El re­fu­gio de Mon­tse Fi­gue­ras

La fa­mi­lia Campins/Fi­gue­ras ha­bi­li­tó en El Ca­na­dell unos só­ta­nos pa­ra vi­vir con lo mí­ni­mo a pie de pla­ya

La Vanguardia - Dinero - - ESPACIOS - Isabel de Vi­lla­lon­ga Fo­tos: Mon­tse Campins

El Ca­na­dell, pri­mi­ti­vo ba­rrio ve­ra­nie­go de Ca­le­lla, tie­ne un per­fil muy ca­rac­te­rís­ti­co. Ali­nea­dos en án­gu­lo rec­to so­bre la pla­ya es­tán los só­ta­nos, con las tí­pi­cas gran­des puer­tas de pun­to re­don­do. So­bre los só­ta­nos hay una te­rra­za – que hoy es pa­seo– y de­lan­te de ella hay una se­rie de pe­que­ños cha­lets. Es­te ba­rrio, crea­ción de la pe­que­ña bur­gue­sía de Pa­la­fru­gell al gus­to de 1890, que­da hoy un po­co anacró­ni­co, qui­zás un po­co pa­sa­do de mo­da, pe­ro se va trans­for­man­do len­ta­men­te. Ha­ce 30 o 35 años es­tas ca­si­tas ti­ra­das a cor­del, con los pe­que­ños jar­din­ci­llos de­lan­te, li­mi­ta­dos por un en­re­ja­do de hie­rro en for­ma de lan­zas, con dos aca­cias en ca­da uno pa­ra la som­bre­ci­lla, los ge­ra­nios flo­ri­dos, ofre­cían un verano ado­ra­ble. La vi­da plá­ci­da y len­ta, da­ba la im­pre­sión de una so­li­dez sin ima­gi­na­ción, pe­ro ca­si per­fec­ta”.

Es­ta des­crip­ción que ha­ce Jo­sep Pla de la pla­ya del Ca­na­dell en su irre­pe­ti­ble Guía de la Cos­ta Bra­va (1941), po­ne de ma­ni­fies­to la me­lan­co­lía del es­cri­tor am­pur­da­nés an­te el pa­raí­so per­di­do de su in­fan­cia. Su ma­dre ha­bía he­re­da­do la ca­si­ta (aún en pie) que el se­ñor Ca­sa­de­vall y su es­po­sa se ha­bían cons­trui­do en el Ca­na­dell, y aquí se tras­la­da­ba la fa­mi­lia en verano. Lle­ga­ban en tar­ta­na, des­de Pa­la­fru­gell, pre­ce­di­dos por el ca­rro que trans­por­ta­ba los col­cho­nes. “Pa­sá­ba­mos un mes de­li­cio­so, un mes que du­ra­ba un ins­tan­te, pes­can­do, ba­ñán­do­nos, re­man­do y sal­tan­do por las ro­cas”, re­cuer­da Pla en El qua­dern gris.

Se­ten­ta y tres años más tar­de, los sie­te hi­jos de Mon­tse Fi­gue­ras con­ser­van de es­te lu­gar idén­ti­cos re­cuer­dos. Ella y su ma­ri­do, Ra­fael Campins, fue­ron al Ca­na­dell un día su­per­lu­mi­no­so del mes de oc­tu­bre del año 1969, “mi her­mano Ja­ni nos ha­bía ha­bla­do de unos só­ta­nos que es­ta­ban en venta. Los vi­si­ta­mos y fue un fle­cha­zo, nos enamo­ra­mos”, di­ce.

Son dos ar­ca­das a pie de pla­ya, las úni­cas que no tie­nen ca­sa en­ci­ma. El res­to sí que la tie­ne y, por lo ge­ne­ral, es­tos só­ta­nos se uti­li­zan co­mo ga­ra­je pa­ra guar­dar las bar­cas. “Los nues­tros los usa­ban en­ton­ces unos bai­la­do­res de fla­men­co co­mo ves­tua­rio. Su es­ta­do era de­plo­ra­ble, por­que el pa­seo no es­ta­ba aún pa­vi­men­ta­do y cuan­do llo­vía caía el agua por to­das par­tes. Eran dos cue­vas os­cu­ras, in­hós­pi­tas, pe­ro vi­mos que te­nían mu­chas po­si­bi­li­da­des y de­ci­di­mos com­prar­las”, re­cuer­da.

Pa­ra com­ba­tir la hu­me­dad se ais­ló el te­cho con te­la as­fál­ti­ca, los suelos y las pa­re­des en­la­dri­lla­dos y re­cu­bier­tos de ma­de­ra. En la pri­me­ra ar­ca­da se co­lo­có la zo­na co­mún, con la cocina mi­ran­do al mar, jun­to a la puer­ta de en­tra­da, “es­ta fue una de­ci­sión de mi ma­ri­do, fun­da­men­tal”, di­ce Mon­tse Fi­gue­ras. A con­ti­nua­ción, la me­sa del co­me­dor, el sa­lón y, al fon­do, la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal con un pe­que­ño cuar­to de ba­ño. En la se­gun­da ar­ca­da, se si­tua­ron dos ha­bi­ta­cio­nes más, una de ellas con ven­ta­na ha­cia la pla­ya, la otra in­te­rior, y un cuar­to de ba­ño. El es­pa­cio se pen­só co­mo si fue­ra un bar­co, apro­ve­cha­do al mi­lí­me­tro, con so­fás de obra, si­llas ple­ga­bles col­ga­das y en las ha­bi­ta­cio­nes col­cho­nes api­la­bles re­cu­bier­tos de toa­lla, que pue­den des­ple­gar­se por el sue­lo se­gún las ne­ce­si­da­des. To­do en co­lor blan­co y azul, con las bó­ve­das de la­dri­llo pin­ta­das de azu­le­te. “Po­de­mos dor­mir has­ta 8 per­so­nas, pa­re­ce el ca­ma­ro­te de los her­ma­nos Marx, pe­ro con la ven­ta­ja de que al fren­te es­tá la pla­ya”, di­ce Mon­tse Fi­gue­ras.

Trans­cu­rri­dos 45 años, na­da se ha mo­di­fi­ca­do, y a pe­sar de que el sa­li­tre y la ero­sión del vien­to obli­gan a un man­te­ni­mien­to pe­rió­di­co, la ca­si­ta si­gue igual. Es só­lo un re­fu­gio, un lu­gar de en­cuen­tro siem­pre lleno de ami­gos, ideal fue­ra de tem­po­ra­da, cuan­do El Ca­na­dell vuel­ve a ser la pla­ya tran­qui­la y so­li­ta­ria de an­ta­ño.

2

1 La pla­ya del Ca­na­dell, con las ca­sas en la par­te al­ta, y los sub­te­rrá­neos a ras de tie­rra so­bre la pla­ya. El re­fu­gio de Mon­tse Fi­gue­ras co­rres­pon­de a las dos ar­ca­das que coin­ci­den con el pa­seo

2 Mon­tse Fi­gue

ras

3 Una de las ar­ca­das, en­la­dri­lla­da y pin­ta­da de azu­le­te. Con la cocina mi­ran­do al mar, jun­to a la en­tra­da, el co­me­dor y el sa­lón

4 Las ca­mas se han sus­ti­tui­do por col­cho­ne­tas api­la­bles re­cu­bier­tas de toa­lla

1

4

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.