El tiem­po y sus ju­ga­rre­tas

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE -

En es­ta fa­se de in­ter­me­dia de la re­cu­pe­ra­ción en que an­da­mos, el tiem­po se mue­ve en el mun­do de los ne­go­cios de una ma­ne­ra es­pe­cial, ca­pri­cho­sa, es­tre­san­te.

Si­guien­do los con­se­jos de al­guien que en su tiem­po fue ra­zo­na­ble al­mor­cé con un no­ta­rio pa­ra sa­ber có­mo iban las co­sas en el día a día de Bar­ce­lo­na y des­pués de res­pon­der­me que “al 470%”, aña­dió que “en­ci­ma, to­do el tra­ba­jo vie­ne de gol­pe. Hay días en que no hay na­da que ha­cer y de pron­to to­do se jun­ta”. Des­pués de ad­ver­tir­me que la eco­no­mía su­mer­gi­da en vez de re­du­cir­se “va a cre­cer por­que hay mu­cha gen­te en pa­ro sin preparación que no va a po­der tra­ba­jar en blan­co”, pa­só a la­men­tar­se de “la fal­ta de re­gu­la­ri­dad en el des­pa­cho, un desas­tre”.

Días des­pués fui a un res­tau­ran­te chino ami­go y el maî­tre me di­jo lo mis­mo: “Hay me­dio­días en que no hay na­die y otros en que de pron­to el lo­cal se po­ne de bo­te en bo­te y los ca­ma­re­ros no dan abas­to. Nun­ca ha­bía pa­sa­do es­to”.

La irre­gu­la­ri­dad se su­ma a otro he­cho: que la gen­te tien­de a con­cen­trar­se en unos po­cos res­tau­ran­tes lle­nos de pú­bli­co por­que así sien­te que la vi­da con­ti­núa. Y el res­to, a sa­ber... Eso lo en­tien­den to­dos, pe­ro la pér­di­da del sen­ti­do del pro­me­dio no lo en­ca­jan. “Es pa­ra vol­ver­se lo­co”, di­ce el maî­tre.

¿Y dón­de es­tá la se­lec­ción chi­na en el Mun­dial?”, pre­gun­ta­mos. “Con más de 1.300 mi­llo­nes, no he­mos po­di­do se­lec­cio­nar a 11 ju­ga­do­res. Mu­cha co­rrup­ción”. res­pon­de. Qué tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.