Díaz Fe­rrán, de pre­si­den­te de la CEOE a la cár­cel

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ge­rar­do Díaz Fe­rrán aca­ba de cum­plir un año y me­dio en la pri­sión de So­to del Real (Ma­drid) a la es­pe­ra del jui­cio por la quie­bra del gru­po Mar­sans. Aun­que ya ha si­do con­de­na­do a 26 me­ses por un de­li­to fis­cal en re­la­ción con la venta de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas en 2001, lo que el ex­pre­si­den­te de la CEOE es­pe­ra real­men­te es el jui­cio que se ce­le­bra­rá por la quie­bra del gru­po tu­rís­ti­co que pre­si­día jun­to con su so­cio ya fa­lle­ci­do Gon­za­lo Pas­cual. La Fis­ca­lía pi­de pa­ra él 15 años de pri­sión por al­za­mien­to de bie­nes, con­cur­so frau­du­len­to, blan­queo de ca­pi­ta­les y, qui­zá lo que peor sue­na de to­do, in­te­gra­ción en gru­po cri­mi­nal. Y es que la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial que ter­mi­nó con su arres­to le acu­sa de ha­ber pla­ni­fi­ca­do una ope­ra­ción fi­nan­cie­ra pa­ra va­ciar las cuen­tas del gru­po que di­ri­gía y elu­dir así el pa­go de las deu­das que, por im­por­te de unos 1.000 mi­llo­nes de eu­ros, man­te­nía con di­fe­ren­tes em­pre­sas co­mo AC Ho­te­les, Me­liá, Pull­man­tur y Ori­zo­nia. Díaz Fe­rrán y Pas­cual ven­die­ron las em­pre­sas en ju­nio de 2010 al tam­bién de­te­ni­do Án­gel de Ca­bo jus­to an­tes de de­cla­rar el con­cur­so de acree­do­res con la in­ten­ción de ocul­tar los fon­dos con los que aún con­ta­ba el gru­po, se­gún re­co­gen las di­li­gen­cias ju­di­cia­les. El ma­gis­tra­do si­gue bus­can­do bie­nes del em­pre­sa­rio en di­fe­ren­tes paraísos fis­ca­les con los que re­sar­cir a los más de 10.000 per­ju­di­ca­dos en que se es­ti­ma la es­ta­fa de Mar­sans.

Con to­do lo ex­pues­to, lo más sor­pren­den­te del ca­so no fue la ra­pi­dez con que se pre­ci­pi­tó ni des­ve­lar las in­ten­cio­nes de los de­te­ni­dos, sino que el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta fue­se pre­ci­sa­men­te un em­pre­sa­rio de un di­la­ta­dí­si­ma tra­yec­to­ria en la ges­tión de com- pa­ñías re­la­cio­na­das con el tu­ris­mo y pre­si­den­te de to­dos los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les. La de­ten­ción y en­vío a pri­sión de Díaz Fe­rrán su­pu­so un tre­men­do ma­za­zo pa­ra la CEOE, de la que el due­ño de Mar­sans se ha­bía ser­vi­do pa­ra ha­cer va­ler su con­di­ción de pro­ta­go­nis­ta de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Ha­bía al­can­za­do la pre­si­den­cia en 2007, su­ce­dien­do al eterno Jo­sé Ma­ría Cue­vas y trans­for­man­do el per­fil téc­ni­co de su an­te­ce­sor por el de un ver­da­de­ro pa­trón con mi­les de tra­ba­ja­do­res a su car­go. El su­yo no era el ca­so del meteórico triun­fa­dor sino to­do lo con­tra­rio. Lle­va­ba mu­cho tiem­po al fren­te de com­pa­ñías de éxi­to co­mo el gru­po Trap­sa, que con­ta­ba con 27.000 em­plea­dos. Ade­más, ha­bía si­do vi­ce­pre­si­den­te de la ae­ro­lí­nea Spa­nair y pri­mer eje­cu­ti­vo de otras em­pre­sas del sec­tor. Has­ta que la Po­li­cía lla­mó a su puer­ta.

Ge­rar­do Díaz Fe­rrán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.