El di­fí­cil ar­te de lo­grar de­vol­ver la con­fian­za

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE - JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas se es­ta­ba car­gan­do mu­cho el am­bien­te por­que los mer­ca­dos y el di­ne­ro iban por un la­do y la eco­no­mía y la so­cie­dad por otro. Una gran sen­sa­ción de des­con­fian­za se ha­bía crea­do. La me­jo­ra del em­pleo en EE.UU. y Es­pa­ña y la po­si­ción fir­me de Drag­hi han re­con­for­ta­do mu­cho

La re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za es aho­ra mis­mo la cla­ve de bó­ve­da en la eco­no­mía. Los da­tos de em­pleo ame­ri­cano el jue­ves, con la crea­ción 288.000 pues­tos de tra­ba­jo en ju­nio, y las im­por­tan­tes de­ci­sio­nes anun­cia­das ese mis­mo día por Ma­rio Drag­hi tras la reunión del BCE su­po­nen un pun­to de su­pera­ción de la con­fu­sión en la que ha­bían en­tra­do los mer­ca­dos a la es­pe­ra de la con­fir­ma­ción de da­tos de cre­ci­mien­to.

Las con­tra­dic­cio­nes se ve­nían acu­mu­lan­do úl­ti­ma­men­te. El Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les (BRI, o ban­co de los ban­cos cen­tra­les) ha­bía se­ña­la­do que “los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros es­tán eu­fó­ri­cos, orien­ta­dos en una agre­si­va búsqueda de ren­ta­bi­li­dad, a la vez que la in­ver­sión en la eco­no­mía real si­gue sien­do dé­bil mien­tras las pers­pec­ti­vas ma­cro­eco­nó­mi­cas y geo­es­tra­té­gi­cas son to­da- vía al­ta­men­te in­cier­tas”.

Aun con­ti­nuan­do sien­do vá­li­das es­tas ad­ver­ten­cias, en el ca­so ame­ri­cano las úl­ti­mas ci­fras de ac­ti­vi­dad han abier­to me­jo­res pers­pec­ti­vas de ca­ra a la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les que em­pie­za el mar­tes. En cuan­to a Drag­hi las dis­tan­cias que mar­có res­pec­to a las es­tra­te­gias de es­tí­mu­lo a la eco­no­mía de la Reserva Fe­de­ral ame­ri­ca­na, lo que su­po­ne un to­que de aten­ción a los mer­ca­dos, re­pre­sen­ta­ron di­rec­tri­ces muy po­si­ti­vas pa­ra el fu­tu­ro, al su­mar­se al apo­yo que el ban­co cen­tral ofre­ce­rá a la fi­nan­cia­ción ban­ca­ria de las em­pre­sas.

Los pre­ce­den­tes de am­bos he­chos han si­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vos. En EE.UU. Ja­net Ye­llen se­ña­ló el 2 de ju­lio que “la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se en­fren­ta a se­rias li­mi­ta­cio­nes en cuan­to he­rra­mien­ta pa­ra pro­mo­ver la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra” y di­jo “ser cons­cien­te del po- ten­cial de los ba­jos ti­pos de in­te­rés pa­ra in­cen­ti­var la búsqueda de ren­ta­bi­li­dad to­man­do ries­go”. Res­pon­día así al BRI en un buen dis­cur­so, aun cuan­do el da­to de em­pleo re­for­zó su po­si­ción.

El ca­so eu­ro­peo aún ha si­do más tu­mul­tuo­so al es­tar im­pli­ca­dos ban­cos pri­va­dos im­por­tan­tes. Des­de EE.UU. se ha que­ri­do mos­trar que al al igual que ocu­rrió con el mul­ta­do ban­co ame­ri­cano JP Mor­gan, la ley es la que man­da. in­clu­so en los eu­ro­peos. Y aquí ha ha­bi­do aje­treo. El BNP Pa­ri­bas ha te­ni­do que pa­gar una mul­ta en EE.UU. de 8.900 mi­llo­nes por ha­cer transac­cio­nes en dó­la­res con paí­ses san­cio­na­dos por EE.UU., co­mo Su­dán, Cu­ba, Irán, Si­ria o Co­rea del Nor­te. Otros ban­cos eu­ro­peos po­drían su­frir san­cio­nes por es­ta ra­zón.

Bar­clays igual­men­te ha si­do acu­sa­do por la Fis­ca­lía de Nue­va York al pro­mo­cio­nar un dark pool, que ven­dría a ser una pla­ta­for­ma de ne­go­cia­ción bur­sá­til que es­ta­ría li­bre de ope­ra­do­res de al­ta fre­cuen­cia (quie­nes sa­ben de an­te­mano lo que van a ha­cer los gran­des in­ver­so­res y así tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra al­te­rar la co­ti­za­ción de los ac­ti­vos em­bol­sán­do­se una pri­ma de los mi­no­ris­tas). El pro­ble­ma sur­gió cuan­do sal­tó la no­ti­cia de que Bar­clays ha­bría da­do en­tra­da a ope­ra­do­res ra­pa­ces en su dark pool.

El ter­cer ca­so ha si­do el del pri­mer ban­co por­tu­gués, el Es­pi­ri­to San­to. In­ves­ti­ga­do por el Tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go aquí cun­dió la alar­ma cuan­do se su­po que su fi­lial co­ti­za­da Por­tu­gal Te­le­com hu­bo de so­co­rrer a otra fi­lial en pro­ble­mas, plan­teán­do­se la du­da so­bre la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra del pro­pio hol­ding. Las ac­cio­nes del Es­pi­ri­to San­to se hun­die­ron en bol­sa y la san­gría só­lo se pa­ró cuan­do se prohi­bie­ron las ope­ra­cio­nes a cor­to so­bre el tí­tu­lo.

Pe­ro lo más lla­ma­ti­vo del ca­so fue que cuan­do el ban­co caía en bol­sa se cas­ti­ga­ba a la vez a la deu­da por­tu­gue­sa (por si el Go­bierno te­nía que po­ner di­ne­ro pa­ra ta­par al­gún agu­je­ro) y a la es­pa­ño­la, cu­ya pri­ma de ries­go subió.

A me­di­da que se re­cu­pe­ra­ba la nor­ma­li­dad, ope­ra­do­res en el mer­ca­do de deu­da ex­pli­ca­ron su com­por­ta­mien­to. Di­je­ron que tras com­pro­bar que no ha­bía con­ta­gio de­ja­ron de ven­der. Pe­ro lo me­jor vino cuan­do co­men­ta­ron que “aho­ra mis­mo si no pa­sa na­da tre­men­do ese mer­ca­do se man­tie­ne en cal­ma gra­cias so­bre to­do a lo mal que va Fran­cia”.

Cier­ta­men­te, la po­lí­ti­ca fran­ce­sa es un mo­ti­vo de gran preo­cu­pa­ción na­cio­nal y en la zo­na eu­ro por­que si la deu­da fran­ce­sa fue­ra ata­ca­da por el mer­ca­do vol­ve­ría una ines­ta­bi­li­dad pe­li­gro­sa.

Pe­ro he aquí lo que se­ña­la­ron esos mis­mos ope­ra­do­res pa­ra jus­ti­fi­car su cal­ma: con unos da­tos de cre­ci­mien­to tan ma­los, “Fran­cia obli­ga­rá al BCE a ha­cer ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va (QE) imi­tan­do a la Reserva Fe­de­ral en 2015”. Eso su­pon­dría que el BCE ten­dría que com­prar bo­nos, y así su­biría su pre­cio. Pues bien, cuan­do Drag­hi di­jo el jue­ves que "no que­re­mos sin­cro­ni­zar nues­tras reunio­nes con la Reserva Fe­de­ral” y que las con­se­jos de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se­rán ca­da seis se­ma­nas y no ca­da cua­tro mar­ca­ron una dis­tan­cia de­fi­ni­ti­va con el cor­to­pla­cis­mo de los mer­ca­dos, que de­be­rán re­de­fi­nir su es­tra­te­gia con la deu­da. His­tó­ri­co.

Así que, per­di­do Pa­rís, Mer­kel ha de­bi­do bas­cu­lar ha­cia Mat­teo Ren­zi al ocu­par Ita­lia es­te se­mes­tre la pre­si­den­cia ro­ta­to­ria de Eu­ro­pa, y de ese mo­do tra­tar de sal­var los gran­des pro­yec­tos eu­ro­peos, co­mo la unión ban­ca­ria, que exi­ge más Eu­ro­pa en ma­te­ria fis­cal o pre­su­pues­ta­ria. Otra co­sa se­rá la fac­tu­ra que pre­sen­te la po­de­ro­sa Ad­mi­nis­tra­ción ita­lia­na.

En cuan­to a Es­pa­ña, ca­be de­cir que, en un mo­men­to de cla­ra me­jo­ra del em­pleo y de la eco­no­mía se ha que­da­do sin un vi­ce­pre­si­den­te en la nue­va Co­mi­sión Eu­ro­pea, si bien que­da la op­ción de Luis de Guin­dos al fren­te del Eu­ro­gru­po. Hay mu­cho por ha­cer aún aquí y en otras par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.