Tra­ba­jar en vacaciones

LAU­RA AUBETS Gra­do en Es­tu­dis Ca­ta­lans i Occitans Los em­pleos de verano son una va­lio­sa pri­me­ra to­ma de con­tac­to con el mun­do la­bo­ral pa­ra los es­tu­dian­tes

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Mu­chos jó­ve­nes es­tu­dian­tes apro­ve­chan las lar­gas vacaciones de verano pa­ra tra­ba­jar y ga­nar­se unos aho­rri­llos pa­ra el pró­xi­mo curso. Así, en los me­ses de ju­nio y agos­to es fre­cuen­te ver es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios o de ba­chi­ller re­con­ver­ti­dos en mo­ni­to­res de co­lo­nias, ayu­dan­tes de ca­ma­re­ro, so­co­rris­tas, pro­fe­so­res de clases de repaso o canguros de ni­ños.

Aun­que en al­gu­nas de es­tas ocu­pa­cio­nes hay mu­cha eco­no­mía in­for­mal o su­mer­gi­da, es­ta pri­me­ra to­ma de con­tac­to con el mun­do la­bo­ral es muy po­si­ti­va, se­gún los ex­per­tos. “Da a los jó­ve­nes co­no­ci­mien­tos so­bre qué les es­pe­ra en el día de ma­ña­na, una vez fi­na­li­cen los es­tu­dios, les per­mi­te vi­vir de pri­me­ra mano las di­fi­cul­ta­des exis­ten­tes en el mun­do la­bo­ral y les sir­ve tam­bién pa­ra dar­se cuen­ta de lo im­por­tan­te que es te­ner for­ma­ción pa­ra op­tar a un buen tra­ba­jo”. ex­pli­ca Sil­via Sa­za­tor­nil, res­pon­sa­ble de ju­ven­tud del sin­di­ca­to UGT.

Es­ta pri­me­ra ex­pe­rien­cia la- bo­ral tam­bién ayu­da a los jó­ve­nes a em­pe­zar a en­ten­der có­mo fun­cio­na el mun­do la­bo­ral (de­re­chos y obli­ga­cio­nes del tra­ba­ja­dor), a sa­ber tra­ba­jar en equi­po o a apren­der a aca­tar ór­de­nes de su- pe­rio­res, y, por su­pues­to, a va­lo­rar cuán­to cues­ta ga­nar di­ne­ro.

“En la ma­yo­rías de los ca­sos los suel­dos que per­ci­ben los es­tu­dian­tes son ba­jos, es­pe­cial­men­te pa­ra ellas”, de­nun­cia Sa­za­tor­nil. Pe­ro la reali­dad es que “las re­tri­bu­cio­nes que se pa­gan en ge­ne­ral hoy en día no son ele­va­das”, pun­tua­li­za Lo­ren­zo Na­va­rre­te, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y co­la­bo­ra­dor del Ins­ti­tu­to de la Ju­ven­tud (del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad). Por otro la­do, es­tán los con­tra­tos en prác­ti­cas, “por los que mu­chas ve­ces no se per­ci­be re­mu­ne­ra­ción al­gu­na”, afir­ma Sa­za­tor­nil, aun­que al es­tar di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con los es­tu­dios que se es­tán cur­san­do son una pri­me­ra puer­ta de en­tra­da a la pro­fe­sión es­co­gi­da.

Vis­to des­de el la­do de la de­man­da, “en de­ter­mi­na­dos sec­to­res el per­fil de los es­tu­dian­tes es muy va­lo­ra­do”, ase­gu­ra Na­va­rre­te. “Se tra­ta, en ge­ne­ral, de per­so­nas res­pon­sa­bles y ma­du­ras, con cier­to ni­vel de co­no­ci­mien­tos ge­ne­ra­les y de idio­mas, con ca­pa­ci­dad de apren­der...”.

LOS CA­NA­LES DE BÚSQUEDA

Con una ta­sa de pa­ro de ca­si el 26%, se­gún la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA), a los jó­ve­nes no les re­sul­ta fá­cil en­con­trar un em­pleo, aun­que sea tem­po­ral y pa­ra el verano, épo­ca en que gra­cias al tu­ris­mo se crean más pues­to de tra­ba­jo. Lo pri­me­ro que de­be ha­cer un jo­ven en bus­ca de ocu­pa­ción ve­ra­nie­ga es “co­no­cer las ac­ti­vi­da­des de la zo­na y sus po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les”, acon­se­ja Lo­ren­zo Na­va­rre­te. En las zo­nas tu­rís­ti­cas, por ejem­plo, es más fá­cil en­con­trar em­pleo en res­tau­ran­tes, ho­te­les, ba­res, chi­rin­gui­tos, co­mer­cios, et­cé­te­ra.

El mis­mo pro­ce­so de búsqueda de em­pleo es tam­bién una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va pa­ra los jó­ve­nes por­que les ayu­da a es­pa­bi­lar­se, a te­ner que ha­cer­se va­ler por si mis­mos, y les sir­ve pa­ra te­ner una pri­me­ra to­ma de con­tac­to con los ca­na­les de búsqueda de em­pleo (por­ta­les on li­ne de ofer­tas de tra­ba­jo, ETT o ofi­ci­nas de em­pleo).

Ade­más de los ca­na­les de búsqueda tra­di­cio­na­les, Na­va­rre­te acon­se­ja a los jó­ve­nes es­tu­dian­tes acu­dir di­rec­ta­men­te a ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes, em­pre­sas co­mo agen­cias de via­jes, ca­de­nas ho­te­le­ras.... ¡y có­mo no! a la fa­mi­lia y ami­gos. De he­cho, “la for­ma más co­mún me­dian­te la cual los jó­ve­nes en­cuen­tran su pri­mer em­pleo es a tra­vés de ami­gos, pa­rien­tes y sin­di­ca­tos”, ex­pli­ca Sil­via Sa­za­tor­nil. En con­cre­to, es­to es así pa­ra el 20% de ellos, se­gún da­tos de la EPA.

Otra op­ción ca­da vez más ex­ten­di­da es “ir a tra­ba­jar a un país ex­tran­je­ro, so­bre to­do eu­ro­peo”, ex­pli­ca Na­va­rre­te. “La ci­fra de jó­ve­nes que de­ci­den cru­zar la fron­te­ra se ha dis­pa­ra­do en los úl­ti­mos años –afir­ma el ex­per­to– de­bi­do a la si­tua­ción del mer­ca­do in­terno, a la ma­yor in­for­ma­ción y ofer­ta exis­ten­te, a las ma­yo­res fa­ci­li­da­des y a las re­des so­cia­les”. Con es­ta al­ter­na­ti­va la ex­pe­rien­cia de los es­tu­dian­tes que de­ci­den de­di­car el verano a tra­ba­jar to­da­vía es más en­ri­que­ce­do­ra: por el idio­ma, ver una cul­tu­ra di­fe­ren­te. vi­vir le­jos del en­torno fa­mi­liar, ha­cer ami­gos nue­vos y un lar­go et­cé­te­ra.

ERIK DRE­YER / GETTY

En las zo­nas tu­rís­ti­cas es ha­bi­tual en­con­trar em­pleo en res­tau­ran­tes, ho­te­les, ba­res, chi­rin­gui­tos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.