha­ce po­cas se­ma­nas, han aña­di­do un aná­li­sis so­bre el pre­sen­tis­mo (ab­sen­tis­mo pre­sen­cial). “Se tra­ta de la au­sen­cia no fí­si­ca, pe­ro sí men­tal del pues­to de tra­ba­jo. Se tra­ta de un as­pec­to que preo­cu­pa ca­da vez más”, di­ce Ja­vier Blas­co, di­rec­tor ju­rí­di­co de Adec­co. La con­sul­to­ra reali­zó en abril de 2014 una en­cues­ta a más de mil em­pre­sas y el 50% in­di­ca­ron que de­tec­tan en sus em­plea­dos al­gu­na prác­ti­ca de pre­sen­tis­mo, mien­tras que el 28% de las em­pre­sas no tie­nen un con­trol so­bre es­ta cues­tión, por lo que no pue­den sa­ber si se pro­du­ce es­te fe­nó­meno.

En ese 50% de em­pre­sas que sí lo de­tec­tan, es rea­li­za­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por po­cos em­plea­dos. Así, el 50% de las em­pre­sas di­cen te­ner me­nos del 10% de su plan­ti­lla con es­tas prác­ti­cas de pre­sen­tis­mo y tan só­lo me­nos del 15% de las em­pre­sas di­cen te­ner más del 75% de su plan­ti­lla que es­tá fue­ra de jue­go.

Cuan­ti­ta­ti­va­men­te, un 10% pue­de pa­re­cer un por­cen­ta­je bajo, pe­ro el efec­to mul­ti­pli­ca­dor pue­de ser de­mo­le­dor. “Si ese no tra­ba­ja tam­po­co yo...” “He­mos com­pro­ba­do que fun­da­men­tal­men­te se da en tra­ba­ja­do­res con con­tra­to in­de­fi­ni­do y jor­na­da a tiem­po com­ple­to. Es un pro­ble­ma más de em­pre­sa –de cul­tu­ra y fle­xi­bi­li­dad– que de em­plea­dos”, pro­si­gue Blas­co. El in­for­me ci­ta una po­la­ri­za­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les en dos per­fi­les: los em­plea­dos que se sien­ten más se­gu­ros en su pues­to de tra­ba­jo y pre­dis­pues­tos a es­tas prác­ti­cas y los que sien­ten la ame­na­za de per­der el tra­ba­jo y las re­du­cen, así co­mo aque­llos otros que han si­do con­tra­ta­dos bajo mo­da­li­da­des tem­po­ra­les o a tiem­po par­cial.

De pa­re­ci­da opi­nión es Ra­fael Go­ber­na, del Gru­po Me­di­te­rrá­neo de Con­sul­to­res. Pe­ro des­ta­ca que “la prin­ci­pal cau­sa del ab­sen­tis­mo pre­sen­cial hay que bus­car­la en los je­fes. Hoy pre­gun­tas a la gen­te si le gus­ta el tra­ba­jo que ha­ce y te di­ce que sí. Lue­go le pre­gun­tas si es­tá com­pro­me­ti­do y te res­pon­de que no. El com­pro­mi­so es al­go que de­be ges­tio­nar­se y la­men­ta­ble­men­te, no siem­pre se ha­ce... y nun­ca aflo­ra por si so­lo”.

Ase­gu­ra que los je­fes de­ben crear las con­di­cio­nes pa­ra que el em­plea­do ten­ga una cier­ta au­to­no­mía, “es la an­te­sa­la de la ini­cia­ti­va”, di­ce Go­ber­na. Lo que mo­ti­va al per­so­nal es el pro­yec­to, pe­ro “mu­chas em­pre­sas no tie­nen pro­yec­to a me­dio pla­zo y se con­cen­tran en el cor­to pla­zo que es

La prin­ci­pal cau­sa del ab­sen­tis­mo pre­sen­cial hay que bus­car­la en el com­por­ta­mien­to de los man­dos

tra­ba­jo y más tra­ba­jo”, pro­si­gue. En de­fi­ni­ti­va, si hay au­to­no­mía, pro­yec­to in­tere­san­te y apro­ve­cha­mien­to de las com­pe­ten­cias de ca­da uno, hay mo­ti­va­ción y con ella des­apa­re­ce el ab­sen­tis­mo pre­sen­cial.

Di­ce que no hay na­da peor que un je­fe que exi­ja re­sul­ta­dos a cor­to pla­zo pe­ro no de in­for­ma­ción ni fo­men­te la ini­cia­ti­va, por­que pa­ra Go­ber­na es el pro­to­ti­po de je­fe que uti­li­za la res­pues­ta co­mo ins­tru­men­to de di­rec­ción. El equi­po le pre­gun­ta to­do y el res­pon­de. Así tie­ne un equi­po obe­dien­te. Otros je­fes, en cam­bio, uti­li­zan la pre­gun­ta co­mo he­rra­mien­ta. ¿Tú co­mo lo ha­rías? le co­men­tan al em­plea­do an­te un pro­ble­ma. Co­mo ya lo sa­be, la gen­te va pre­pa­ra­da con pro­pues­tas. Así se lle­ga a un equi­po mo­ti­va­do y con ini­cia­ti­vas. “Es­to ex­pli­ca por­que el mo­ti­vo más im­por­tan­te de que una per­so­na de­je la em­pre­sa, sea por el je­fe. Siem­pre se de­ja al je­fe, no a la em­pre­sa. Por ello, bue­nas em­pre­sas tie­nen buenos je­fes... y vi­ce­ver­sa”.

Al igual que pa­sa con el ab­sen­tis­mo, el pre­sen­tis­mo ba­jó en los pri­me­ros años de la cri­sis pa­ra re­pun­tar re­cien­te­men­te. “Lle­va dos tri­mes­tres de re­pun­te, di­ce Blas­co. Al cam­biar a me­jor el ci­clo, la sen­si­bi­li­dad es in­me­dia­ta. En cam­bio, cuan­do em­pie­za la cri­sis, se tar­da más en no­tar...” ¿Qué ocu­rre? Pa­ra Go­ber­na, es cues­tión de mie­do. “Con la cri­sis y la re­for­ma la­bo­ral que fa­ci­li­ta la agi­li­dad en el des­pi­do, la gen­te ba­ja el ab­sen­tis­mo, tan­to el real co­mo el pre­sen­cial. Hay una pre­ven­ción muy evi­den­te. Si el mie­do re­mi­te, se vuel­ve a las an­da­das...”.

JO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.