El frau­de de Go­wex agi­ta de nue­vo las aguas de la du­da

Re­na­ce la des­con­fian­za en los agen­tes que de­ben ve­lar por la se­gu­ri­dad en los mer­ca­dos re­gu­la­dos

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - LUIS IZ­QUIER­DO

Na­die se acor­da­rá de Go­wex den­tro de unas cuan­tas se­ma­nas. Al me­nos na­die que no ha­ya per­di­do su di­ne­ro des­pués de sa­ber­se que el as­cen­den­te co­lo­so del wi-fi pú­bli­co te­nía pies de ba­rro. Por­que la ló­gi­ca de las em­pre­sas y los mer­ca­dos es la del co­men­sal vo­raz que so­lo res­pon­de al ape­ti­to y ol­vi­da la in­di­ges­tión con el si­guien­te bo­ca­do.

“Los mer­ca­dos tie­nen me­mo­ria de muy cor­to re­co­rri­do”, re­fle­xio­na Juan Ig­na­cio Cres­po, ana­lis­ta fi­nan­cie­ro y au­tor del li­bro Có­mo aca­bar de una vez por to­das con los mer­ca­dos. Los co­no­ce bien por­que lle­va dé­ca­das tra­ba­jan­do con ellos y por eso ase­gu­ra con­ven­ci­do que “mien­tras ha­ya es­ta­fa­do­res y gen­te cré­du­la no hay sis­te­ma de pue­da im­pe­dir que la his­to­ria se re­pi­ta una y otra vez”.

Jo­sé Ma­nuel Pa­zos, di­rec­tor de la fir­ma de ges­tión fi­nan­cie­ra Omega IGF, con­si­de­ra que los sis­te­mas de con­trol y vi­gi­lan­cia es­pa­ño­les son ho­mo­lo­ga­bles a los del res­to de paí­ses avan­za­dos. No obs­tan­te, cree que “del mis­mo mo­do que una es­tric­ta re­gu­la­ción del tra­fi­co no evi­ta con­duc­tas te­me­ra­rias, tam­po­co una es­tric­ta re­gu­la­ción pue­de ga­ran­ti­zar que en­tre los mi­les de em­pre­sas que ca­da día han de sa­car ade­lan­te su ac­ti­vi­dad, se den ca­sos co­mo el de Go­wex”.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Español de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros (IEAF), Ja­vier Mén­dez, apun­ta que, te­nien­do en cuen­ta que en el mun­do hay más de 35.000 em­pre­sas co­ti­za­das, los ca­sos que se dan en­tran den­tro de lo “ra­zo­na­ble” en tér­mi­nos por­cen­tua­les.

Aun­que las nor­mas son mu­chas y las exi­gen­cias han cre­ci­do, Cres­po opi­na que los su­per­vi­so­res tien­den a re­la­jar­se cuan­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca em­pie­za a dar sig­nos po­si­ti­vos y a me­di­da que se ol­vi­da en las con­cien­cias el úl­ti­mo es­cán­da­lo. “Creo que el mer­ca­do al­ter­na­ti­vo bur­sá­til (MAB) –don­de co­ti­za­ba Go­wex y con­ce­bi­do pa­ra em­pre­sas me­dia­nas– es una mues­tra del ex­ce­so de con­fian­za y so­bre el que ten­go mis du­das”, abun­da Cres­po en alu­sión al me­nor ni­vel de re­qui­si­tos que se exi­ge a las em­pre­sas con re­la­ción al mer­ca­do con­ti­nuo. En es­te ca­so, por ser una em­pre­sa del sec­tor tec­no­ló­gi­co el ex­per­to cree que los in­ver­so­res pu­die­ron “ba­jar la guar­dia to­da­vía más”.

Ja­vier Mén­dez acla­ra que a la vi­gi­lan­cia del re­gu­la­dor se su­ma la de los nu­me­ro­sos ana­lis­tas que ase­so­ran a los in­ver­so­res, pe­ro ma­ti­za que en los mer­ca­dos al­ter­na­ti­vos co­mo el MAB el nú­me­ro de fir­mas que si­guen la evo­lu­ción de las em­pre­sas es mu­cho me­nor.

En cuan­to a la in­ci­den­cia so­bre los in­ver­so­res, Jo­sé Ma­nuel Pa­zos ex­pli­ca que los aho­rra­do­res es­pa­ño­les sue­len ser muy con­ser­va­do­res en sus apues­tas, que nor­mal­men­te es­tán vin­cu­la­das a los ban­cos a tra­vés de de­pó­si­tos, pla­nes de pen­sio­nes o fon­dos de in­ver­sión.

Los ex­per­tos creen que la re­gu­la­ción es­pa­ño­la es su­fi­cien­te pe­ro que siem­pre ha­brá es­ta­fas

“Sí afec­ta al com­por­ta­mien­to de los fon­dos ex­tran­je­ros, pues su­po­ne un con­si­de­ra­ble da­ño repu­tacio­nal”, opi­na el ana­lis­ta, quien no du­da de que ha­brá re­traí­do a más de un fon­do eu­ro­peo al me­nos en el cor­to pla­zo. Mén­dez cree, sin em­bar­go, que pa­ra los pro­fe­sio­na­les de las fi­nan­zas es­te ti­po de ries­gos for­man par­te del jue­go por lo que ape­nas ten­drá re­per­cu­sión so­bre las apues­tas de los fon­dos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros. “Lo cual no quie­re de­cir que no sea la obli­ga­ción de la au­to­ri­da­des tra­tar de evi­tar que vuel­va a su­ce­der”, apor­ta Pa­zos.

En el la­do de los re­gu­la­do­res, la pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res, El­vi­ra Ro­drí­guez,

Los su­per­vi­so­res tien­den a re­la­jar los con­tro­les cuan­do la eco­no­mía va mal

se li­mi­tó a anun­ciar es­ta se­ma­na que se es­ta­ba in­ves­ti­gan­do lo ocu­rri­do y el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Luis Ma­ría Lin­de, lo con­si­de­ró co­mo un te­ma me­nor al ase­gu­rar que nun­ca ha­bía oí­do ha­blar de esa em­pre­sa. El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, alu­dió a la con­ve­nien­cia de ha­cer sa­lir del MAB a las em­pre­sas con una ca­pi­ta­li­za­ción su­pe­rior a los 500 mi­llo­nes de eu­ros, lo que de­be­ría li­mi­tar el im­pac­to de nue­vas quie­bras.

Na­die pa­re­ce te­ner in­te­rés en in­cre­men­tar la re­gu­la­ción, ya de por sí muy com­ple­ja, en la creen­cia de que nun­ca se­rá su­fi­cien­te fren­te a los es­ta­fa­do­res. Aho­ra le to­ca a la jus­ti­cia.

Los pro­ta­go­nis­tas de las quie­bras go­zan del re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co has­ta que un buen día se des­cu­bre que sus éxi­tos se asen­ta­ban so­bre cas­ti­llos de nai­pes que se de­rri­ban con gran es­truen­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.