La em­pre­sa pes­que­ra que de­jó un pu­fo en ca­da is­la

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Pes­ca­no­va es el pa­ra­dig­ma de los es­cán­da­los fi­nan­cie­ros re­cien­tes en Es­pa­ña. La mul­ti­na­cio­nal más an­ti­gua de Ga­li­cia, sur­gi­da en 1960 co­mo el pro­duc­to de un pro­yec­to de ga­lle­guis­mo em­pre­sa­rial pes­que­ro, de­ge­ne­ró en un en­tra­ma­do de ocul­ta­ción de pa­si­vos y de con­ta­bi­li­da­des fal­sea­das tras el que se ocul­ta­ba en el 2012 una deu­da real de 3.281 mi­llo­nes de eu­ros, fren­te a los 1.522 que se re­co­no­cían en la con­ta­bi­li­dad ofi­cial.

Cuan­do ese agu­je­ro de más de 1.700 mi­llo­nes ya no se po­día ocul­tar más, el en­ton­ces pre­si­den­te de la com­pa­ñía e hi­jo del fun­da­dor, Ma­nuel Fer­nán­dez de Sou­sa-Fa­ro, ven­dió en se­cre­to el 7% de las ac­cio­nes de la com­pa­ñía, la mi­tad de lo que te­nía, co­mo tam­bién hi­zo Al­fon­so Paz-An­dra­de, hi­jo del an­ti­guo ideó­lo­go de la em­pre­sa. Ocu­rrió en los me­ses an­te­rio­res al es­ta­lli­do de la cri­sis de Pes­ca- no­va, el 28 de fe­bre­ro del 2013, cuan­do se re­ve­ló que Sou­sa no con­se­guía pre­sen­tar las cuen­tas del ejer­ci­cio an­te­rior, lo que le abo­có a so­li­ci­tar el con­cur­so de acree­do­res y de­jó a la em­pre­sa fue­ra de la Bol­sa.

En po­cas se­ma­nas se su­po que la deu­da de Pes­ca­no­va era muy su­pe­rior a lo de­cla­ra­do por la com­pa­ñía, por­que los da­tos del Ban­co de Es­pa­ña mos­tra­ban que ha­bía una di­fe­ren­cia de unos 1.000 mi­llo­nes. Sin em­bar­go el agu­je­ro si­guió cre­cien­do, al aflo­rar un am­plio y dis­per­so co­lec­ti­vo de acree­do­res, en Es­pa­ña y en el ex­tran­je­ro. “Fer­nán­dez de Sou­sa de­jó un pu­fo en ca­da is­la en la que pes­ca­ba la em­pre­sa”, re­su­mían en la ban­ca acree­do­ra.

El otro­ra amo y se­ñor del sur de Ga­li­cia es­tá aho­ra impu­tado por va­rios de­li­tos so­cie­ta­rios an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal y ha si­do san­cio­na­do por la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res con va­rias mul­tas con un im­por­te to­tal de 700.000 eu­ros. El es­cán­da­lo de Pes­ca­no­va pu­so en en­tre­di­cho la efi­ca­cia de los con­tro­les y mos­tró la po­si­ción de in­to­ca­ble que te­nía es­te em­pre­sa­rio muy vin­cu­la­do al Par­ti­do Po­pu­lar, a fa­vor del que se pro­nun­ció pú­bli­ca­men­te en la cam­pa­ña de las elec­cio­nes ga­lle­gas del 2009, las pri­me­ras que ga­nó Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo.

El in­for­me fo­ren­se de KPMG des­ve­ló que en los úl­ti­mos años la cú­pu­la de Pes­ca­no­va di­se­ñó y eje­cu­tó prác­ti­cas con­ta­bles irre­gu­la­res pa­ra ca­mu­flar su deu­da, a tra­vés de ope­ra­cio­nes fic­ti­cias en­tre sus fi­lia­les.

Tras una com­ple­ja ba­ta­lla en la que fue de­rro­ta­do el gru­po Damm, Pes­ca­no­va ha aca­ba­do en ma­nos de la ban­ca acree­do­ra, que tra­ta aho­ra de re­flo­tar la com­pa­ñía. / A. Lu­gil­de

Ma­nuel Fer­nán­dez de Sou­sa-Fa­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.