De Leh­man a Ma­doff

En la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal, los frau­des in­di­vi­dua­les y los erro­res sis­té­mi­cos con­fir­man las li­mi­ta­cio­nes de me­mo­ria de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­nuel Estapé Tous

La re­tahí­la de es­cán­da­los fi­nan­cie­ros mun­dia­les al­ter­na pro­ta­go­nis­tas in­di­vi­dua­les con ges­to­res pú­bli­cos Son si­tua­cio­nes de pá­ni­co ge­ne­ra­li­za­do cuan­do, co­mo di­cen en Wall Street, “ven­des lo que pue­des, no lo que quie­res”.

El de­ba­te es in­ter­mi­na­ble en­tre quié­nes se cen­tran en los gar­ban­zos ne­gros –Ber­nie Ma­doff– y quié­nes con­si­de­ran que la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra ge­ne­ra un frau­de sis­te­má­ti­co, ver­bi­gra­cia la tre­men­da cri­sis de las ca­jas de aho­rro es­ta­dou­ni­den­se tras ser des­re­gu­la­das por Rea­gan a prin­ci­pios de los años 80 y cu­yos ges­to­res se fi­ja­ban sa­la­rios mi­llo­na­rios y pri­mas e in­dem­ni­za­cio­nes obs­ce­nas. Des­de me­dia­dos de los ochen­ta, se­gui­mos acos­tum­bra­dos a no es­car­men­tar.

El me­jor li­bro que re­su­me esa épo­ca (1980–1988) es The best way to rob a bank is to own one: how cor­po­ra­te exe­cu­ti­ves and po­li­ti­cians loo­ted the S&L in­dustry, a car­go de Wi­lliam Black, edi­ta­do en 2005 y re­edi­ta­do el año pa­sa­do. Las es­tre­cha­men­te re­gu­la­das ca­jas de aho­rros fue­ron com­ple­ta­men­te li­be­ra­li­za­das con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de sus eje­cu­ti­vos y de los po­lí­ti­cos con in­fluen­cia so­bre los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res y de su­per­vi­sión.

Efec­ti­va­men­te, “la me­jor ma­ne­ra de ro­bar un ban­co” era (¿es?) “ser due­ño de uno”, un es­que­ma idea­do por los eje­cu­ti­vos fi­nan­cie­ros y los po­lí­ti­cos pa­ra “sa­quear al sec­tor de las ca­jas de aho­rros”. Cien­tos de res­pon­sa­bles de ca­jas de aho­rros apro­ve­cha­ron las de­bi­li­da­des re­gu­la­do­ras pa­ra per­pe­trar frau­des con­ta­bles ma­si­vos en be­ne­fi­cio pro­pio. Esas mis­mas prác­ti­cas fi­nan­cie­ras de­pre­da­do­ras fue­ron la cau­sa de la tre­men­da bur­bu­ja fi­nan­cie­ro/in­mo­bi­lia­ria del 2002 al 2007. Sal­van­do las dis­tan­cias, re­cuer­da a la re­cien­te ex­plo­sión y prác­ti­ca des­apa­ri­ción de las ca­jas de aho­rro es­pa­ño­las, “sa­quea­das” por los “po­lí­ti­cos y sus eje­cu­ti­vos”, y su ma­la ges­tión.

Pe­ro si los frau­des con­ta­bles y las ma­ni­pu­la­cio­nes bur­sá­ti­les pa­re­cen in­he­ren­tes al ca­pi­ta­lis­mo, la his­to­ria fi­nan­cie­ra cuen­ta, des­de el 15 de sep­tiem­bre del 2008, con “la ma­dre de to­dos los erro­res de jui­cio” a car­go de las au­to­ri­da­des fi­nan­cie­ras y eco­nó­mi­cas, la inex­pli­ca­da e inex­pli­ca­ble quie­bra del ban­co de ne­go­cios Leh­man Brot­hers que de­ri­vó en el co­lap­so in­ter­na­cio­nal de los flu­jos fi- nan­cie­ros. Seis me­ses an­tes la Reserva Fe­de­ral res­ca­tó al quin­to ban­co de ne­go­cios de Wall Street, Bear Stearns. Alan Blin­der, ex nú­me­ro dos de Alan Greens­pan en la Reserva Fe­de­ral es­cri­bió en 2013 un li­bro/ba­lan­ce so­bre la cri­sis: Af­ter the mu­sic stop­ped. Y sin­te­ti­za así las con­tra­dic­cio­nes del de­par­ta­men­to del Te­so­ro y la Reserva Fe­de­ral de EE.UU.

Los seis me­ses en­tre el co­lap­so de Bear Stearns en los bra­zos de JP Mor­gan y el de Leh­man Brot­hers fue­ron “in­tere­san­tes”. “En mar­zo, la Fed, con el apo­yo del Te­so­ro, pu­so 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra fa­ci­li­tar el ma­tri­mo­nio im­pues­to de Bear con JP Mor­gan, pre­su­mi­ble­men­te por­que un fra­ca­so des­or­de­na­do de Bear hu­bie­se po­di­do te­ner efec­tos de­vas­ta­do­res so­bre el sis­te­ma. Pe­ro en sep­tiem­bre, otra vez con el apo­yo del Te­so­ro, re­cha­zó su­mi­nis­trar fi­nan­cia­ción pa­ra ven­der Leh­man” a Bar­clays. La quie­bra de Leh­man de­vas­tó el sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial. ¿Quién se lo ex­pli­ca?. El ta­ma­ño de Leh­man do­bla­ba al de Bear.

Tres per­so­nas po­drían: el ex de Gold­man Sachs, Hank Paul­son, se­cre­ta­rio del Te­so­ro de Bush, el pre­si­den­te de la Reserva Fe­de­ral, Ben Ber­nan­ke, y el pre­si­den­te de la po­de­ro­sa Fed de Nue­va York, Ti­mothy Geith­ner, en cu­yo con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción se sien­tan los ban­cos de Wall Street. Así, Ja­mes Di­mon, pre­si­den­te de JP Mor­gan, apro­bó en nom­bre de la Fed un cré­di­to de 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra que su en­ti­dad se tra­ga­ra Bear Stearns. ¿Con­flic­to de in­tere­ses?

Por el mo­men­to no hay res­pues­tas. No así en el ca­so ejem­plar de Ber­nie Ma­doff, res­pon­sa­ble del ma­yor frau­de de la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se, has­ta un to­tal de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res, que le va­lie­ron una con­de­na de 150 años. Se tra­ta­ba del tí­pi­co es­que­ma Pon­zi por el que se re-

Fue inex­pli­ca­ble res­ca­tar a Bear Stears pa­ra con­de­nar seis me­ses des­pués a Leh­man Brot­hers

mu­ne­ra a los pri­me­ros in­ver­so­res con el di­ne­ro que de­po­si­tan los que se van in­cor­po­ran­do alen­ta­dos por una ren­ta­bi­li­dad de en­tre el 10% y el 12% ¡du­ran­te trein­ta años! ¡Y na­die sos­pe­cha­ba por­que los in­ver­so­res “rein­ver­tían” los “in­tere­ses” en la pi­rá­mi­de es­pe­cu­la­ti­va! Ex­cep­to un in­ver­sor que lo de­nun­ció sin que el re­gu­la­dor bur­sá­til (la SEC) hi­cie­ra el me­nor ca­so.

Ma­doff en­ga­ñó mu­cho y a mu­chos sin el me­nor es­crú­pu­lo. De ori­gen ju­dío, uti­li­zó sus con­tac­tos con la co­mu­ni­dad pa­ra con­se­guir clien­tes. Ya en pri­sión, con­fe­só no te­ner el me­nor re­mor­di­mien­to por las pér­di­das des­pro­por­cio­na­das que cau­só en­tre sus clien­tes ju­díos, tan­to per­so­nas in­di­vi­dua­les co­mo fun­da­cio­nes ca­ri­ta­ti­vas. “No sien­to que he trai­cio­na­do a los ju­díos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.