¡Re­bo­te!: Es­pa­ña ini­cia un círcu­lo vir­tuo­so

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE - MA­RIANO GUIN­DAL

El fuer­te re­bo­te eco­nó­mi­co ha me­ti­do a Es­pa­ña en un círcu­lo vir­tuo­so, don­de las ma­las no­ti­cias han da­do pa­so a las bue­nas, has­ta el pun­to de que to­do pa­re­ce ir bien. El mo­men­to de in­fle­xión se pro­du­jo con el pa­ro re­gis­tra­do del pa­sa­do mes de ma­yo, ha se­gui­do con el de ju­nio y ten­drá su con­ti­nui­dad en la EPA co­rres­pon­dien­te al se­gun­do tri­mes­tre, que se pu­bli­ca­rá el pró­xi­mo 24 de ju­lio. Pe­ro el ini­cio de la re­cu­pe­ra­ción se cer­ti­fi­ca­rá el 30 de ju­lio, cuan­do el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca nos de a co­no­cer un ade­lan­to del PIB y nos di­ga que la eco­no­mía en­tre abril y ju­nio cre­ció en torno al 0,6%. Da­do que el cre­ci­mien­to del pri­mer tri­mes­tre fue de me­dio pun­to, no es arries­ga­do pro­nos­ti­car un cre­ci­mien­to me­dio pa­ra to­do el ejer­ci­cio por en­ci­ma del 2%.

De con­fir­mar­se es­tas pro­yec­cio­nes, que son las que ma­ne­ja el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, es­ta­ría­mos en el me­jor mo­men­to de su man­da­to, so­bre to­do si se tie­ne en cuen­ta de dón­de ve­ni­mos. En los cin­co años que ha du­ra­do la re­ce­sión se han per­di­do sie­te pun­tos de PIB y el año pa­sa­do la eco­no­mía se con­tra­jo un 1,2%. Es de­cir, es­ta­ría­mos ha­blan­do pa­ra es­te ejer­ci­cio de un di­fe­ren­cial de cre­ci­mien­to su­pe­rior al 3,2%, por lo que di­fí­cil­men­te se pue­de se­guir ha­blan­do de una re­cu­pe­ra­ción dé­bil y que­bra­di­za.

No es ex­tra­ño, por tan­to, que el Mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, se mues­tre eu­fó­ri­co en pri­va­do. No le que­da a la za­ga el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, quien ha ad­ver­ti­do al com­pro­bar có­mo cre­ce la re­cau­da­ción fis­cal que “si el dé­fi­cit y la deu­da pú­bli­ca se dis­pa­ra­ron cuan­do la eco­no­mía se hun­dió, se re­con­du­ci­rán aho­ra que la eco­no­mía cre­ce en sen­ti­do con­tra­rio”. Los da­tos son con­tun­den­tes: por ca­da pun­to de cre­ci­mien­to del PIB el dé­fi­cit se re­du­ce en me­dio pun­to.

A es­to hay que aña­dir el aho­rro que se es­tá pro­du­cien­do por el pa­go de in­tere­ses de la deu­da tras des­plo­mar­se la pri­ma de ries­go de 650 pun­tos bá­si­cos a 150, y se­gún las pre­vi­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les ter­mi­na­rá el año por de­ba­jo de los cien pun­tos bá­si­cos. Ade­más, se es­tá re­du­cien­do la par­ti­da pa­ra pa­gar el des­em­pleo a un rit­mo de 500 mi­llo­nes men­sua­les.

El sub­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Fer­nan­do Res­toy, ad­mi­te pú­bli­ca­men­te que la si­tua­ción ha me­jo­ra­do sus­tan­cial­men­te, pe­ro ad­vier­te de la ne­ce­si­dad de se­guir con las re­for­mas es­truc­tu­ra­les: hay que pro­fun­di­zar en la li­be­ra­li­za­ción de la eco­no­mía y afron­tar los gas­tos de­ri­va­dos de un en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. Por tan­to, aun­que tu­vie­se ra­zón la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Fá­ti­ma Bá­ñez, cuan­do di­ce “el em­pleo ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se”, no pue­de ol­vi­dar el dé­fi­cit que aún tie­ne la Se­gu­ri­dad So­cial, ni que la ta­sa de pa­ro ron­da el 26%. Por am­bas ra­zo­nes se­ría ne­ce­sa­rio pro­fun­di­zar en la re­for­ma la­bo­ral, apli­car el co­pa­go sa­ni­ta­rio, vi­gi­lar el cre­ci­mien­to del gas­to co­rrien­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y no des­cui­dar el dé­fi­cit co­mer­cial ni las in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas.

Pe­ro aún ad­mi­tien­do que no es oro to­do lo que reluce, no hay du­da que la eco­no­mía es­pa­ño­la na­ve­ga con vien­to de co­la. La ba­ja in­fla­ción es­tá per­mi­tien­do afron­tar una de­va­lua­ción in­ter­na sin ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar el do­lor so­cial. Eso es­tá fa­ci­li­tan­do la ela­bo­ra­ción de unos pre­su­pues­tos muy aus­te­ros sin ne­ce­si­dad de afron­tar nue­vos re­cor­tes so­cia­les. Los sa­la­rios y las pen­sio­nes, apun­ta­la­dos por la re­ba­ja del IRPF, po­drán re­cu­pe­rar mo­de­ra­da­men­te po­der de com­pra sin po­ner en pe­li­gro el in­cre­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Un ejem­plo de los be­ne­fi­cios de es­te círcu­lo vir­tuo­so es el tu­ris­mo. Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en uno de los des­ti­nos que ofre­ce me­jor re­la­ción ca­li­dad-pre­cio, per­mi­tien­do así que es­te año y el que vie­ne se es­pe­ren nue­vos ré­cords his­tó­ri­cos. La de­va­lua­ción in­ter­na tam­bién es­tá im­pul­san­do las ex­por­ta­cio­nes y el con­su­mo, lo que a su vez es­tá ani­man­do la in­ver­sión y el em­pleo, y de pa­so es­tá fa­ci­li­tan­do una ma­yor re­cau­da­ción y már­ge­nes ma­yo­res pa­ra in­cre­men­tar la in­ver­sión pú­bli­ca que a su vez in­cre­men­ta el cre­ci­mien­to y así su­ce­si­va­men­te.

Tal vez só­lo sea el cuen­to de la le­che­ra, pe­ro co­mo di­ce el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia Je­sús Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de “la eco­no­mía es­pa­ño­la es una flor muy agra­de­ci­da, co­mo las plan­tas del de­sier­to, que se les rie­ga un po­co y en­se­gui­da flo­re­cen”.

El pro­ble­ma va a es­tar en las de­ci­sio­nes que to­men los es­pa­ño­les a par­tir de aho­ra. Si es­ta re­cu­pe­ra­ción va acom­pa­ña­da de una fuer­te des­es­ta­bi­li­za­ción po­lí­ti­ca y so­cial vol­ve­re­mos a ce­gar la sa­li­da del tú­nel. La cla­ve va a es­tar en lo que ocu­rra en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año. Se es­pe­ra una ren­trée tre­men­da tras las vacaciones.

Aún ad­mi­tien­do que no es oro to­do lo que reluce, no hay du­da de que la eco­no­mía es­pa­ño­la na­ve­ga con vien­to de co­la. La ba­ja in­fla­ción per­mi­te afron­tar una de­va­lua­ción in­ter­na sin ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar el do­lor so­cial. Pe­ro es pre­ci­so se­guir con las re­for­mas es­truc­tu­ra­les”

DA­NI DUCH

Luis de Guin­dos de­be­rá com­pa­ti­bi­li­zar dos car­gos, uno en Ma­drid y otro en Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.